Vida Saludable

Cerveza y deporte... una extraña y sana pareja

02.12.05 | 09:33. Archivado en Forma física
  • enviar a un amigo
  • Imprimir contenido

Sentarse delante del fútbol con una cerveza es para muchos más que una costumbre. Pero una forma más sana de disfrutarla es después de realizar un intenso ejercicio físico, pues ayuda a recuperar los nutrientes perdidos, como subrayan un grupo de espertos.

Por su alto contenido en antioxidantes, vitaminas del grupo B, ácido fólico, fibra y agua, el consumo moderado de cerveza sin alcohol, junto a una dieta sana y equilibrada, nos ayuda a recuperar la energía e hidratación que nuestro organismo necesita después de un esfuerzo físico, según un grupo de prestigiosos expertos de la medicina y la nutrición española reunidos en la jornada Cerveza, Nutrición y Deporte, un encuentro que anima a descubrir las "propiedades cardiosaludables y contra el envejecimiento" de la cerveza y animar a un "consumo responsable".

Según este reportaje de Medicina TV, en España consumimos cerveza desde hace más de 5.000 años.

Esta bebida, tomada de forma moderada "puede desempeñar un papel muy positivo en la dieta de muchos deportistas de alta competición y para la gente de a pie", explica el profesor Jesús Román Martínez, de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid y portavoz del Centro de Información Cerveza y Salud.

Las virtudes saludables de la cerveza proceden de sus tres componentes principales: agua, cebada malteada y lúpulo, esta última tradicionalmente asociada también con propiedades de tipo medicinal. Por una parte, "el tostado de la cebada, la cebada en sí misma y el lúpulo son los ingredientes que aportan propiedades antioxidantes, ideales para una buena recuperación del organismo y retrasar nuestro envejecimiento", añade el profesor Román.

Además, incorpora vitaminas del grupo B, responsables del cuidado de la salud de nuestro cabello, entre otras propiedades; minerales como el fósforo, el magnesio y el calcio; y una cantidad moderada de fibra. Pero todas esta propiedades saludables de la cerveza benefician nuestro organismo "siempre y cuando sigamos una alimentación sana y equilibrada", recuerda el especialista.

Recuperación después del ejercicio

Todas esta ventajas saludables son "especialmente buenas para el deportista de alta competición". En primer lugar, su gran capacidad antioxidante favorece la recuperación de los nutrientes que ha perdido el organismo, sobre todo después de una gran agresión y estrés físico propio de los deportistas de élite. Este grupo de personas necesita "una gran cantidad de alimentos antioxidantes como frutas y hortalizas, donde la cerveza sin alcohol se perfila como un excelente complemento más".

Por otro lado, después de un ejercicio físico, el organismo también ha sufrido una gran pérdida de agua, por lo que el consumo de cerveza sin alcohol, es una manera más de recuperar la hidratación que necesitamos "para seguir funcionando", añade este especialista.

Para las personas no tan deportistas también "está especialmente recomendada esta bebida". En palabras del doctor Román, "el estrés y las preocupaciones diarias también suponen un gran desgaste para todo individuo que hace imprescindible complementar con una dieta cuidada con una bebida antioxidante, refrescante e hidratante que, además, nos puede ayudar a prevenir numerosas patologías". En este sentido, diversos estudios científicos han demostrado que también puede contribuir a una mejora cardiosaludable de nuestro organismo.

Concretamente un estudio en Checoslovaquia y en Austria (cuya bebida nacional es la cerveza) ha comprobado que los bebedores moderados -una o dos cervezas al día sin otra fuente de alcohol- tienen mayor salud cardiovascular que los abstemios. En este sentido, su consumo en esta población ha demostrado "un efecto protector contra el colesterol malo de los vasos sanguíneos".

¿Existe la barriga cervezera?

El doctor Jesús Román desmiente que el mito de la barriga cervecera, aquel que atribuye a esta bebida la culpabilidad de esos centímetros de más de un gran porcentaje de los hombres adultos especialmente sedentarios, sea cierto.

"La cerveza es la bebida alcohólica con menor graduación, lo que aporta un aporte calórico muy bajo" (una 90 calorías por caña, igual que un zumo de naranja). Y es que, "no engorda la cerveza, si no las tapas que comemos y la falta de ejercicio físico, responsables de la grasa abdominal". Por ello, "nos tendríamos que tomar más de tres litros de cerveza para hablar de un exceso calórico con riesgo de obesidad", concluye este especialista.

Frente a todas estas virtudes para nuestra salud, el especialista vuelve a recordar la importancia del consumo responsable de esta bebida, siempre asociado a un estilo de vida saludable, donde no falte el ejercicio físico regular y una buena cantidad de fruta, verdura, legumbres y pescado, los alimentos reyes de la Dieta Mediterránea.


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Lunes, 20 de octubre

    BUSCAR

    Los mejores videos

    Síguenos

    Hemeroteca

    Octubre 2014
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
      12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    2728293031  

    Sindicación