Mi vocación

Ayuno

27.02.17 | 08:00. Archivado en Cuaresma

AyunoEl ayuno es una de las tres prácticas que la Iglesia recomienda hacer para prepararnos a la gran fiesta de Pascua.

El Papa Benedicto XVI en su mensaje para la Cuaresma en 2008 decía: "Al comenzar la Cuaresma, un tiempo que constituye un camino de preparación espiritual más intenso, la Liturgia nos vuelve a proponer tres prácticas penitenciales a las que la tradición bíblica cristiana confiere un gran valor —la oración, el ayuno y la limosna— para disponernos a celebrar mejor la Pascua y, de este modo, hacer experiencia del poder de Dios que, como escucharemos en la Vigilia pascual, 'El ayuno ahuyenta los pecados, lava las culpas, devuelve la inocencia a los caídos, la alegría a los tristes, expulsa el odio, trae la concordia, doblega a los poderosos'. Podemos preguntarnos qué valor y qué sentido tiene para nosotros, los cristianos, privarnos de algo que en sí mismo sería bueno y útil para nuestro sustento. Las Sagradas Escrituras y toda la tradición cristiana enseñan que el ayuno es una gran ayuda para evitar el pecado y todo lo que induce a él. Por esto, en la historia de la salvación encontramos en más de una ocasión la invitación a ayunar".

Y el Papa Francisco dijo, según señala Radio Vaticano, que el ayuno, de acuerdo a la visión de Dios, consiste en “soltar las cadenas injustas”, “dejar en libertad a los oprimidos”, pero también “compartir tu pan con el hambriento y albergar a los pobres sin techo”, “cubrir al que veas desnudo”. Esta es la visión del ayuno según Isaías 58, 6-7. Estas dos visiones de los pontífices no se excluyen sino que se complementan.

>> Sigue...


“Sed perfectos como vuestro Padre”

24.02.17 | 08:00. Archivado en Cosas de Dios y de la vida

AmarEn una conferencia del que fue maestro general de los dominicos, fray Thimothy Raddcliffe, comentó, citando a un autor inglés, que Jesús se rodeó de malas compañías mientras enseñaba buenos principios morales. Comía y bebía con prostitutas, tenía amigos de mala fama y sin embargo predicó el Sermón de la Montaña y nos pidió ser perfectos como nuestro Padre Celestial es perfecto. Jesús se rodeó de estas personas porque su amor por ellas era como el del Padre Celestial que ama, a cada uno, por encima de todo. Está tiene que ser nuestra norma de vida, amar.

Cuanto más auténtico es el amor, más las personas se sentirán llamadas a ser mejores. Tenemos un ejemplo de ello en el capítulo cuatro del Evangelio de San Juan: La mujer samaritana. No se sintió juzgada, y sin embargo Jesús le dijo la verdad de su vida: “Bien dices que no tienes marido, porque has tenido cinco maridos y el que ahora tienes no es tu marido. Es cierto lo que has dicho” (18-19). Ya dijo Benedicto XVI “Sólo en la verdad resplandece la caridad. La verdad es la luz que da sentido y valor a la caridad” (Caritas in Veritate). Y San Agustín dice: Ama y haz lo que quieras. Si amas, ¿cómo vas a ofender al amado? Texto: Hna. María Nuria Gaza.


Las lágrimas convertidas en sonrisas

22.02.17 | 08:00. Archivado en Oración

PaisajeLa vida del hombre está compuesta generalmente por momentos de gozo y otros de penas. Es bueno que en los momentos de dolor nos acordemos de que el Señor nos ha regalado muchos de alegría. Esto es lo que canta el autor del salmo 125. El regreso del exilio no fue fácil para los repatriados. Pero con todo, volver a su patria era una gran alegría. “Cuando el Señor cambió la suerte de Sión nos parecía soñar; la boca se nos llenaba de risas, la lengua de cantares” (v 1-2).

El pueblo de Israel en tiempos del salmista era un pueblo agrícola y pastoril. Su situación dependía de la meteorología: Si llovía cosecha asegurada, ganado bien nutrido. Los esfuerzos y fatigas estaban recompensados: “Los que sembraban con lágrimas cosechan entre cantares, al ir iban llorando llevando la semilla; al volver vuelven cantando, trayendo sus gavillas” (5-6).

