Mi vocación

Lo que alcanza la fe

30.01.17 | 08:00. Archivado en Fe

libros-santa-feCuatro hombres llevan un inválido en una camilla, quieren presentarlo a Jesús porque están seguros que él lo sanará. Pero es imposible entrar en la casa donde se encuentra por el gentío que barra la puerta. ¿Qué hacer? Encuentran la solución: Subir al tejado, levantar unas tejas y por el agujero hacer descender al paralítico y ponerlo delante del Maestro. Manos a la obra, suben al inválido y lo hacen descender por el boquete. El paralítico queda delante de Jesús que al ver la fe de aquellos hombres dice: “Tus pecados quedan perdonados”.

Los fariseos y maestros de la ley (hoy diríamos los teólogos) que estaban allí sentados pensaron: “Este hombre blasfema, nadie puede perdonar pecados, sino solamente Dios”. Jesús se dio cuenta de lo que estaban pensando y dijo: “¿Qué es más fácil decir tus pecados quedan perdonados o decir al paralítico: Levante, toma la camilla y vete a tu casa? Pues para que veáis que el Hijo del hombre tiene poder para perdonar pecados a ti te digo, levántate, toma la camilla y vete a tu casa”. (Mr 2, 1-12).

>> Sigue...


Caminar en presencia de Dios

27.01.17 | 08:00. Archivado en Cosas de Dios y de la vida

Dios“Camina en mi presencia y se perfecto” (Ge 17, 2). Es la petición que Yahvé hizo a Abrahán. Dios adopta a este hombre justo y le cambia el nombre de Abran a Abrahán. Parece un cambio minúsculo en el sentido fonético, un "ah", signo de admiración o sorpresa para la lengua española. Sin embargo los biblistas comentan que en hebreo no tiene el mismo sentido: Abrahán significa padre de multitudes, comenta de un dominico francés.

Ciertamente Abrahán caminó en la presencia de Yahvé, en el lugar donde llegaba levantaba un altar en honor al Señor. Dios lo bendijo, tenía gran cantidad de rebaños, oro y plata.

>> Sigue...


Formado de puro barro, bendice al Señor

25.01.17 | 08:00. Archivado en Cosas de Dios y de la vida

BendecidEl salmo 102 es un precioso canto a la bondad de Dios. Invita a cantar la misericordia del Creador desde lo más hondo del alma. Cantar todos sus favores hacia su criatura: “Bendice alma mía, al Señor y no te olvides de sus beneficios” (v 2).

Dios es amor, dice la primera carta de San Juan. Parece que este salmo se adelantó al evangelista, comenta Gianfranco Ravasi. Es un canto al amor y al perdón, un perdón que supera la rigidez de la ley de justicia: “No nos trata como merecen nuestros pecados, ni nos paga según nuestras culpas” (v 10). “Como un padre se apiada de sus hijos, el Señor se apiada de sus fieles, porque conoce de que barro nos formó, se acuerda de que no somos más que polvo” (v 13-14). El capítulo 15, 11-32 de Lucas es la máxima expresión de estos versículos. El Padre pródigo ama a sus dos hijos, tanto al menor, y que nos puede parecer más simpático, como al mayor, trabajador, siempre al lado de su padre, que reclama una justicia radical, fría, sin amor ni para con su hermano menor ni con su bondadoso padre.

>> Sigue...


¿Cuáles son nuestros ídolos?

23.01.17 | 08:00. Archivado en Fe

AlabadEl salmo 134 es una invitación a los que habitan en la casa del Señor, a que le alaben por sus inmensas bondades: “Alabad al Señor, porque es bueno, tañed para su nombre que es amable” (v 3). El Dios de Israel es un Dios poderoso, sus deseos siempre se cumplen: “El Señor todo lo que quiere lo hace en el cielo y en la tierra, en los mares y en los océanos” (v 6).

