Mi vocación

De pie, levantad la cabeza

30.11.16 | 08:00. Archivado en Adviento

AdvientoEstos primeros días de Adviento la liturgia nos habla del fin de los tiempos. Los Apóstoles, cuando Jesús les habló de esto, querían saber el qué y el cuándo. Pero en realidad lo que a nosotros nos interesa es estar preparados para el día su venida, cuando llegue el momento de nuestra muerte. Que no tengamos que escondernos en el momento de su llamada sino que puesta nuestra confianza en Él, de pie, y en nuestras manos un ramillete de buenas obras, porque la caridad cubre multitud de pecados, podamos decir aquí estoy. De este modo no tendremos que temer el encuentro definitivo del justo Juez sino que como Teresita de Jesús podremos decir “no muero sino que llego a la vida”.

>> Sigue...


El Señor llega

28.11.16 | 08:00. Archivado en Adviento

AdvientoEl salmo 95 es una aclamación al Señor rey de toda la creación. Es también una invitación a bendecir el nombre de Dios a proclamar su victoria: “Cantad al Señor, bendecid su nombre, proclamad día tras día su victoria” (v 2).

Invita también a contar a todos los pueblos su gloria, es misión del pueblo de Israel dar a conocer el Dios verdadero a los gentiles que tienen dioses que en realidad no lo son: “Porque es grande el Señor, y muy digno de alabanza, más temible que todos los dioses. Pues los dioses de los gentiles son apariencia, mientras que el Señor ha hecho el cielo” (v 4-5).

Están invitadas las familias de los pueblos a aclamar al Señor y a darle gloria porque el Dios de Israel es poderoso (Cfr. v 7). Pero hay que aclamar al Señor, y la tierra tiene que alegrarse, el mar tiene que retumbar, los campos y cuanto hay en ellos y también los árboles del bosque deben alegrarse porque ya llega el Señor (Cfr. v 11-13). Y Éll “regirá el orbe con justicia y los pueblos con fidelidad” (v 14).

Salmo apropiado para meditar y rezar con él en este tiempo de Adviento, tiempo de espera confiada a pesar de que en estos últimos días del año litúrgico Jesús nos advertía que antes del fin del mundo tienen que pasar muchas calamidades, pero al mismo nos decía que ni un cabello de nuestra cabeza caerá sin su consentimiento. Él rige el orbe con justicia y los pueblos con fidelidad. No podemos tomarnos la salvación a la ligera pero tampoco podemos desconfiar de la bondad misericordiosa de Dios nuestro Padre. Esperemos con atención y devoción su venida. Texto: Hna. María Nuria Gaza.


¡Gracias, Hna. Jean Baptiste!

25.11.16 | 08:00. Archivado en Cosas de Dios y de la vida

srjbHay momentos en que ciertas vivencias se te hacen más presentes, más vivas, te vienen a la memoria y con ellas también la vida de las personas, de aquellos con los que compartiste. Hace poco recibí una noticia triste, de las que te cuesta creer, de las que humanamente quisieras que no fuera tan real. El mensaje decía: “la Hermana Jean-bapstiste falleció”. Era la priora del monasterio dominicano de Prouille en Francia. Hace unos años la conocí y hace tan solo un año y medio que volví a verla, cuando pasé unos días junto a un grupo de hermanas de mi Congregación en el monasterio de Prouille.

Esta vez tuve más contacto con ella, nos acompañó y disfrutamos de varios encuentros junto a ella y su comunidad. Ahora que pienso en ella, me cuesta creer que dejó de peregrinar en la tierra y siendo aún joven, por edad, humanamente siento que ha sido demasiado pronto, un golpe duro para su comunidad, su familia carnal, la familia dominicana, amistades…. Pero en los planes de Dios, estaba marcado el pasado 23 de octubre para recibirla con un abrazo en la eternidad. La luz de la resurrección ya ha brillado para ella, ya se encontró con el Dios por el que vivió y entregó su vida desde la vida monástica. Al pensarla veo su sonrisa, su acogida fraterna, y sin duda, su mirada que reflejaba que vivía en Dios. Muchas veces es fácil alabar después de….pero sé que fue una gracia el haberla encontrado en mi caminar, no sé si es apropiado decir que merece alabanzas porque es mucho más que eso, en su persona se palpaba a Dios. “… ¿Por qué buscáis entre los muertos al que está vivo? No está aquí, ha resucitado…” (Lc 24, 5-6)

>> Sigue...


