Mi vocación

Ante la cruz de Lampedusa…

31.03.17 | 08:00. Archivado en Cuaresma

Cruz de LampedusaEn este tiempo de cuaresma, la cruz de Lampedusa peregrina por las diócesis de Cataluña. Ésta se ha convertido en símbolo universal de la dignidad y necesaria acogida a los migrantes y refugiados. Una cruz hecha a petición del Papa Francisco con la madera de las barcas que han llevado y llevan todavía, a mucha gente a la búsqueda de un futuro mejor. Para muchos, esas barcas fueron también su ataúd. El Mediterráneo se ha convertido en testimonio silencioso del dolor pero esa cruz, desgraciadamente ahora conocida, nos habla, nos interpela, grita ante las injusticias ¡Cuántas esperanzas y sueños naufragan cada día!

Hace unos días, tuvimos el regalo y la gracia de acogerla en el arciprestazgo de Reus. “Acojamos la Cruz de Lampedusa, oremos por los refugiados”, fue la convocatoria para orar en varias parroquias. En una de ellas en la que participé y a la cual fueron muchas personas, fue un tiempo de oración, reflexión, de escucha y de mirar la cruz desde el silencio profundo, que te llega y toca el corazón. Un voluntario testimonió su experiencia con los refugiados. Él palpó de cerca el sufrimiento y tocó la esperanza del que busca un futuro mejor, en tierra firme, donde prevalezca su dignidad de ser humano. Al finalizar la oración, pisamos las calles de la ciudad, acompañando la cruz, en silencio…, un corto trayecto para los que allí estábamos, un largo caminar para los que sienten el peso del sufrimiento, de la injusticia, de los que caminan con los pies descalzos, despojados de todo…

>> Sigue...


Caminar en la presencia del Señor

29.03.17 | 08:00. Archivado en Cosas de Dios y de la vida

ConfiarEl salmo 114 nos invita a caminar en presencia del Señor. Esta es la invitación que Yahvé hizo a Abrahán: “Camina en mi presencia y sé perfecto” (Gn 17,1). Y en realidad Abrahán fue un hombre justo que cumplió al largo de su vida este mandato del Señor. Por esta razón, como comenta la carta a los Hebreos, le fue contado en justicia: “Abrahán esperaba aquella ciudad que tiene cimientos firmes, de la cual Dios es arquitecto y constructor” (Hb 11, 10). “Todas estas personas murieron sin haber recibido las cosas que Dios había prometido; pero como tenían fe, las vieron de lejos y las saludaron reconociéndose a sí mismos extranjeros de paso por este mundo (Hb 11, 13).

El inicio del salmo es una aspiración de un hombre que alaba al Señor porque éste ha oído su súplica: “Amo al Señor, porque escucha mi voz suplicante, porque inclina su oido hacia mí el día que lo invoco” (v 1-2). El autor que del salmo se encontraba en un grave peligro: “Me envolvían redes de muerte, me alcanzaron los lazos del Abismo, caí en tristeza y angustia. Invoqué el nombre el Señor: Señor salva mi vida” (v 3-4). Y el Señor escuchó su voz suplicante: “El Señor es benigno y justo, nuestro Dios es compasivo; el Señor guarda a los sencillos: estando yo sin fuerzas me salvó” (6). Agradece el salmista la bondad del Señor que escuchó su súplica y lo liberó.

>> Sigue...


Él no cometió pecado

27.03.17 | 08:00. Archivado en Cosas de Dios y de la vida

CristoUn salmo, el 108, es la oración de un inocente que es acusado injustamente. Esto ocurre actualmente y en todas la épocas de la historia humana. El único recurso que tiene el acusado es recurrir a Dios que lee en lo más hondo del corazón del hombre y que sabe que están cometiendo una injusticia contra este inocente: “Dios de mi alabanza, no estés callado, que una boca perversa y traicionera se abre contra mí; me hablan con lengua mentirosa me rodean con palabras de odio” (1-3).