Pasa luego a recordar las plagas de Egipto que asolaron a este país por la tozudez del Faraón en no dejar salir a los israelitas: “Envió signos y prodigios –en medio de ti Egipto-contra el Faraón y sus ministros” (v 9). Desprecia el autor del salmo las creencias de los paganos que adoran a dioses miopes, mudos, sordos, sin aliento, que ellos mismos han hecho: “Los ídolos de los gentiles son oro y plata, hechura de manos humanas: tienen boca y no hablan, tienen ojos y no ven, tienen orejas y no oyen, no hay aliento en sus bocas. Sean lo mismo los que los hacen y cuantos confían en ellos” (v 15-18).

También nosotros podemos burlarnos de los que confían en ídolos, pero preguntémonos si nosotros no tenemos por ahí algún ídolo en el cual confiamos más que en el Dios vivo. Texto: Hna. María Nuria Gaza.


Cada momento es único

20.01.17 | 08:00. Archivado en Fe

Alma"Cada momento y cada acontecimiento de la vida de todas y cada una de las personas sobre la tierra, siembra algo en su alma" (Thomas Merton)

Con toda la riqueza que se desprende de esta frase, he constatado en distintas etapas de mi vida que es bien cierto. En cada momento y acontecimientos de la vida que vamos viviendo y construyendo, algo se va sembrando en nosotros mismos, en lo profundo de nuestro ser que va dejando una huella en nuestra alma.

Sí, es en cada momento de nuestra vida que el Señor va sembrando en nuestro corazón una semilla de Amor para hacer crecer en nosotros en la medida en que nos dejamos cavar, ahondar, regar, podar, cuidar… para crecer, dar fruto, florecer… y también con todo lo que supone de esfuerzo, esa semilla se tiene que saber cuidar cada día desde su gracia.

>> Sigue...


La grandeza de Dios

18.01.17 | 08:00. Archivado en Fe

AviónLas historias que nos cuentan, en muchas ocasiones, reflejan perfectamente algún pasaje de nuestra vida o alguna forma de enfocar el mundo en la que tal vez no habíamos caído en cuenta. El otro día escuchaba un cuento, muy sabio, por cierto, que explica cuán grande es Dios.

Cuenta la historia que un día un niño le preguntó a su papá cómo era de grande Dios. El padre le mostró un avión que pasaba por el cielo y le preguntó que cómo veía ese avión, el niño le contestó que era pequeñito. Acto seguido el padre lo llevó al aeropuerto y le enseñó un avión desde una distancia cercana. Entonces le volvió a preguntar por el tamaño y el niño respondió que ¡era enorme!

Dicha historia es para explicar que en muchos momentos de nuestra vida la cercanía con Dios depende de cómo estamos nosotros situados. Si nos sabemos cercanos lo veremos a nuestro lado, grande, pero si, por el contrario, experimentamos la lejanía, Dios estará lejos de nosotros porque Dios no obliga, Dios espera y confía en cada uno de nosotros. Lo importante en esta historia es que Dios, siempre permanece y está en el mismo lugar, está cerca… Dios llama a la puerta, a nuestra vida, pero somos nosotros los que hemos de situarnos cerca de Él para experimentar su amor, su ternura y la seguridad del hijo con su padre. Texto: Hna. Conchi García.


Morir en paz, morir de frío

16.01.17 | 08:00. Archivado en Cosas de Dios y de la vida

FríoLa última oración de la noche, antes de ir a descansar, que rezan los sacerdotes, los religiosos y también todo cristiano que lo desee, son las completas.

Es una oración compuesta de himno, uno o dos salmos, una corta lectura de la Palabra de Dios, un cántico y concluye con una oración. Este cántico es de Simeón, hombre justo que esperaba la restauración de Israel. El Espíritu Santo le había hecho saber que no moriría sin ver el Mesías que el Señor tenía que enviar. El anciano Simeón guiado por el Espíritu fue al templo; al entrar sus padres de Jesús en el mismo, tomó en brazos al Niño y dijo: “Ahora Señor puedes dejar a tu siervo morir en paz porque mis ojos han visto a tu Salvador” (Cfr. Lc 2, 25-31). Simeón, hombre justo podía morir en paz, sus ojos habían alcanzado tener entre sus brazos al Mesías. La muerte no podía tener la última palabra. En la eternidad vería siempre al Salvador.

