Un país a la deriva

El cambio de horario vuelve como el turrón en Navidad.

23.03.19 | 11:04. Archivado en Política Nacional

LA COMISIÓN DE EXPERTOS TRAS MESES DE SESUDAS DELIBERACIONES NO SE PONE DE ACUERDO Y DEJA LAS COSAS COMO ESTÁN.

Siempre se ha dicho en política que, si quieres que algo no se resuelva nunca, crea una comisión de expertos. Pues ahora se ha vuelto a cumplir y la comisión creada por el Gobierno de Pedro Sánchez ha terminado sin acuerdo y se dejan las cosas tal como están, y eso tres meses más tarde del plazo dado por el Gobierno para las conclusiones. Resulta que España tras la victoria del régimen militar de Franco, y recién comenzada la segunda guerra mundial, a pesar de que oficialmente se declaró “neutral”, se alineó apuntándose al huso horario de centro Europa, es decir al vigente en Alemania una hora adelantada respecto al meridiano de Greenwich. Esto nos ha llevado durante decenios a estar 1 hora adelantados al horario que nos debería aplicar, que no es otro que el del susodicho meridiano que atraviesa Londres y que virtualmente pasa por la población de Tortosa en Tarragona. Y claro, no contentos con eso, con la crisis mundial del petróleo en los años setenta del pasado siglo, con el objetivo de un supuesto ahorro energético por aprovechar el mayor número de horas diurnas en el hemisferio norte en Primavera y Verano, -por aquello de la inclinación del eje terrestre durante el movimiento de traslación alrededor del sol-, se consensuó adelantar una hora el huso horario y volverlo a retrasar siete meses más tarde.

Este cambio que parece una nimiedad, basado en un supuesto ahorro energético, se ha demostrado ser lo que comúnmente se conoce como “el chocolate del loro”. Es decir las supuestas ventajas de ahorro no lo son tanto como se esperaba y los inconvenientes sin embargo sí que lo son desde todos los puntos de vista social y técnológico. El que más nos afecta es, por supuesto, el personal en ese mini desajuste que suele ser característico en los vuelos de avión de largo recorrido que cruce varios meridianos en uno u otro sentido. Lo que se suele llamar como “jet lag” o síndrome del cambio rápido de zona horaria. Un desajuste en nuestro reloj interno que regula nuestro cuerpo y marca nuestras horas de actividad, alimentación y descanso. Un desajuste que dependiendo de las personas necesita un periodo de adaptación variable para volver a la normalidad, hasta una semana suele ser lo habitual.

Pero también hay un problema en el orden tecnológico que afecta a toda la industria y servicios de actividad ininterrumpida en la que estos desajustes conllevan una serie de medidas que contrarresten la hora de menos y a los siete meses la hora de más. Los ciudadanos no nos percatamos de esto porque no notamos ningún cambio en ese aspecto, pero este existe y la seguridad de todos depende de que el cambio se realice correcta y sincronizadamente. Un ejemplo es para las unidades de generación eléctrica, y de modo especial en las que usan combustible nuclear a la hora de reajustar en los protocolos de control de parámetros de todo tipo, incluida la generación de potencia a la red nacional, que tengan en cuenta este “salto” horario para el cómputo horario que además es el que se factura. Otro ejemplo de incidencia es en el sector de la aviación, donde se trata de minimizar el impacto aprovechando los huecos nocturnos de baja intensidad de tráfico aéreo. Y por supuesto en aquellas industrias que no cesan en su producción fabril o en hospitales con las gentes a turnos.

Sin embargo, si disponemos de relojes digitales y otros equipos electrónicos como los ordenadores, tablets y teléfonos Smart, estos ya incluyen programas que automáticamente realizan el cambio horario en las fechas fijadas por el acuerdo internacional, la madrugada del último sábado a domingo de los meses de marzo y octubre. El tema de los años bisiestos también está considerado en el cambio en ese calendario de casi cien años que estos equipos llevan en su software. Pero nuestro cuerpo no es una máquina y se resiente forzado a modificar su reloj interno biológico por una cuestión populista y demagógica que no tiene ninguna justificación social ni económica.

Si ya es una incongruencia seguir estando en el huso horario de Alemania, el cambio horario es otra decisión que no se debería aplicar más. Estoy convencido de que esa Comisión de expertos habrá estirado el chicle de las reuniones para dar la impresión de que estaban analizando el asunto de modo profundo y desde todos sus ángulos posibles. Pero la conclusión de no hacer nada y mantener este suplicio a la población es totalmente inaceptable y sin justificación, al menos en España, donde además seguimos con ese capricho del régimen de Franco que extraña que este PSOE, tan sensible con la Ley de Memoria Histórica y el tema de la exhumación de los restos del dictador, siga asumiendo esa aberración horaria y perjudicando a todos los españoles.

