Mi vocación

“Venid a mí los que estáis cansados y agobiados y yo os aliviaré”

10.07.09 | 08:00. Archivado en Fe
  • enviar a un amigo
  • Imprimir contenido

“Venid a mí los que estáis cansados y agobiados y yo os aliviaré”. Esto es lo que hicieron el jefe de la sinagoga Jairo, que tenía su hija agonizando y la mujer que padecía hemorragias desde hacía muchos años. El uno se presenta a Jesús y le ruega: “Ven a mi casa que mi hija está gravemente enferma”. La otra no se atreve a presentarse ante Jesús, es una mujer insignificante del pueblo y además según la ley judía es impura. Por esto se dice a ella misma: “Si logro tan sólo tocar el borde de su manto quedaré curada”. Grande era su fe, y fue la fe que hizo salir un poder de Jesús que la curó mereciendo el elogio de Jesús: “Tu fe te ha salvado vete en paz”.

Jesús continúa su camino hacia la casa de Jairo; pero salen a su encuentro y dicen al jefe de la sinagoga: “Tu hija ha muerto por qué molestar al Maestro”. Jesús oye la conversación y dice: “La niña no está muerta, duerme”. Jairo creyó en la palabra del Maestro y éste entregó la niña sana y salva a sus padres. El evangelista Marcos hace notar un detalle muy humano de Jesús al entregarla a sus padres: “Dadle de comer”. Nada le pasa por alto. Esto nos tiene que dar mucha confianza en los momentos de apuros que siempre nos pueden sobrevenir. Él está atento a todo. ¿Y nosotros sus discípulos, sabemos imitarlo? Texto: Hna. María Nuria Gaza.


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Jueves, 17 de abril

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Abril 2014
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    282930    

    Sindicación