Vida Saludable

"¿Cómo me va a pinchar? ¡Si podría ser mi hija!"

24.03.08 | 15:10. Archivado en Hábitos de vida
  • enviar a un amigo
  • Imprimir contenido

(PD).- Hay pacientes que se comen los supositorios porque se niegan a que se los introduzcan por el ano. Otros que se niegan a quitarse un calcetín (el otro no) por que tienen un pie (el otro no) "negro de sucio". Ancianos que se niegan a que la les pinchen: "¡Señorita! ¡Si podría ser mi hija! ". Las anécdotas son reales y las ha recogido la periodista aragonesa Elisabeth G.Iborra en un libro sobre el día a día de la profesión de enfermera.

La autora asegura que refleja en el libro Anécdotas de enfermera (Styria) "las vicisitudes e idiosincrasia" de la profesión y los problemas que afectan al colectivo, que se considera "infravalorado" y es el primero en atender a los pacientes "sirviendo como escudo" al resto de trabajadores del sistema sanitario.

Las enfermeras afrontan con sentido del humor el día a día para reírse de sus propias miserias y de situaciones muy duras a las que se enfrentan de forma cotidiana, que podrían afectarles emocional y psicológicamente. Otras veces, el humor llega solo. "Póngase el termómetro". Y la anciana se lo puso en la oreja. ¿Por qué ha traído todas esas radios? "Me dijo el médico que trajera todas las radiografías que tuviera en casa". Y así.

"Mire, señorita, que no sale..."

El sexo, como recoge el libro, genera también situaciones hilarantes y escatológicas en las consultas. No es leyenda urbana, es cierto. Por los hospitales aparecen multitud de pacientes apurados con todo tipo de objetos que, en algún momento, les pareció una buena idea introducirse y después se resistieron a salir. También se han encontrado más de una vez con parejas practicando sexo en la habitación del hospital.

El libro recoge momentos más tiernos, como la historia de una enfermera barcelonesa que cada año recibía de un anciano que fue su paciente una rosa por Sant Jordi. Cuando murió el hombre, su hijo se las siguió enviando.

Las enfermeras también cuentan situaciones menos agradables en el libro, como que en ocasiones han tenido que mediar en peleas entre pacientes en la sala de urgencias; la forma en que vivieron su primera muerte; el trato con pacientes anoréxicas y enfermos terminales de cáncer, y casos de pacientes que mienten, como adolescentes que simulan violaciones porque están enfadadas con sus novios.


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Martes, 2 de septiembre

    BUSCAR

    Los mejores videos

    Síguenos

    Hemeroteca

    Septiembre 2014
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    2930     

    Sindicación