El acusador, hombre perverso, sin causa, se vuelve contra el inocente y quiere que en el tribunal se siente a la derecha un acusador malvado para que el justo salga condenado del juicio, que sus hijos queden huérfanos y su mujer viuda (Cf 6-9). Es tanta su maldad que se atreve a pedir a Dios contra el justo. En un momento dado el justo perseguido se vuelve contra su perseguidor. No olvidemos que los salmos están bajo la influencia de la ley del talión: “Porque no se acordó de obrar con clemencia, porque persiguió al pobre desvalido y al atribulado, para darle muerte porque amó la maldición: recaiga sobre él… (16-20). Pero finalmente este pobre perseguido acaba dando gracias al Señor: “Yo daré gracias al Señor con voz potente, lo alabaré en medio de la multitud porque su puso a la derecha del pobre para salvar su vida de los jueces” (30-31).

En este salmo podemos ver a Jesús, el gran inocente acusado y condenado. “El no cometió pecado ni encontraron engaño en su boca; cuando lo insultaban no devolvía el insulto; en su pasión no profería amenazas; al contrario, se ponía en manos del que juzga injustamente” (1 P 2,22). Texto: Hna. María Nuria Gaza.


Mártir

24.03.17 | 08:00. Archivado en Santos

Mons. RomeroMártir o testigo quiere decir lo mismo según el diccionario griego. Por consiguiente un mártir no es la persona que derrama su sangre por una causa, sino el que testifica por una causa, da testimonio a favor de ella. Por consiguiente los mártires no son sólo los que derraman su sangre por una causa sino los que testifican por ella y esto sí, están dispuestos a dar la vida por la causa defendida.

Entre los mártires de nuestro tiempo nos encontramos con Monseñor Oscar Ataulfo Romero, arzobispo de San Salvador, que fue asesinado el 24 de marzo de 1980 por defender la causa de los campesinos asesinados impunemente por el gobierno. Él estaba convencido de que lo matarían pero no por ello calló las injusticias que se cometían contra su pueblo. Estaba dispuesto a morir por defender la causa de los campesinos salvadoreños atropellados en sus derechos.

>> Sigue...


¿Quién te dio el poder?

22.03.17 | 08:00. Archivado en Cosas de Dios y de la vida

BibliaEl salmo 82 es la historia de un pueblo dominado por otro, como le ocurría al pueblo de de Israel. Por esta razón el salmista se lamenta de esta situación: “¿Hasta cuándo daréis sentencia injusta poniéndoos de parte del culpable? (v 2). El autor del salmo da un sabio consejo a los que detentan el poder: “Proteged al desvalido y al huérfano, haced justicia al humilde y el necesitado, defended al pobre indigente, sacándolos de las manos del culpable” (v 4). Pero éstos no atienden a las súplicas de los que defienden al humilde y necesitado. Son para ellos gentes insignificantes que no merecen su atención. Mas el autor del salmo advierte a estos malvados por más fuertes que se sientan morirán como cualquier hombre, caerán como uno de tantos (Cfr. v 6-7).

Al fin Dios ara justicia: “Levántate, oh Dios, y juzga la tierra, porque eres el dueño de todos los pueblos” (v 8). Así Jesús acusado injustamente, ante el gobernador Pilato, comenta el P. dominico Pascal Martin, le dice: “Ninguna autoridad tendrías sobre mí, si Dios no te la hubiera dado” (Jo 19,11). Al resucitar al tercer día, Jesús burla a los que lo condenaron a muerte y con su muerte nos da vida. Texto: Hna. María Nuria Gaza.


El látigo de Jesús

20.03.17 | 08:00. Archivado en Cuaresma

CuaresmaTodos los evangelistas nos narran la expulsión de los vendedores y cambistas del templo por Jesús. Estas gentes con la excusa de facilitar a los peregrinos las ofrendas que hacían al Señor, hacían sus buenos negocios. Jesús entró en el templo y al ver todo aquello, hizo un látigo con cuerdas y los echó fuera del templo (Cfr. Ma 21,12-13; Mar 11,15-17; Lu 19, 45-46; Jn 2, 15- 16). Y dijo: “Mi casa será casa de oración, pero vosotros la habéis hecho una cueva de ladrones”.

El tiempo de cuaresma es un periodo en que la Iglesia nos pide hacer ascesis para prepararnos a la Pascua. Por esta razón invitemos en nuestra oración a Jesús para que venga a poner orden en nuestra vida y con su látigo eche fuera todas las malas costumbres para que nuestro templo interior sea verdaderamente una casa de oración donde lo más importante sea precisamente esto: un lugar donde el Señor se sienta que lo más nos importa en nuestra vida sea Él. Pues con frecuencia ocurre que hacemos como los vendedores del templo que con apariencia de prestar un servicio, lo que hacemos es buscar nuestros intereses.

