Un país a la deriva

Las "carmenadas" de Carmen Calvo.

09.03.19 | 11:27. Archivado en Política Nacional

CARMEN CALVO, CATEDRÁTICA DE DERECHO CONSTITUCIONAL, SE QUEJA AHORA DE LA REDACCIÓN DEL TEMA DE IGUALDAD EN LA CONSTITUCIÓN DE ESPAÑA.

Lo de esta mujer es de aurora boreal. Esta es aquella que dijo sin ningún pudor que el dinero público no era de nadie. La misma que no duda en lanzar soflamas contra la oposición aprovechando el púlpito de las ruedas de prensa tras el Consejo de Ministros. Una mujer que obtuvo la cátedra en Derecho Constitucional. Y esa mujer es la que en un debate sobre el día de la mujer en la cadena de radio SER, de afinidad netamente socialista, declara que “Nuestra Constitución no recoge la igualdad entre hombres y mujeres como lo hacen otras constituciones. Esto es injusto y poco democrático en el siglo XXI”. Una aseveración que esconde una enorme falsedad y una medio verdad. La falsedad es que nuestra Constitución, como ya he recordado muchas veces en mis escritos, recoge perfectamente el tema de la igualdad de derechos y deberes de todos los españoles. Y cuando digo “todos” es un plural inclusivo en el que también se refiere a “todas” las españolas. Porque hasta ahora, en el castellano, los plurales genéricos, que no de género, se forman con el del género masculino, sin necesidad de reiteración para nombrar también el plural del género femenino.

Ayer mismo ya incluí lo que dice el Artículo 14 de nuestra Constitución, que no hace distinción y se refiere a los españoles, hombres y mujeres, o mejor decir varones y hembras, a la hora de hacerlos sujetos de derechos y deberes constitucionales ante la Ley. Vuelvo a mencionar aquí el texto que dice: “Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social”. Creo que es una redacción óptima en cuanto a que no precisa de ninguna matización ni acudir al detalle para que se entienda que aplica a todos y cada uno de los ciudadanos (y ciudadanas) con capacidad legal reconocida.

Y lo malo es que Carmen Calvo lo sabe, pero su feminismo radical le lleva al esperpento de querer imponer un lenguaje “inclusivo” y reiterativo que la Real Academia de la Lengua Española no considera necesario. Un absurdo que nos obligaría a hablar de forma calderoniana y petulante, como pasa en los discursos de quienes quieren sentar cátedra del ridículo pedante repitiendo hasta el aburrimiento los plurales masculinos y femeninos cuando se refiern a un grupo hetereogeneo de ciudadanos (hombres y mujeres). La imposición de la particularización del género en el habla es un retroceso lingüístico y una complicación innecesaria. Son ganas de hacer una montaña de un grano de arena y abrir un debate que no existe a nivel de calle. Son ganas de sacar las cosas de contexto y de querer domar el habla normal de la gente a base de un machacón adoctrinamiento sexista por pura demagogia y búsqueda de enfrentamiento entre géneros.

Y ya puestos, ¿Qué dicen el resto de Las constituciones de países democráticos de nuestro entorno? Bien es sabido que nuestra Constitución de 1978 tuvo como referencia principal la Constitución de la República Federal de Alemania, la de Bonn, previa a la unificación territorial con la República Democrática de Alemania del este, momento en que fue revisada y adaptada para incluir a los nuevos Länders (Estados federados) y más de 16 millones de alemanes. La Constitución alemana actual vigente y revisada contempla el tema de la igualdad de forma muy diferente a la de su redacción inicial, ya que solo se refería a los “hombres” alemanes como sujetos de los derechos y deberes. Era una redacción donde cabía suponer supuestos, pero inexistentes, tics machistas. Así que en cuanto al tema de la igualdad ahora recoge lo siguiente:

Artículo 3.0.
1. Todos los hombres son iguales ante la ley.
2. El hombre y la mujer gozan de los mismos derechos. El Estado promoverá la realización efectiva de la igualdad de derechos de las mujeres y los hombres e impulsará la eliminación de las desventajas existentes.
3. Nadie podrá ser perjudicado ni favorecido a causa de su sexo, su ascendencia, su raza, su idioma, su patria y su origen, sus creencias y sus concepciones religiosas o políticas. Nadie podrá ser perjudicado a causa de un impedimento físico.
”. Mantiene el punto 1 sin añadir lo de "y mujeres".