Estos últimos días en que mueren tantas personas por el frío siberiano que azota Europa, me digo: “Señor, yo puedo acostarme en una cama, bien arropada, ¿y en la calle, los sin techo, que mueren de frío, pueden morir en paz? Texto: Hna. María Nuria Gaza.


El milagro de la vida cotidiana

13.01.17 | 08:00. Archivado en Fe

MilagrosExisten muchos pasajes en el Nuevo Testamento que nos hablan de los milagros de Jesús. La vida de Jesús está llena de palabras, acciones y gestos donde muchos de ellos van acompañados de un milagro. Ciertamente, hoy día, hablar de milagro resulta un tanto difícil, porque lo asociamos a algo material, físico y extraordinario, aunque por otra parte también hablamos de casualidades.

Muchos de los milagros de Jesús, fueron curaciones físicas de endemoniados, ciegos, cojos… en definitiva, enfermos. Jesús toca el corazón de estas personas y la fe hace el resto: “si tú quieres puedes curarme” le dice el leproso, y en otra ocasión el centurión afirma: “no soy digno de que entres en mi casa, pero una palabra tuya bastará para sanarme”. Un milagro comienza por la confianza en la otra persona, en este caso, en la persona de Jesús. Confiaron en que Jesús podía hacer el milagro, por ello sucedió lo que tenía que pasar. Cuando se deja de lado, se desprecia o simplemente no se acepta… posiblemente no ocurra nada. Dios entra en la vida de las personas, pero no lo hace por la fuerza, “pedid y se os dará…, llamad y se os abrirá…”.

>> Sigue...


Notre Dame du Liban

11.01.17 | 08:00. Archivado en Adviento

our-lady-of-harissaHace muchos años cuando estaba cerrado el aeropuerto de Beirut a causa de la guerra civil de 1975-1990 el único modo de llegar al país era por barco. Una de las veces que crucé el Mediterráneo desde Chipre al Líbano me encontraba al amanecer en la cubierta, allí estaba también un papá con su hijo de unos siete años. Se divisaban las costas del Líbano y se entreveía la gran imagen de Nuestra Señora que desde lo alto mira las costas que bañan este hermoso país y extiende sus brazos hacia Beirut con su gesto maternal de proteger estas tierras. Admiré con que ilusión o diría mejor, con que fervor aquel señor comentaba a su hijo todos los puntos y señalaba con gran devoción la imagen de la Virgen que desde el mar se veía pequeña. Tanto para cristianos como para musulmanes la Virgen es la Madre de Dios, y los libaneses le tienen un gran amor.

>> Sigue...


Un café, un compartir…

09.01.17 | 08:00. Archivado en Cosas de Dios y de la vida

CaféA veces lo que menos te esperas es lo que más te sorprende y te llena. Llevaba días intentando quedar con una amiga antes de finalizar el año pero no lográbamos encontrar el momento. Ya habíamos quedado en que nos veríamos al iniciar el año, cuando justamente el último día, en vísperas de nochevieja, me envió un mensaje por si podíamos vernos un momento, iba con prisa pero alcanzaríamos a tomar un café rápido, lo que nos permitiría vernos. Esa era la idea pero aquél café se convirtió en un compartir, en un clima de confianza donde el corazón se abre y se comparte aquello que nos preocupa, que nos está haciendo sufrir, que nos duele, que toca nuestra humanidad y donde brota alguna lágrima que también nos hace respirar de otra manera, coger aire para seguir la ruta.

El reloj se detuvo, el café se enfrió pero nos encontramos desde lo que somos, hubo un compartir profundo, bonito, inesperado pero recibido y ahora llevado a la oración. En aquél encuentro, sin duda que fuimos tres, porque el Señor se hizo presente, tocó nuestros corazones, desde la fe, Él nos acompaña, nos abraza. Aquél café tuvo gusto a la vida misma, a veces no está tan dulce como nos gustaría pero sé y pude comprobar mucho más de ella, que mi amiga es un regalo para su familia y también lo es para mí, que es una gran mujer, alegre, luchadora, siempre mirando hacia adelante con optimismo aunque duela el corazón, aunque las preocupaciones no le falten, siempre preocupándose por los demás, dándose continuamente, una esposa enamorada, una madre, una mujer fuerte y de fe. Al finalizar aquél encuentro, nos dimos un abrazo de los que sientes que son de verdad, donde acoges a la otra persona, donde te animas a seguir caminando con esperanza.

