Un país a la deriva

El futuro de la Corona.

16.10.18 | 17:26. Archivado en Política Nacional

UNA REINA DE IZQUIERDAS CONSEGUIRÁ QUE SE INSTAURE LA III REPÚBLICA.


Todavía colean las “anécdotas” de la recepción de los Reyes en el Palacio Real con ese supuesto malentendido de protocolo que hizo quedar como un patán a Pedro Sánchez y su esposa. La noticia la publicó el diario digital dirigido por Alfonso Rojo, Periodista Digital y en ella se hace referencia a fuentes próximas a Palacio, en las que refieren hasta dos desprecios de la reina Dª Letizia de evitar coincidir con el Presidente del PP, Pablo Casado, en los corrillos del aperitivo que se sirvió en la sala contigua a la de la recepción. Una actitud digamos poco elegante pero que demuestra bien a las claras las preferencias políticas de Dª Letizia. Y es que no hay como ser muy rico para simpatizar con las izquierdas y mostrarse “pijiprogre”. Y la verdad es que con ese tipo de desplantes y otros peores a los que nos tiene acostumbrados, conseguirá que la opinión pública se plantee seriamente lo de renunciar a esta Monarquía impuesta, anacrónica y esencialmente antidemocrática por su herencia dinástica y exigir que se instaure la III República.

A este paso, esta asturiana periodista y divorciada de un pasado que, por mucho que se empeñe, no puede borrar ni apelar al derecho al olvido y del que cada día se conoce algún detalle escabroso, acabará por hundir una Institución como la Monarquía que lleva siglos incrustada en la vida española. Y es que cada uno puede tener sus filias y fobias de todo tipo, incluidas las políticas, pero es que precisamente como reina consorte y esposa del Jefe del Estado, debe mantener, al menos aparentemente, una actitud de exquisita neutralidad política. Y hablando se simpatías, alguien debería recordarle las numerosas declaraciones de los principales líderes de esas izquierdas. Por ejemplo, las de Pablo Iglesias hace escasamente un día que dijo “Al Rey de España no lo ha elegido nadie. La extrema derecha últimamente sabe mucho de protocolos. Menos patriotismo de protocolo y más patriotismo de las cosas de comer. Ese patriotismo se llama república”, a la par que presentaba en el Congreso un Proyecto no de ley para que el CIS vuelva a incluir preguntas sobre el rey y conocer la opinión de los españoles sobre la Corona.

Por otro lado, Juan Carlos Monedero y el exJemad Julio Rodríguez se han dedicado a la crítica más feroz contra la Monarquía en una charla coloquio en el Instituto 25 de mayo celebrada el mismo 12 de octubre. Monedero se explayó en la historia y citó unas palabras de Charles-Maurice de Talleyrand-Périgord, Ministro de Exteriores francés que dijo refiriéndose a las Monarquías que “Es costumbre monárquica el robar, pero los borbones exageran”. A continuación avisó del papel de PODEMOS comparándolo con el que se hizo en la II República las fuerzas del Frente Popular “no os extrañe el ataque virulento que ha tenido Podemos de los poderes fácticos que se explica en la medida de que estamos haciendo exactamente lo mismo que hizo la República en 1931” y lo explicitó en “romper el bipartidismo, que se reparte de manera ilegal, ilegítima y tramposa el poder; romper el centralismo y romper la Monarquía, que era el tapón que hacía de cierre al resto de elementos”.

Por otra parte, debería preocuparse por el futuro de la Corona cuando hay partidos como el PSOE, que dice defender la Constitución, pero que abiertamente pide una revisión de esta y reconoce la existencia de una “España plurinacional” con diferentes pueblos y promueve la creación de un Estado Federal que incluya a esos otros Estados, cuya federación está por ver. Y aparte de eso, tenemos a los partidos nacionalistas vascos y catalanes y en menor medida los de Galicia y Baleares o Canarias, cada uno con su propia reclamación de independencia. Una reclamación que en el caso de Cataluña ya se ha producido al menos en dos ocasiones en las que el Estado, es decir el Gobierno de España tuvo que intervenir para sofocar la rebelión del Gobierno de la Generalidad, detener a los responsables y juzgarles por sus delitos. La última fue justo ahora hace un año cuando el Parlamento autonómico de Cataluña aprobó la declaración unilateral de independencia en aquella vergonzosa sesión del 27 de octubre.

