Mi vocación

Extenuado y agradecido

21.09.16 | 08:00. Archivado en Cosas de Dios y de la vida

ConfioEl autor del salmo 69 es un hombre perseguido, cansado de sufrir, clama al Señor para que lo socorra en su aflicción: “Dios mío dígnate librarme. Señor, date prisa en socorrerme” (v 2).

Como los salmos son expresiones, oraciones, súplicas, de la época antes de Jesús en los que imperaba la ley del talión, “ojo por ojo”, el Señor Jesús vino a declarar que el primer mandamiento es amar a Dios y al prójimo sin que se pueda separar un mandamiento del otro. El salmista hijo de su tiempo desea para sus perseguidores toda clase de males: “Sufran una derrota ignominiosa los que me persiguen a muerte; vuelvan la espalda afrentados los que traman mi daño; que se retiren avergonzados los que se ríen de mí” (v 3-4).

>> Sigue...


Viernes, 22 de febrero

BUSCAR

Editado por

Hemeroteca

Septiembre 2016
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930