Jesús pondrá orden en nuestro interior sin ira, con dulzura, como era su costumbre habitual con los que se relacionaba. Lo que no soporta el Señor es la hipocresía, esto lo que tenemos que evitar a toda costa. Texto: Hna. María Nuria Gaza.


José

17.03.17 | 08:00. Archivado en Santos

Jose_19MarzoSan José, es el hombre que tiene una extraordinaria misión, es un hombre de gran humildad y gran fidelidad a la voluntad divina. Por eso es también un gran santo. Dios le habla siempre en sueños: “José, hijo de David, no temas de tomar por esposa a María, el hijo de sus entrañas es obra del Espíritu Santo. Tú le pondrás por nombre Jesús. Se llamará así porque salvará a su pueblo de sus pecados. Cuando José despertó, hizo lo que el ángel del Señor le había ordenado, y tomó por esposa a María” (Cfr. Mt 1, 21- 25).

Es un acontecimiento extraordinario, en lo que parece ordinario. José, que amaba a María la toma por esposa. Es una prueba de fe extraordinaria para este hombre justo, no entiende pero acepta los designios de Dios. También la encarnación del Hijo de Dios es una prueba de fe para los creyentes. Sin embargo si creemos que Dios es todopoderoso, ¿por qué no puede encarnarse, hacerse uno de nosotros?

José al tomar por esposa a María deviene padre del hijo que María lleva en sus entrañas, el Hijo del Altísimo, y le impone un nombre: Jesús, es decir Dios salva. Este recién nacido nace para salvar a sus padres, a cada hombre, a todos los hombres sin excepción a no ser que ellos no quieran aceptar la salvación que nos vino atraer. San José intercede por nosotros para que seamos obedientes al querer de Dios sin poner excusas. Texto: Hna. María Nuria Gaza.


Devolver bien por mal

15.03.17 | 08:00. Archivado en Cuaresma

CrucifixiónEl salmo 108 nos lleva a reflexionar en Jesús durante su pasión pero con un cambio substancial ya que él no se defendió contra sus acusadores. En sus primeros versículos el salmista invoca al Señor para que lo defienda: “Dios de mi alabanza, no estés callado, que una boca perversa y traicionera se abre contra mí; me hablan con lengua mentirosa, me rodean con palabras de odio, me combaten sin motivo” (v 1-3). Jesús ante el tribunal no se defendió de los falsos testigos que se presentaron acusándole, sino que callaba (Cfr. Ma 26, 63). Bien hubiera podido exclamar el Salvador como el autor del salmo: “En pago de mi amor me acusan, mientras yo rezo; me devuelven mal por bien, odio por amor” (v 4-5).

“Nombra contra él un malvado, un acusador que esté a su derecha; -(“a la derecha se coloca el abogado defensor, ellos piden un acusador”. Alonso Schökel)- salga condenado del juicio, que su defensa no atine; que sus días sean breves,…” (v 7-8). En realidad el proceso de Jesús fue precipitado e injusto. Se percibe claramente el deseo de las autoridades religiosas de sacárselo de delante lo antes posible, y lo lograron.

>> Sigue...


Chispitas desde el cielo…

13.03.17 | 08:00. Archivado en Cosas de Dios y de la vida

Padre Álvaro“Álvaro, déjame llorarte hoy y extrañarte cada día…”. En el anterior blog que escribí para el inicio de cuaresma decía “No es tiempo de tristeza”… pero hoy he recibido una noticia que me ha golpeado el alma y estoy triste, es un dolor profundo, porque sin hacer ruido, te has ido. No podía creer que tu peregrinación en esta tierra había finalizado, que habías fallecido, me quedé paralizada y lloré, no quería aceptarlo, todavía no. Humanamente cuesta separarse de la gente que quieres, que te importa, con la que has caminado y compartido mucho. Tú seguirás estando en mi corazón. En ese momento de dolor, cogí el móvil y te busqué… hacía unas horas que iniciaste tu viaje definitivo, que Dios te abrió la puerta de la eternidad y mis ojos solo miraban tu foto y en tu móvil aparecías aún “en línea”…. SÍ, estabas ya en la “línea eterna”, en la conexión total con Dios, gozando del encuentro definitivo con el Señor con el que caminaste a lo largo de tu vida.

