Mi vocación

Los que vivís en la casa del Señor

30.09.16 | 08:00. Archivado en Cosas de Dios y de la vida

BendecidEl salmo 133 es un corto poema con cierto aire de nostalgia de los peregrinos cuando emprendían el regreso a sus lugares de origen después de haber gozado en Jerusalén de los ritos del templo.

Los peregrinos sienten una sana envidia de los sacerdotes y levitas que permanecen en el santuario al servicio del culto: “Y ahora bendecid al Señor los que pasáis la noche en la casa del Señor” (v 1). De todos modos no parten del lugar sin la bendición que les imparte el sacerdote: “El Señor te bendiga desde Sión el que hizo cielo y tierra” (v 3).

Al escribir estas líneas me viene el recuerdo de lo que me contó un libanés que trabajaba en Arabia Saudí. Los domingos al llegar a su casa, después de la jornada de trabajo, cogía el libro de oraciones y se trasladaba en espíritu a la iglesia de su pueblo; de este modo seguía la liturgia maronita en un país en que estaba completamente prohibida toda expresión cristiana.

>> Sigue...


Miércoles, 20 de febrero

BUSCAR

Editado por

Hemeroteca

Septiembre 2016
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930