Mi vocación

En tus manos, mi vida

28.09.16 | 08:00. Archivado en María

Henry Ossawa Tanner, The Annunciation, 1898. Oil on canvas, 57" × 71½". Philadelphia Museum of Art.Es mucha la riqueza que tuve la gracia de vivir durante mis años en Tierra Santa, donde el Evangelio suena de otra manera. Me gusta y necesito volver “virtualmente”, desde mi mente y alma, a tantos lugares que mis pies pisaron y mi corazón gozó. Uno de los lugares santos que llevo en el corazón y que me envuelve en el silencio del misterio de Dios, es la Basílica de la Anunciación, en Nazaret. Allí, Dios irrumpió en la vida de María, y ella vivió la experiencia del encuentro con Dios. Estar en la gruta de la anunciación, vivir la eucaristía o rezar el rosario allí, son vivencias únicas y que echan el ancla en el corazón. Ese lugar te envuelve, te abraza y te lleva al encuentro con Dios. María vive la experiencia del misterio de Dios y su respuesta fue la de confiar, “Hágase”. Ella se deja inundar por la Gracia y se abre a los planes de Dios en su vida. Para mí, es un decirle a Dios: “En tus manos, mi vida” y desde ahí, me fío y camino. “Dijo María: He aquí la esclava del Señor, hágase en mi según tu palabra” (Lc 1,38) El silencio de la gruta nos lleva a María y Ella nos muestra el camino para acoger a Dios en nuestras vidas, con disponibilidad y entrega.

>> Sigue...


Miércoles, 20 de febrero

BUSCAR

Editado por

Hemeroteca

Septiembre 2016
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930