Para mí, el Padre Álvaro fue un regalo de Tierra Santa, de los mejores. Allí nos conocimos, en Jerusalén. Cuando llegué era él quien celebraba la eucaristía en la Casa de Abraham y muy cercano a la comunidad. Las Hermanas que tuvimos la gracia de conocerlo, de compartir con él, a las que nos acompañó a nivel espiritual, sabemos que fue un amigo, un hermano en la fe… y hoy sentimos su partida a la casa del Padre pero también nos alegramos por tanto como tuvimos la gracia de vivir con él y nos dio desde su sencillez… Ahora son muchos los recuerdos que vienen a la mente, que laten en el corazón y por eso, sobre todo es día de agradecimiento, de hacer memoria de lo que a cada una nos marcaste y sólo se puede decir: ¡GRACIAS, ÁLVARO!.

Cada año era fiel a escribirme en la fiesta de la Presentación, como a otras hermanas. Él quería a la “tribu Poussepin” como cariñosamente nos llamaba. En mi primer año de estar en Tierra Santa, la comunidad nos fuimos unos días de retiro con él a Galilea, para celebrar nuestra fiesta de la Presentación ¡Que riqueza, un regalo inolvidable!

>> Sigue...


Tobías. Lamento

10.03.17 | 08:00. Archivado en Cosas de Dios y de la vida

OraciónEl capítulo 3 del libro de Tobías recoge la oración de este justo israelita, deportado que lejos de su patria y burlado por sus vecinos e incluso por su esposa, que se lamenta de su suerte. En su invocación, todo y siendo un hombre irreprochable, se incluye entre los pecadores: “No me castigues por pecados, por las faltas que yo y mis antepasados hayamos cometido sin saberlo. Hemos pecado contra ti” (v 3). Es decir, se hace solidario con los pecadores de su pueblo.

En un momento se siente tan acosado por todos, que ora al Señor para que se lo lleve de este mundo: “Déjame ir al lugar del eterno descanso. Señor no me vuelvas la espalda. Prefiero morir a pasar tantas angustias en mi vida y tener que escuchar tantos insultos” (v 6). Pero desear desaparecer de este mundo no es la solución. Hay que ser valiente ante la prueba y la prueba de Tobías es dura. A todos nos puede ocurrir de pasar por tiempos de gran dureza en los que tenemos que acudir con constancia y confianza a la oración y no dejarnos llevar por lo más cómodo, como querer irnos de este mundo. Tobías habla a Yahvé con gran familiaridad, como un amigo habla a su amigo. La oración de Tobías es un modelo de oración que puede ayudarnos en momentos de combate espiritual. Texto: Hna. María Nuria Gaza.


No nos dejes caer en la tentación

08.03.17 | 08:00. Archivado en Cosas de Dios y de la vida

Tentación"No nos dejes caer en la tentación", en esta petición del Padre nuestro, Jesús sabía muy bien lo que encerraba. Él la sufrió en el desierto cuando después del bautismo fue guiado por el Espíritu y puesto a prueba por el diablo (Cfr. Ma 4,1). Cuando éste no encontró más formas de tentarlo, lo dejó esperando otra ocasión (Cfr. Lu 4,13). Así que el tentador no se da por vencido esperará el momento oportuno.

Por consiguiente si el diablo no se ve vencido ante Jesús, el Hijo de Dios, ¿qué será de nosotros? Pero felizmente tenemos en Jesús el defensor ante el enemigo que nos quiere arrastrar hacia el mal. Dios no permitirá que seamos tentados por encima de nuestras fuerzas escribe San Pablo a los Corintios. Y si por debilidad sucumbimos ante la tentación, Dios es más grande que nuestro pecado y está siempre dispuesto a perdonarnos, porque como canta el salmo 135 de forma repetitiva “es eterna su misericordia”.

Lo que Dios no puede admitir es que nos reconozcamos sin pecado. Texto: Hna. María Nuria Gaza.