Así que esos “postureos” y tics de desprecio palaciego hacia los únicos que parecen querer defender esta vetusta y rancia Institución que es la Monarquía, se aprecia como una torpeza sublime. Y no digo yo que la Monarquía no se encuentre ya disfrutando de ese tiempo añadido, en una prórroga que presumiblemente no cambie el resultado final, que no es otro que relegarla a un papel meramente simbólico y separarla de la Jefatura del Estado. Un encaje difícil que podría terminar por no aplicarse y decidir por reinstaurar la III República y su estructura suprimiendo la Monarquía y sustituyendo la Jefatura del Estado con reminiscencias franquistas por la de la Presidencia de la República. Porque lo que es innegable es que un sistema democrático se basa en la libre elección de los ciudadanos de sus representantes y hay que descartar el que un cargo de la responsabilidad de la Jefatura del Estado se decida por la naturaleza en una sucesión dinástica aleatoria. Es ilógico y profundamente antidemocrático.

Y este debate se acentúa porque precisamente todo lo relacionado con la Monarquía y lo que rodea a la Jefatura del Estado se mira con lupa y con actitud crítica. Y no contribuyen a mostrar una imagen tranquilizadora las actitudes de prepotencia, soberbia y aireamiento público de las cuitas y rencillas familiares, ni tampoco los casos de comportamientos nada ejemplares como safaris de cacería o participación en negocios de dudosa legalidad. Ni tampoco interpretar la Institución como un trabajo a tiempo parcial y como un contrato laboral donde los derechos personales se equiparan a los deberes institucionales. No se puede ser Rey o Reina a tiempo parcial, porque tampoco lo puede ser el Jefe del Estado, ni el Presidente del Gobierno, ni la Presidencia de la Mesa del Congreso, etc. Se desempeña y ostenta el cargo las 24 horas del día y se está a plena disponibilidad.

Y las dudas surgen en algunos medios y foros cuando el foco se pone en la que es la Princesa de Asturias, Dª Leonor. Lo primero es que la Constitución sigue contemplando la prevalencia del hombre sobre la mujer a efectos sucesorios y, aunque improbable, el nacimiento de un hijo varón pondría en serio compromiso a la Monarquía. Así que lo primero es reformar la Constitución de una vez y evitar el conflicto legal o asegurarse de que no habrá más descendencia. La otra duda proviene del análisis que los medios hacen sobre la personalidad de la heredera a la Corona y próxima Jefa del Estado. Una niña que apenas ha cumplido ya los 13 años y que empieza, como ya hizo su padre a su edad, a ir “cogiendo tablas” que le sirvan para acometer sus futuras responsabilidades institucionales. Y aquí entramos de lleno en la educación que debería recibir que no tiene por qué parecerse a la recibida por su padre que incluyó la formación militar y graduación en las diferentes Academias de los tres ejércitos. Y la verdad es que no me imagino a Dª Leonor subida al mástil del Juan Sebastián Elcano (si es que aún sigue en activo), ni pilotando un reactor en la academia de San Javier en Murcia. Una educación amplia, compleja e intensa en la que se pondrán a prueba las capacidades, aptitudes y actitudes de esta joven que no se diferencia, como ser humano, de otras jóvenes de su época, pero sí de su destino predeterminado desde que nació como heredera de la Corona de España.

Creo que a muchos se les puede pasar por la cabeza que puede ser el momento de replantearse aspectos de la Constitución como es este de la Jefatura del Estado y que se abra un debate sereno pero firme sobre la idoneidad de mantener este arcaico e irracional sistema de cohabitación entre una Institución esencialmente antidemocrática como es una Monarquía y un sistema de libertades y de democracia maduro acorde con los tiempos que vivimos.

Personalmente los que tienen la amabilidad de leer alguno de mis escritos ya saben que me declaro y soy profundamente republicano, pero que como todos, acato lo que la Constitución recoge, aunque ello no me impide criticar y discutir aquello que considero erróneo y fruto de una época y usos que ya no forman parte de nuestra vida.

Hoy, además de pedir como siempre la dimisión del Gobierno Okupa, y la convocatoria de elecciones generales ya, exijo a los partidos políticos un debate racional sobre la cuestión sobre la idoneidad de mantener la dualidad entre el Rey o la futura Reina de España y la Jefatura del Estado. En mi opinión ambas insituciones deben estar segregadas y la Jefatura del Estado, con las atribuciones que se le otorguen y el tiempo que se fije para su desempeño, debe ser sometida a la elección de los ciudadanos en unas elecciones específicas.

¡Que pasen si pueden y su conciencia se lo permite un buen día!


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Sábado, 16 de febrero

    BUSCAR

    Editado por

    • Vicente A. C. M. Vicente A. C. M.

    Hemeroteca

    Febrero 2019
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
        123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    25262728