>> Sigue...


Vivir con alegría

20.02.17 | 08:00. Archivado en Adviento

Il était TempsCada día recibo en el móvil un mensaje del Papa Francisco desde la aplicación “Papa Diario”. Ahora me he acostumbrado a mirarla y es más, a esperar ese mensaje corto y profundo que recibo como un regalo diario para vivir el día. Veo que muchas veces toca mi vida en aquello que estoy viviendo. Esos mensajes diarios me acompañan a intentar vivir cada día desde y con Dios, mirando nuestro mundo. Hoy nos dice: “Cuanto más nos dejamos abrazar por el amor de Dios, más se renueva nuestra vida”.

Este fin de semana vi una película en francés “Il était Temps”, donde el protagonista pasa de vivir para él, a hacer todo lo que está en su mano por las personas que ama, que verdaderamente importan en su vida y ahí encuentra su verdadera felicidad. El mensaje explícito de la película al final es que “Cada día es único y merece ser vivido como tal”. Lo ya vivido no vuelve pero si está en nuestras manos el hoy de nuestras existencias y cómo queremos vivirlo verdaderamente. Nuestra oportunidad para amar, darnos, perdonar y vivir es hoy y es desde ahí que nuestra vida puede ser fecunda. En nuestro quehacer diario tenemos muchas veces la sensación y palpamos realmente que vivimos corriendo, que nos falta tiempo para... pero ¡es ahora que respiramos!, que estamos vivos, que podemos valorar aquello que realmente llena nuestra vida, nos hace felices. Puede ser que tomarte el tiempo para tomar un café en buena compañía te llene más, tiempo para los otros, para ti. ¡Cómo nos cuesta la gratuidad!

“Hay que vivir con alegría las pequeñas cosas de la vida cotidiana. No te prives de pasar un buen día” (Papa Francisco) Texto: Ana Isabel Pérez.


Clamor del refugiado

17.02.17 | 08:00. Archivado en Cosas de Dios y de la vida

RefugiadosEl salmo 119 bien podría ser el clamor de una persona o grupo que huye de la guerra y tantas veces rechazado por la nación a la que pide asilo. El salmista inicia su oración pidiendo al Señor que lo libre de su desgraciada situación: “En mi aflicción llamé al Señor, y él me respondió” (v 1).

Dios mueve los corazones generosos a ser acogedores con los que llaman a sus puertas, pero muchos otros las cierran al necesitado de ser acogido, alegan que estos extranjeros son gentes peligrosas que quieren entrar en el país para cometer actos terroristas. Es posible que se dé un caso entre miles. Pagan justos por pecadores. Acusan sin fundamento a estas personas. Se parecen a lo que dice el salmista que son lenguas traidoras. Flechas de arquero afiladas con ascuas de retama (cfr. 3-4).

La inmensa mayoría de los que piden asilo huyen de su país de origen para buscar mejores condiciones de vida azuzados por el hambre, o por la guerra de su país.

El autor del salmo continúa: “¡Ay de mí, desterrado en Masac, acampado en Cadar! Demasiado llevo viviendo con los que odian la paz. Cuando yo digo paz, ellos dicen guerra” (v 7-8). Ciertamente el personaje del salmo, se siente desplazado, como los que se encuentran aparcados en un campo de refugiados, fuera de su ambiente. En muchas ocasiones incomprendido por los que le rodean con costumbres distintas a las suyas. Lamentablemente, a veces las religiones en vez de hacer caer muros, los levantan. No seamos nosotros constructores de muros sino de puentes donde se construya paz y armonía. Texto: Hna. María Nuria Gaza.


El hechicero

15.02.17 | 08:00. Archivado en Cosas de Dios y de la vida

Me comentó una joven africana, cristiana, que estaba estudiando en España: Ustedes los europeos tienen un mal concepto del hechicero. Entonces, comenzó a contarme lo que había ocurrido en su poblado. Yo tenía un tío que robaba las cabras de la gente, teniendo en cuenta que en muchas ocasiones son estos animales los que sustentan la vida de los niños. Si las familias se quedan sin la cabra que les da leche, éstos pequeños quedan desnutridos con peligro de sus vidas.