Dar vida

06.03.17 | 08:00. Archivado en Cuaresma

Cuaresma“El Señor vio que era demasiada la maldad del hombre en la tierra, y que siempre estaba pensando en hacer lo malo; y le pesó haber hecho al hombre. Con mucho dolor dijo: 'Voy a borrar de la tierra al hombre que he creado, y también a todos los animales domésticos, y a los que se arrastran, y a las aves. ¡Me pesa haberlos hecho!'. Sin embargo, el Señor miraba a Noé con buenos ojos”. “Noé era el único hombre justo ante los ojos de Dios por esto el Señor decidió exterminar a todos los hombres que había creado y también a todos los animales. Y ordenó a Noé de construir el arca para salvar a su familia y unas parejas de cada clase de animales y aves. Noé hizo todo cuanto Dios le ordenó” (Cfr. Ge 6,1-22). Y llegó el cataclismo anunciado.

Jesús ya comentó: “Como sucedió en tiempos de Noé, sucederá también en la venida del Hijo del hombre. Antes del diluvio, y hasta el día en que Noé entró en el arca, la gente comía, bebía y se casaba” (Cfr. Ma 24,38-39).

También hoy día muchos viven despreocupados, piensan sólo en ellos. No miran las necesidades de los demás, ni cuidan de los bienes de la tierra que Dios ha dado a todos. Luego vienen los desastres. En este tiempo cuaresmal preocupémonos de los otros, preocupémonos por la ecología. Jesús se preocupó de nosotros. ¿Vamos nosotros a ser tan ingratos de no pensar en él que se entregó para darnos vida? Texto: Hna. María Nuria Gaza.


Elegir entre la vida y la muerte

03.03.17 | 08:00. Archivado en Cuaresma

CuaresmaEn el libro del Deuteronomio, Moisés se dirigió al pueblo con estas palabras: “Mirad, hoy os doy a elegir entre la vida y el bien, por un lado, y la muerte y el mal por el otro. Si obedecéis lo que yo os ordeno, y amáis al Señor vuestro Dios,… viviréis. Pero si no hacéis caso os advierto que moriréis sin remedio” (Dt 30, 15-30).

También hoy el Señor nos pone ante esta elección. ¿Qué camino queremos elegir? El tiempo de Cuaresma es un tiempo favorable para reorientar nuestra vida. No siempre es fácil; en ocasiones necesitamos que alguien nos guíe para encontrar el buen camino. La lectura de la Palabra de Dios, que nos pide amar a los otros como a nosotros mismos y nos dice que si al presentar nuestra ofrenda ante el altar nos acordamos que nuestro hermano tiene algo contra nosotros, la dejemos, y vayamos primero a reconciliarnos con nuestros hermanos, es una guía excelente.

No olvidemos que el amor a Dios y a los hermanos es la mejor práctica cuaresmal. Texto: Hna. María Nuria Gaza.


No es tiempo de tristeza…

01.03.17 | 08:00. Archivado en Cuaresma

CendraEn la hoja dominical del arzobispado de Tarragona del pasado domingo 26 de febrero, me gustó y aprecié el escrito “La ceniza, gesto de humildad” del arzobispo Jaume Pujol Balcells, en el que destaco lo que dice sobre el tiempo de cuaresma: “No es tiempo de tristeza, porque el final de este camino es un estallido de alegría: ¡la resurrección de nuestro Señor Jesucristo!”.

Iniciamos la cuaresma con un signo, la imposición de la ceniza en nuestra frente, esto significa, recibirla en todo nuestro ser, en nuestro cuerpo y alma. Nos acercarnos a Dios, para acoger un camino que nos llama a la conversión, a aceptar nuestra pequeñez delante del Señor que nos guiará porque camina con nosotros. Según las estaciones del año, vamos adecuando nuestro armario, ahora ropa de invierno, de primavera, de verano, etc.….pues ahora nos llega “la estación de la cuaresma” ¿Qué haremos? Es un tiempo para nosotros y ver cómo tenemos el “armario interior” de nuestra vida de fe. Vivámoslo con alegría, atrevámonos a buscar qué nos hace aún falta o nos sobra, o tal vez no necesitemos y eso nos está impidiendo caminar con el Señor.

>> Sigue...


Lunes, 22 de mayo

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Marzo 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031