La Palabra de Dios

23.11.16 | 08:00. Archivado en Oración

Biblia“Durante varios siglos, desde el campo católico se ha anatematizado a Martín Lutero como si fuera poco menos que la encarnación del diablo” (Hilari Raguer), sin embargo es mucho lo que le debemos por su amor a la Sagrada Escritura.

Gracias a Dios, el Concilio Vaticano II en la Constitución Dogmática “Dei Verbum”, promulgada hace cincuenta años, reconoció la riqueza de la Palabra de Dios y la puso al alcance del pueblo en lengua vernácula, especialmente en la celebración de la Eucaristía, por otra parte también se ha intensificado su uso en la liturgia de las Horas, la catequesis ha situado un puesto de honor a la Biblia; en las celebraciones la predicación se ha orientado a comentar los textos bíblicos, comenta Armand Puig, rector del Ateneu Universitari Sant Pacià.

>> Sigue...


La Presentación de la Virgen María en el Templo

21.11.16 | 08:00. Archivado en María

Presentación de María

"La Presentación de la Virgen María en el Templo es una de las doce fiestas principales del año litúrgico oriental, nos invita a actualizar este misterio en la vida cristiana, a festejarlo con alegría, 'portando con las vírgenes nuestras lámparas encendidas'. Esta celebración pasó al calendario romano en 1585. Una tradición muy antigua cuenta que cuando la Virgen María era muy niña sus padres, Joaquín y Ana, la llevaron al templo de Jerusalén, junto con otro grupo de niñas, para ser instruida respecto a la religión y a todos los deberes para con Dios. Es en el Protoevangelio de Santiago, uno de los evangelios apócrifos, donde se narra este hecho.

En el misterio de su Presentación, misterio de escucha y de contemplación, de acogida y de entrega, María se consagra radicalmente al Señor con un “Sí” que prolonga día tras día. María es para nosotras “modelo de fidelidad y de don” (C 15), de una vida totalmente realizada en el amor. María es la mujer que acogió en ella al Verbo para ofrecérnoslo. Al igual que ella, acogemos a Cristo para ofrecerlo al mundo. Esta actitud de ofrenda se expresa en la celebración anual de la fiesta de la Presentación de María, en la que renovamos nuestros compromisos religiosos y en la entrega a los hermanos a través del servicio de caridad. Como una madre que no olvida a su hijo, expresión misma de la ternura maternal de Dios, María nos enseña la misericordia, y por su intercesión, 'podemos esperarlo todo'" (www.domipresen.com)

>> Sigue...


Compartir contigo

18.11.16 | 08:00. Archivado en Cosas de Dios y de la vida

CompartirHay varias cosas que me rondan por la cabeza en estos días, y todas ellas están unidas a un solo aspecto: el compartir. Es cierto que tal vez esté marcada por el lema que, como colegio, trabajamos este año: “Me encanta compartir la vida contigo”, pero siempre es buen momento para reflexionar sobre todo lo que puede ser positivo para los otros y para nosotros mismos.

Compartir no sólo es un valor que se puede vivir en nuestra sociedad, a veces estos valores se pierden rápidamente porque nos acostumbramos a pronunciarlos y a oírlos. Ello no quiere decir que se viva en profundidad. Compartir implica pensar en el otro, querer actuar de una manera determinada, es decir, dedicar lo que somos y nos pertenece al otro, compartir siempre nos lleva a la otra persona, no podemos compartir sin los otros.

>> Sigue...


San Alberto Magno

16.11.16 | 08:00. Archivado en Santos

San AlbertoAyer celebró la Orden de Predicadores uno de los grandes santos que honran la Familia Dominicana: San Alberto Magno. Nace en Baviera en 1206. Se inclina por el estudio de leyes por lo que sus padres lo envían a Bolonia, pasa más adelante a Venecia y finalmente en Padua. Conoce a Jordán de Sajonia, compatriota suyo, y queda prendado de su sabiduría por lo que se decide por ingresar en la Orden de Predicadores con una feroz oposición de su familia pero nada pudo torcer su decisión.