El hechicero fue a encontrarlo y le dijo que no cometiera tal injusticia porque los dioses le castigarían. Pero el hombre no entró en razón con la amonestación y continuó en las mismas. Así que un día, el ladrón apareció muerto con el vientre hinchadísimo. La gente comentaba: “¡Ah, los dioses se han vengado de sus maldades y han metido las cabras en su vientre!”. Ella continuó: Nada de venganza de los dioses, el hechicero hizo justicia y lo envenenó. Tiene que saber que el hechicero cuando ya se está haciendo mayor busca entre los de su tribu un joven bueno e inteligente al cual pasa sus secretos para que continúe la misión de hacer justicia entre el pueblo.

Es una justicia drástica en la que no se tiene en cuenta que Dios es el único dueño de la vida, pero la pena de muerte está vigente en muchos países a los que nosotros llamamos civilizados. Texto: Hna. María Nuria Gaza.


Estuve en la cárcel y me visitasteis

13.02.17 | 08:00. Archivado en Cosas de Dios y de la vida

PrisiónMe encontraba en una pequeña ciudad dando una charla sobre nuestra presencia misionera, como Dominicas de la Presentación, en diversas partes del mundo. Al terminar la misma entre las preguntas una señora intervino: “Hermana, ¿ustedes están en un determinado país de América Latina?”, al responderle afirmativamente luego me comentó que tenía una pariente en una prisión de aquel país, que se encontraba muy deprimida por la lejanía de los suyos, sin que nadie fuera a visitarla. Su madre por falta de medios no podía trasladarse a América. La señora me dio los datos para ponerme en contacto con la madre.

La mamá me contó cómo había llegado a este lugar: Cuestión de drogas. El padre murió de cáncer, la muchacha estaba en plena adolescencia, tuvo que dejar los estudios por la situación económica, ya que la madre sin tener una cualificación profesional hacia lo que podía para tirar adelante con sus hijos.
Esta muchacha no aceptó la muerte de su padre, se lamentaba de que Dios era injusto y entre la rebelión interior y ver que su futuro se truncaba cayó en la droga y de ahí a hacer de camello. La primera vez le salió bien pero a la segunda no tuvo la misma suerte.

>> Sigue...


Dios ama la creación

10.02.17 | 08:00. Archivado en Cosas de Dios y de la vida

NaturalezaDios ama la creación. No puede ser de otra manera puesto que él es el artífice. El salmo 146 canta justamente este amor por todo lo creado: “Cuenta el número de las estrellas, a cada una llama por su nombre” (v 4).

“Entonad la acción de gracias al Señor, tocad la cítara para nuestro Dios: Que cubre el cielo de nubes, preparando la lluvia para la tierra; que hace brotar hierba en los montes para los que sirven al hombre; que da alimento al ganado, y a las crías de cuervo que graznan” (v 8 y 9).

Aquí el salmista alaba al Señor por su atención a todo lo creado. Esto me lleva a pensar en las primeras páginas del Génesis: “Dijo Dios: produzca la tierra toda clase de plantas: hierbas que den semilla y árboles que den fruto y así fue. La tierra produjo toda clase de plantas: hierbas que dan semilla y árboles que dan fruto. Y Dios vio que todo era bueno" (Gen 1, 11 y 12). El artífice de la creación no puede descuidar su obra, al contrario la mima con esmero. Es una lástima que el hombre al cual el Creador dio la orden de ser el custodio de la misma, descuide esta obra ingente, y en vez de preocuparse por ella, su ambición le lleva, con demasiada frecuencia, a ser un depredador.

>> Sigue...


Una Virgen negra

08.02.17 | 08:00. Archivado en María

Virgen negraEn un altar lateral de la capilla de nuestra Casa Madre en la ciudad de Tours, Francia, hay una imagen de la Virgen de madera muy oscura, por lo que siempre la hemos denominado la Virgen negra. A muchas novicias nos gustaba ir a orar ante esta imagen, nos inspiraba devoción por la historia que nos contó una hermana mayor: Un hombre que tenía un odio tremendo a la Iglesia y a todo lo que se refería a ella, un día entró en la iglesia con hacha en mano donde se encontraba dicha imagen, con la intención de destruirla. Exclamaba a voces que estaba harto de que la gente del pueblo fuera con tanta frecuencia a confiar sus cuitas a Nuestra Señora. Con furia clavó el hacha a la imagen con tan mala fortuna que la herramienta saltó contra él y se le clavó en el pecho, quedó herido de gravedad. Durante su hospitalización el hombre tuvo tiempo de recapacitar y prometió que si salía de aquel mal trance iba a proclamar que fue la Madre de Dios que lo salvó. Y así fue.