Como siempre, se cumple lo de “Spain is different” y veremos cómo el próximo lunes primero de abril (que el régimen conmemoraba como el día de la victoria) volverá a ser la victoria de la insensatez y los trabajadores que se levanten a primera hora verán cómo amanece como en pleno enero y anochece más tarde, dando la sensación de que el día se eterniza. Una percepción que suele sentirse mucho más en el inicio del verano a finales del mes de junio y primeros de julio o cuando se viaja a países del norte de Europa como Dinamarca o los países bálticos que ven como las horas de luz diurna triplican a las horas nocturnas, o como en el territorio circumpolar del norte del paralelo 70º el sol nunca se llega a ocultar en el horizonte. Toda una experiencia que obliga al cuerpo a adaptarse a algo antinatural y buscar la oscuridad para poder descansar lo que nescesita biológicamente. Para estas personas, lo del cambio horario no es sino un ligero inconveniente más que añadir a su extraña situación. Pero es que la mayoría de la población europea nos concentramos entre el paralelo 40º y 70º.

Lo que parece claro es que estos supuestos “expertos” no han hecho bien su trabajo, salvo que se considere que dejar las cosas como están, en plan Mariano Rajoy, sin siquiera recomendar el cambio de huso horario previo al régimen de Franco, sea todo un éxito y una labor concienzuda de análisis técnico y social. Y es verdad que los españoles parecemos aguantar todo y que nos resignamos. Pero eso creo que no es verdad y que la Historia ha demostrado que precisamente el pueblo español no se resigna a que le marquen el paso y le tomen por “el pito del sereno” (un dicho que descubre mi avanzada edad al mencionar esta figura que hace décadas que desapareció de nuestra vida cotidiana en pequeñas ciudades de provincia).

Debemos rebelarnos ante este sinsentido que solo nos causa malestar e inconvenientes físicos y psicológicos. Los españoles, incluidos los canarios que se encuentran aún más al oeste, deberíamos regirnos por nuestro meridiano y por supuesto dejar de aplicar ese cambio de horario que no tiene ninguna justificación. Eso nos llevaría a tener la misma hora que en el Reino Unido y Portugal, y por supuesto las Canarias mantendrán su singularidad restándole otra hora por razón de su ubicación. Esta decisión no depende de Bruselas, sino solo de España y no existe excusa para no haberla adoptado ya con independencia del tema del cambio global. Por cierto, el famoso Comité se compuso con trece expertos de los cuales nueve eran mujeres y cuatro hombres. Aquí parece que no importaba el tema demagógico de la paridad. Pero el resultado ha sido el mismo de cualquier Comisión con otro reparto diferent: el rotundo y estrepitoso fracaso en la misión encomendada al no haberse puesto de acuerdo tras esos seis meses de reuniones y debates.

¡¡¡VOTAR PSOE ES VOTAR A LOS GOLPISTAS Y ENEMIGOS DE ESPAÑA!!!

¡Que pasen si pueden y su conciencia se lo permite un buen día!

P.D.: ¡Menos exhumaciones y más resoluciones!


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Vicente A.C.M. 23.03.19 | 18:40

    Luis F., le agradezco su aclaración. Ya sabe, en mi época que no había GPS, lo que me quedó del estudio de Geografía fue que el meriadiano pasaba como población más importante por Tortosa, que efectivamente se encuentra a 30 minutos este del meridiano que marca el mucho más preciso GPS. Y sí, la verdad es que prefiero quedarme con la antigua definición mucho más comprensible y no como un arco en una autovía. Al fin y al cabo es un tema de consensos entre científicos como lo de los polos norte y sur. Son convencionalismos. Saludos cordiales

  • Comentario por Luis F. Mateos 23.03.19 | 18:16

    Le aconsejo que mire un mapa para ver por dónde pasa (vitrtualmente) el meridiano 0, desde luego no por Tortosa.
    Si viaja por la autopista AP 2 de Zaragoza a Barcelona,cruzará bajo un arco que indica por dónde pasa, a poca distancia de Caspe.

Lunes, 22 de abril

BUSCAR

Editado por

  • Vicente A. C. M. Vicente A. C. M.

Hemeroteca

Abril 2019
LMXJVSD
<<  <   >  >>
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930