La Constitución de Francia de 1958, revisada en 2008 indica lo siguiente:

ARTÍCULO 1. Francia es una República indivisible, laica, democrática y social que garantiza la igualdad ante la ley de todos los ciudadanos sin distinción de origen, raza o religión y que respeta todas las creencias. Su organización es descentralizada.
La ley favorecerá el igual acceso de las mujeres y los hombres a los mandatos electorales y cargos electivos, así como a las responsabilidades profesionales y sociales.

En Italia la Constitución de 1948 revisada y actualizada indica lo siguiente:

Art. 3
Todos los ciudadanos tendrán la misma dignidad social y serán iguales ante la ley, sin distinción de sexo, raza, lengua, religión, opiniones políticas ni circunstancias personales y sociales. Constituye obligación de la República suprimir los obstáculos de orden económico y social que, limitando de hecho la libertad y la igualdad de los ciudadanos, impiden el pleno desarrollo de la persona humana y la participación efectiva de todos los trabajadores en la organización política, económica y social del país.

En Portugal su Constitución de 1976 reformada y actualizada en 2005 indica lo siguiente:

Artículo 13
Principio de igualdad.
1. Todos los ciudadanos tendrán la misma dignidad social y serán iguales ante la ley.
2. Nadie podrá ser privilegiado, beneficiado, perjudicado, privado de algún derecho o eximido de algún deber por razón de ascendencia, sexo, raza, lengua, territorio de origen, religión, convicciones políticas o ideológicas, educación, situación económica, circunstancias sociales u orientación sexual.

Como habrán podido comprobar, solo Alemania se ha visto obligada a matizar, -ya que en su origen se refería solo a “los hombres”, en modo genérico como cuando se decía “el hombre” al referirse alegóricamente como representante de la raza humana-, y añadir un texto en el que se refiere también a las mujeres. En las demás constituciones se mantiene un genérico con referencias a “los ciudadanos” que implícitamente incluye igualmente a “las ciudadanas”. Tal es así que la Constitución de España se refiere al Rey y no contempla a la futura Reina que está ahora encarnada en la persona de la Princesa de Asturias Dª Leonor de Borbón y Ortiz. Es más, si hubiera tenido un hermano varón, éste hubiera sido el heredero legítimo ya que la Constitución aún recoge que: “La Corona de España es hereditaria en los sucesores de S. M. Don Juan Carlos I de Borbón, legítimo heredero de la dinastía histórica. La sucesión en el trono seguirá el orden regular de primogenitura y representación, siendo preferida siempre la línea anterior a las posteriores; en la misma línea, el grado más próximo al más remoto; en el mismo grado, el varón a la mujer, y en el mismo sexo, la persona de más edad a la de menos”. ¿No es eso una discriminación sexista de mayor calado?

Por supuesto que la Constitución puede y debe revisarse en muchos aspectos, pero no por pura carga ideológica que quiere ver discriminación en lo que no es sino un uso normal del lenguaje que trata de simplificar el habla mediante conceptos genéricos sin carga sexista intencionada alguna, sino solo fruto de los usos y costumbres del lenguaje normal. Carmen Calvo quiere imponer su peculiar visión del lenguaje como forma de reivindicación de un feminismo beligerante y frentista. Ya se sabe que el lenguaje es algo vivo en una sociedad y que hay cosas que permanecen y se consolidan y otras muchas que no pasan de ser simples modas pasajeras y efímeras. El lenguaje inclusivo es una moda practicada por una casta política de auténticos demagogos y oportunistas y no creo que termine por consolidarse, para bien de nuestros oídos y nuestra salud mental. Un partido que se llama CIUDADANOS ¿discrimina por ello a las mujeres? Es simplemente una memez pensarlo.

¡¡¡UNIDAS PODEMOS Y PSOE FEMINISMO RADICAL HOMÓFOBO!!!

¡Que pasen si pueden y su conciencia se lo permite un buen día!


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Jueves, 20 de junio

    BUSCAR

    Editado por

    • Vicente A. C. M. Vicente A. C. M.

    Hemeroteca

    Abril 2019
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    2930