Un país a la deriva

Silencios clamorosos de miserables.

15.04.19 | 12:37. Archivado en Política Nacional

PEDRO SÁNCHEZ NO CONDENA LA VIOLENCIA CONTRA LOS ACTOS DE CAMPAÑA DE C’S Y VOX EN EL PAÍS VASCO Y CATALUÑA. PABLO IGLESIAS BIEN RECIBIDO EN EIBAR.

Yo ya he dejado patente en mis escritos la repulsa extrema que me produce como persona y como político Pedro Sánchez Pérez-Castejón (aún sigo sin entender la vanidad de los españoles en alargar su nombre con apellidos compuestos que suenan mejor que los comunes Pérez, Gómez, Martínez, etc.). Pero es que cada día me convenzo más de que estamos ante un sujeto muy peligroso para la estabilidad y el futuro de España. Y no dudo en calificarle como el principal enemigo de la debil democracia en nuestro país. Pero toda la culpa de que este sujeto haya llegado a consumar casi todas sus ambiciones la tiene su propio partido, el PSOE, que se ha hecho cómplice de la deriva radical que ha impuesto junto a sus afines hacia la izquierda más extrema, revanchista y frentista desde la época de la segunda república en España. Un PSOE que repite errores del pasado y ha buscado el apoyo de los comunistas más radicales con Pablo Iglesias y UNID@S PODEMOS y de los enemigos de España los nacionalistas mercenarios del PNV, los proetarras de EH-BILDU y los golpistas catalanes de ERC y PDeCAT.

Pedro Sánchez calla y no censura los actos de auténtica “kale borroka” de intimidación y acoso a los partidos democráticos que han sufrido en los pasados días los representantes del PP, CIUDADANOS y de VOX en sus actos de campaña en El País Vasco y Cataluña. Y algunos otros miserables incluso los justifican diciendo que “vienen aquí a provocar”. O sea, que ejercer la libertad de opinión en esas partes de España es una provocación que debe recibir una respuesta violenta. Y desde luego que han sido muestras claras de la violencia que grupos abertzales e independentistas suelen usar para amedrentar y silenciar a sus sociedades y a quienes se atreven a no comulgar con sus ideas. Y es bien conocido que quien calla, otorga, es decir que aprueba el punto de vista del que, como en este caso, ejerce la violencia ante el atrevimiento de ejercer un derecho constitucional como es el de la libertad de expresión.

Lo miserable en este caso de la actitud de Pedro Sánchez es precisamente este clamoroso silencio que no tiene ninguna justificación posible, aunque sí se comprende en ese intento de “no molestar” a sus actuales y posibles futuros socios necesarios para la gobernabilidad si puede repetir las alianzas que le auparon en la moción de censura. Una estrategia recomendada por su gurú mercenario, Iván Redondo, de hacer una campaña de ocultación de los temas inconvenientes y mostrar una actitud “presidencial”, es decir esa del pavoneo y pose de estadista que lleva impostando desde que accedió al cargo de Presidente del Gobierno de España. La imagen del ejecutivo triunfador en el Falcon oficial en actitud distendida con esas gafas de sol estudiando documentos. O la misma displicencia y presunción paleta que la que le puso en ridículo en la recepción oficial de los Reyes en el Palacio de Oriente.

Lo malo es que al PSOE le pasa lo que a PODEMOS, son esa izquierda acomplejada que en cuanto tiene el poder quiere imitar y superar a los que señala como “poderosos”, el gran capital. Y por eso su afán es el de mostrarse como triunfadores y rodearse del mismo lujo y patrimonio que esos poderosos. Lo esperpéntico es que lo hacen de forma paleta, sin ningún estilo, porque también se cumple aquello de que “aunque la mona se vista de seda, mona se queda” y que los modales y el saber estar se aprenden en casa. Aunque lo peor viene cuando además en su orgullo se creen con derecho a todo en una especie de búsqueda del desquite de años de sentirse acomplejados. Será por eso por lo que desde que cogieron el poder en los primeros años de la democracia, usaron y abusaron de sus cargos, con aquello de “el dinero público no es de nadie”.
Pedro Sánchez sigue en su campaña de ocultación y silencio. Lo mismo que aplica a todo lo que tiene que ver con sus gastos en viajes disfrazados de oficiales como el que realizó a Benicassim para ver un concierto de rock acompañado de su esposa, que también se ha convertido en “asunto de Estado” y le rodea la misma ocultación y silencio, sobre todo al filtrarse ciertos gastos personales y tras el escándalo de su alucinante fichaje por una prestigiosa Institución empresarial. Y esa es la prepotencia y cinismo a los que antes me refería en todo lo que rodea a esta pareja. Y es que en esta nueva izquierda del lujo y boato la pareja del “macho alfa” ha adquirido una relevancia impensable y solo comparable al papel que, por ejemplo, gozan las esposas de los presidentes de los USA. Curiosa forma de entender el feminismo como "la esposa de..." en un papel absolutamente subordinado.