>> Sigue...


¿Qué ofreceremos al Niño?

06.01.17 | 08:00. Archivado en Cosas de Dios y de la vida

181137325Unos sabios de Oriente ofrecieron sus dones a Jesús que encontraron junto a su madre: “Abrieron sus cofres y le ofrecieron oro, incienso y mirra”. El relato de los magos de Oriente que nos narra San Mateo 2,1-12 nos enseña muchas cosas:

Que son un grupo los que acuden a Belén. La búsqueda de la luz que viene de lo alto se vive en grupo. Este relato evangélico siempre describe el hecho en plural.
De la alegría que tienen estos hombres sabios cuando ven “aparecer la estrella se llenan de una inmensa alegría”. Encontrar el don de la luz que viene del Señor, creo que siempre, siempre es una gran alegría y una gran paz interior.

>> Sigue...


La alegría de Navidad

04.01.17 | 08:00. Archivado en Cosas de Dios y de la vida

Navidad“La alegría de Navidad es una alegría especial que no es sólo para el día de Navidad, es para toda la vida del cristiano” (Papa Francisco).

Me pregunto si el Papa no debe repetirse esta frase muchas veces al día pues tiene motivos para que le roben la alegría. Son muchos los problemas que recaen sobre su persona. Por esto continua: “Es una alegría serena tranquila que acompaña siempre al cristiano. Incluso en los momentos de difíciles, de dificultad, esta alegría se convierte en paz”. ¡Cuánto tenemos que aprender de estas palabras!

En la vida de María y José hubo muchas dificultades. Buscar posada para que María pudiera dar a luz y las puertas se cierran ante ellos. No había lugar para ellos. Su cobijaron en un portal. El bueno de José acondicionó lo mejor posible. Y allí dio luz María. Al tener entre sus brazos al recién nacido ciertamente se debieron olvidar de los quebraderos de cabeza anteriores. Adoraron, agradecieron el gran don de la vida del Hijo del Altísimo.

>> Sigue...


Nuevo Año con la presencia de María

02.01.17 | 08:00. Archivado en Cosas de Dios y de la vida

Nuevo AñoEstrenamos nuevo año y qué mejor forma de hacerlo celebrando la solemnidad de Santa María, Madre de Dios y también orando por la Paz. “El nuevo año comienza con la presencia de María, Madre de Dios. Con esta afirmación, la Iglesia confiesa que Jesús es verdadero Dios. También que Dios cuenta con el concurso humano para realizar su plan de salvación. María es verdadera madre; madre de Jesús con todas sus consecuencias. Ella dijo sí al ángel, concibió en su seno, dio a luz a un hombre que también es Dios…” (David Amado Fernández).

¡Todavía estamos en Belén! Hace unos días, en el silencio y la sencillez de un frío portal, recibimos el regalo de la Navidad, nos nació un niño, que es el Salvador, el Mesías, el Señor. María tiene entre sus brazos el Príncipe de la paz, lo abraza y le da calor, lo mira y brota el Amor más grande que se nos ha dado, es Misterio, es la alegría de la Navidad. En ese Niño es Dios quien viene a visitarnos para guiar nuestra vida, nuestros pasos en este nuevo año, por el camino de la paz. “En el 2017, comprometámonos con nuestra oración y acción a ser personas que aparten de su corazón, de sus palabras y de sus gestos la violencia, y a construir comunidades no violentas, que cuiden de la casa común. «Nada es imposible si nos dirigimos a Dios con nuestra oración. Todos podemos ser artesanos de la paz»” (Del mensaje del Papa Francisco para la Jornada Mundial de la Paz 2017).

>> Sigue...


Lunes, 26 de junio

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Enero 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031