Enseña en la universidad de París en la que tradujo, comentó y clasificó textos antiguos, especialmente de Aristóteles. Su discípulo más eminente fue Sto. Tomás de Aquino, el cual un día preguntó a su maestro de dónde sacaba tanta sabiduría a lo que el maestro lo condujo frente a un crucifijo y le dijo: “Aquí aprendo yo, contemplando a Cristo crucificado”.

>> Sigue...


Un salmo ecuménico

14.11.16 | 08:00. Archivado en Cosas de Dios y de la vida

EcumenismoEl salmo 86 dicen los expertos que es un salmo difícil por ciertos puntos oscuros. Es un canto a la ciudad de Jerusalén que para los judíos era la más importante de las ciudades, todo y que en realidad era una ciudad desconocida y sin importancia para los grandes imperios de la época.

Hay unas expresiones, en este texto, que nos hacen pensar en el ecumenismo. Para los hebreos los pueblos extranjeros eran pueblos paganos, los miraban con desprecio, ellos eran el pueblo elegido por Dios, y tenían una idea excluyente de la salvación. Sin embargo en este salmo se habla de muchas naciones a las cuales se cuentan entre las fieles: “Contaré a Egipto y Babilonia entre mis fieles, filisteos, tirios y etíopes han nacido allí” (v 4). Es decir los incluye entre los creyentes en Yahvé. Son expresiones muy sorprendentes para su mentalidad cerrada a la salvación universal.

>> Sigue...


La Puerta Santa

11.11.16 | 08:00. Archivado en Adviento

MisericordiaDentro de unos días se va a cerrar la Puerta Santa del Año Jubilar de la Misericordia. Pero cerrar la puerta de la Misericordia no significa que tengamos que cerrar la puerta de nuestro corazón a la misericordia. Dios no la tiene jamás cerrada. Al contrario, Él quiere que todas las puertas del corazón de los creyentes estén abiertas, nos lo dice claramente el libro del Apocalipsis: “Mira, yo estoy en la puerta: si alguien oye mi voz y abre la puerta, entraré en su casa y comeremos juntos” (20). El intercambio que se va a establecer entre él y nosotros cambiará nuestras perspectivas, nos enseñará cómo debemos actuar frente a los que se acercan a nosotros por cualquier motivo, porque Él hará nacer y crecer en nuestro corazón su amor misericordioso, su compasión, su ternura y cada vez nos asemejaremos más al Padre misericordioso.

Así, pues, tenemos un largo camino que recorrer hasta que un día sea el Padre quien nos reciba en su casa con los brazos abiertos y nos estrechará contra su corazón lleno de misericordia. ¡Qué hermoso ha sido este Año Jubilar de la Misericordia, y qué camino tan largo nos queda por recorrer!: “Misericordiosos como el Padre”. Texto: Hna. María Nuria Gaza.


La vida eterna

09.11.16 | 08:00. Archivado en Cosas de Dios y de la vida

Vida eterna

Este tiempo de fin del año litúrgico nos lleva con frecuencia a la reflexión del fin de nuestra vida terrenal, de la vida eterna, y nos lleva al recuerdo de los difuntos. El salmo 89 nos ayuda a recordarlo.

Nuestra vida tiene un principio y un fin, el único que no tiene fin es Dios: “Antes que naciesen los montes, o fuera engendrado el orbe de la tierra, desde siempre y por siempre tú eres Dios” (v 2). Es decir su tiempo es de “siempre”. Al contrario de nuestro tiempo que es finito: “Mil años en tu presencia son como un ayer que pasó, una vela nocturna. Los siembras año por año, como hierba que se renueva, que florece y se renueva: que florece y se renueva por la mañana y por la tarde la siegan y se seca” (v 4-6). Nuestra vida es limitada y nadie puede añadir ni un minuto a su vida terrenal.

>> Sigue...