Pedro Sánchez calla y no condena esta expresión de violencia porque eso le lleva a entrar en el debate de lo que sucede en Cataluña y en El País Vasco y Navarra donde la ETA no necesita matar porque ha logrado su objetivo político y ya no encuentra oposición, sino una confluencia de intereses que le he permitido hacerse con el poder en la mayoría de los municipios, violando impunemente la ley e imponiendo el miedo a los pocos que aún se oponen a ser silenciados. La ETA ya no mata, pero excluye, acorrala y las señala con su diana haciéndoles la vida imposible. Ejemplos como el de Alsasua o Rentería son solo una pequeña muestra de hasta dónde la sociedad vasca y navarra está podrida. Los verdugos someten a sus víctimas con la complicidad y cobardía de un nacionalismo hipócrita que se dice moderado. Y a todo eso Pedro Sánchez calla y otorga convirtiéndose en parte del problema y no en quien está obligado ética, política y legalmente por su cargo como Presidente del Gobierno de España a condenarlo y perseguirlo.

Y mientras tanto, Pablo Iglesias, fiel socio y camarada de los proetarras, se dedica a compadrear y lanzar su mensaje de solidaridad con las pretensiones del “pueblo vasco” en mítines sin escraches ni acosos, como el celebrado ayer mismo en Éibar. Tampoco ha condenado la violencia de estos días y es de los que asienten cuando se dice que “es que van a provocar”. Nada que pueda extrañar en quien asesoró, ignoro si lo sigue haciendo, a un régimen totalitario bolivariano como el de Hugo Chávez y aspira a gobernar en España solo o en coalición con el PSOE e imponer lo que ha llevado a Venezuela al fracaso y a la miseria de su gente mientras se han enriquecido los sátrapas que les gobiernan. Un silencio que demuestra el talante antidemocrático de quien justifica la violencia poniendo como atenuante el rechazo a la ideología que califica falsamente de extremista de las que llama “las tres derechas” y que su pareja la calificó como “el trío trifálico” en una expresión muy desafortunada típica de un feminismo radical irracional y maleducado.

Pedro Sánchez esconde su verdadera cara bajo un disfraz de falso moderado. Pedro Sánchez es un radical de izquierdas tanto o más que su socio Pablo Iglesias y tiene los mismos tics de aires de grandeza. A nadie puede engañar, salvo que quiera ser engañado, pero parece que mis conciudadanos son incapaces de ver la podredumbre que se esconde bajo la apariencia de un hombre de talante moderado y de ademanes calmados. Lamentarán comprobarlo cuando ya no haya vuelta atrás, si puede optar a reeditar su pacto con el resto de los enemigos de España. Y digo el resto porque Pedro Sánchez ya forma parte de ellos desde su reunión en Pedralbes. Lo que en ningún caso podrán aducir mis conciudadanos es que no se les haya advertido. ¿O se creen que por votarle se van a librar de sufrir las consecuencias de ver a los golpistas en libertad o de ser esquilmados por los impuestos que van a imponernos para pagar esta fiesta de los viernes sociales y lo que queda de aumento descontrolado del gasto?

Se puede ser de la ideología que se quiera, pero lo que no se puede ser tan iluso o tan imbécil como para atarse uno mismo a las cadenas para arrastrar la enorme piedra de carga fiscal que nos van a colgar. Y aquí nadie se va a librar enseñando el carné de afiliado.

¡¡¡VOTAR PSOE ES VOTAR A LOS GOLPISTAS Y LOS ENEMIGOS DE ESPAÑA!!!

¡Que pasen si pueden y su conciencia se lo permite un buen día!


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Sábado, 20 de abril

    BUSCAR

    Editado por

    • Vicente A. C. M. Vicente A. C. M.

    Hemeroteca

    Abril 2019
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    2930