Esta historia nos impactó y de ahí que fuéramos a confiar nuestras intenciones a María. Entre las mías estaba la de que no hiriera por mi comportamiento a nadie de mi comunidad. También esto era pedir un milagro porque no siempre es fácil ser amable. Texto: Hna. María Nuria Gaza


Canto a la bondad de Dios

06.02.17 | 08:00. Archivado en Cosas de Dios y de la vida

BibliaEl padre dominico Philippe Vardin, comenta que Simón Freud decía que el Dios de la Biblia es un padre arisco, juez implacable, castrador severo y envidioso. Será que los que piensan como él no han leído la Biblia, o han leído una Biblia, de cual han arrancado las páginas de los de los profetas Isaías, Oseas y Ezequiel. Una Biblia sin los salmos.

Si leemos o mejor meditamos el salmo 144 nos percataremos de cuan equivocados andan los que afirman, como Freud, que Dios es un Dios severo, lejano a todo sentimiento humano: “El Señor es fiel en sus palabras, bondadoso en todas sus acciones. El Señor sostiene a los que van a caer, endereza a los que ya se doblan” (v 14). ¿Nos parecen estas palabras propias de un Dios lejano? ¿No son más propias de alguien que vive atento a los demás como una madre que está continuamente alerta al menor quejido de su pequeño?

>> Sigue...


¿Dónde está, Señor, tu misericordia?

03.02.17 | 08:00. Archivado en Cosas de Dios y de la vida

huellasHay salmos que me impresionan por la franqueza con que tratan al Señor. Entre estos encuentro el salmo 88. En la época que se escribieron no era frecuente un trato semejante como el de hablar a Dios de igual a igual: “¿Donde está, Señor, tu antigua misericordia que por tu fidelidad juraste a David?” (v 50). Este trato es más propio de nuestros tiempos en que el usted, y más todavía el vos, han desaparecido del lenguaje corriente.

El versículo siguiente del salmo continúa con la misma tónica o peor porque retrae a Yahvé el olvido en que tiene a su pueblo: “Acuérdate, Señor, de la afrenta de tus siervos: lo que tengo que aguantar de las naciones, de cómo afrentan, Señor, tus enemigos, de cómo afrentan las huellas de tu Ungido” (vv 51 y 52). El pueblo de Israel se vio frecuentemente atacado por sus vecinos y en etas ocasiones reclamaba a Dios la promesa que había hecho y que en ciertos momentos parece que se le habían olvidado. Él no puede ser infiel a lo prometido, si fuera así, dejaría de ser Dios.

>> Sigue...


Entrada del Mesías en el templo

01.02.17 | 08:00. Archivado en Cosas de Dios y de la vida

presentaciondejesuseneltemploJesús es presentado al templo por María y José, como prescribía la ley. El salmo 23 evoca este momento: ¡Abríos puertas eternas, abríos, puertas de par en par, va a entrar el rey de la gloria! ¿Quién es este rey de la gloria? ¡Es el Señor, el fuerte y valiente, es el Señor valiente en la batalla! (v 9-10).

En verdad, un niño, un bebé, llevado en brazos de su madre, y ya tiene la valentía de un guerrero. Muchos mueren por su causa, pienso en la matanza de los inocentes. Y esta matanza continúa en nuestros días. Como dice el Papa Francisco, actualmente en la Iglesia hay más mártires que en los primeros siglos.

Jesús en muchos relatos de los Evangelios es llamado Rey o Mesías: Unos sabios llegan de Oriente a Jerusalén, preguntan dónde está el rey de los judíos porque hemos visto levantarse su estrella y venimos a adorarle. Gran confusión de Herodes: ¿Había nacido quién le iba a usurpar el trono? Todos conocemos la decisión de este hombre corrupto para salvar su poder. Aniquilar todos los que podían ser un peligro para mantener el trono. También actualmente hay hombres perversos que para mantener su estatus cometen cualquier atrocidad.

>> Sigue...


Lunes, 22 de mayo

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Febrero 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728