Oración de un creyente ante el peligro

07.11.16 | 08:00. Archivado en Oración

OraciónEn toda época ha habido peligros. El salmo 82 es un vivo ejemplo de ello. El autor del salmo ve como su pueblo está amenazado por los enemigos. Su corazón se eleva hacia el Señor, el único que puede librar su nación de caer en sus garras. Es que los enemigos del pueblo judío son los enemigos de Dios, porque ellos son los infieles: “Señor, no te estés callado, en silencio e inmóvil, Dios mío, mira que tus enemigos se agitan y los que te odian levantan la cabeza; traman planes contra tu pueblo” (v 2- 4).

El salmo continua: “Dicen: Vamos a aniquilarlos como nación, que el nombre de Israel no se pronuncie más” (v 5). ¿No es esto lo que pretendía el Estado Islámico frente a los cristianos y los yazidies de Iraq? Borrar el nombre de Jesús y la exterminación de los infieles al islam que ellos tienen en su mente. "Algunas fuimos violadas, otras fuimos simplemente un regalo que los activistas del EI se hacían mutuamente, a veces a cambio de un paquete de cigarrillos, llevadas a los mercados de esclavas de Mosul”, cuenta una joven que había sido secuestrada por ellos a los 14 años.

>> Sigue...


El Señor me defiende

04.11.16 | 08:00. Archivado en Fe

ConfianzaEl salmo noventa es un canto de una gran confianza en Dios. Es muy apreciado por la liturgia judía y cristiana y la tradición rusa. Ya desde el inicio de este canto se ensalza la protección de Dios Padre por sus fieles: “Di al Señor refugio mío, alcázar mío, Dios mío, confió en ti” (v 2). Vivir al amparo del Altísimo, a la sombra del Omnipotente era un deseo ardiente de todo buen israelita y en la actualidad de todo creyente: “Tú que habitas al amparo del Altísimo, a la sombra del Omnipotente” (v 1).

La vida en tiempos pasados y actualmente está llena de peligros, pero el que confía en el Señor vive con serenidad los contratiempos, seguro de que el Señor camina junto a él: “El te librará de la red del cazador, de la peste funesta. Te cubrirá con sus plumas bajo sus alas te refugiará” (v 3-4). Siempre nuestra vida está expuesta a contratiempos pero como reza el salmo veintidós, “aunque camine por cañadas oscuras no temo porque tu vara y tu cayado me acompañan” (Sl 22, 4). En una palabra, Él nos salva de los peligros en los que nos vemos envueltos.

>> Sigue...


Felices los misericordiosos

02.11.16 | 08:00. Archivado en Cosas de Dios y de la vida

MisericordiaToda la historia de la salvación es una historia de perdón y misericordia de Dios. Esto es lo que canta el salmo 144 en su versículo ocho: “El Señor es clemente y misericordioso, lento a la cólera y rico en piedad”. Ya antes de la venida de Jesús, el pueblo hebreo estaba convencido de la bondad de Yahvé. En este salmo, como en tantos otros textos del Antiguo Testamento, nos percatamos de ello: “Aunque vuestros pecados sean como rojo vivo, yo los dejaré blancos como nieve; aunque sean como tela teñida de púrpura, yo los dejaré blancos como la lana” (Is 1,18). Y Jesús dice claramente: “Sed perfectos, como vuestro Padre celestial es perfecto” (Ma 5,48). Dios nos habla por medio de la Palabra y también por los acontecimientos Ante cualquier momento doloroso o gozoso nos tenemos que preguntar: ¿Qué querrá decirnos el Señor con este acontecimiento?

El salmo se inicia con una alabanza al rey y Señor: “Te ensalzaré Dios mío, mi Rey, bendeciré tu nombre por siempre jamás. Día tras día te bendeciré y alabaré tu nombre por siempre jamás” (v 1- 2). El salmista no se cansa de repetir que bendice a su Dios por su infinita grandeza, por sus grandes acciones, por su bondad (Cfr. versículos del 3- 7). El Señor nos gana infinitamente en generosidad, no lo podemos poner en duda; el autor del salmo está convencido de ello: “El Señor es bueno con todos, es cariñoso con todas sus criaturas” (v 9).

>> Sigue...


Sábado, 25 de noviembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Noviembre 2016
LMXJVSD
<<  <   >  >>
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930