Un país a la deriva

Sr. Sánchez. ¡Deje de enredar y váyase!

03.09.18 | 09:39. Archivado en Política Nacional

PEDRO SÁNCHEZ SE ATRINCHERA EN LA MONCLOA. LOS GOLPISTAS PREPARAN SU NUEVA HOJA DE RUTA CON MOVILIZACIONES Y DESOBEDIENCIA.

Estamos ya inmersos en lo que se viene en llamar un “otoño caliente” en el que en España confluyen situaciones que nos conducen a una peligrosa inestabilidad. Por un lado, tenemos a un Gobierno que sigo considerando “okupa” de la Moncloa por su empeño en mantenerse en el poder hasta agotar una legislatura que no le corresponde y querer imponernos su sectario programa de revanchismo en lo político y de suicidio en lo económico, cediendo a las presiones de la ultra izquierda radical de PODEMOS con el incremento generalizado de impuestos y el incumplimiento del techo de gasto. Por otro lado, y como consecuencia de la torpeza en acometer el problema de rebelión en Cataluña, tenemos a los golpistas confabulados para plantear una acción coordinada para la implantación de la República independiente, elevando el tono de sus exigencias y presentando al Estado un ultimátum sin descartar la violencia, aunque en sus discursos apelen a la serenidad, a la convivencia y a hacer las cosas “a la catalana”. Y eso asusta habiendo visto los antecedentes de los escraches y tumultos violentos previos a la declaración unilateral de independencia y las actitudes contra aquellos que se atreven a quitar sus símbolos.

Y lo peor es que este Gobierno presidido por un sectario, soberbio y ambicioso sujeto, sigue dispuesto a fomentar la crispación y el enfrentamiento en la sociedad española resucitando fantasmas de un pasado que fueron espantados con los difíciles consensos de la transición a la democracia culminados con la Constitución de 1978. Unos pactos que ahora esta izquierda radicalizada del PSOE de Pedro Sánchez considera invalidados aludiendo a que se vieron forzados a aceptarlos por la actitud vigilante e involucionista del régimen franquista. Por eso reclaman una revisión actualizada cuando ya no existen esos condicionantes. Porque querer mantener viva la mal llamada Memoria Histórica, es querer reescribir la Historia y amoldarla a la versión parcial y subjetiva de quien pretende cambiar una derrota vergonzante por una victoria póstuma sobre un fantasma que murió de muerte natural.

Un PSOE radicalizado y alejado de aquél que supo interpretar su papel relevante en esa transición a la democracia y que obtuvo la confianza mayoritaria del pueblo español, ante la fractura de una UCD nacida con una complicada misión de llevar a cabo una transición pacífica casi imposible, amenazada por los rescoldos de un régimen que se negaba a desaparecer. Y no contribuyó a esa labor de serenidad la actitud irracional de las fuerzas nacionalistas vascas con el auge de la ETA y los atentados al cuerpo militar intacto del régimen, que culminó con el intento involucionista del 23 de febrero de 1981. Un PSOE que vuelve ahora a reabrir heridas en un momento en que la Historia parece condenada a repetirse al acceder al poder con el apoyo de los enemigos de España, nacionalistas, proetarras, radicales de izquierda y golpistas separatistas catalanes.

Es inaceptable el que Pedro Sánchez quiera mantenerse numantinamente en el poder a sabiendas de que su acción de gobierno depende de esos apoyos bastardos por los que deberá pagar un alto precio para España . Es esperpéntico su empeño en querer aparentar una normalidad que no existe, ya que su programa de Gobierno no está legitimado por las urnas, y por tanto seria antidemocrático el que se quiera imponer, no ya buscando esos apoyos parlamentarios, sino vía Decreto Ley y cometiendo felonías como intentar anular a la otra gran Cámara parlamentaria que representa la soberanía nacional del pueblo español, que es el Senado. Una actitud que pone seriamente en duda el compromiso de Pedro Sánchez, el de este Gobierno plagado de sectarios como la Ministra Carmen Calvo, que intenta erigirse en intérprete de los españoles sobre la conveniencia de ir a elecciones generales; una Ministra de Justicia que niega la defensa a un juez del Tribunal Supremo acosado por los golpistas, y el de un PSOE que calla ante esta ristra de despropósitos.

Pedro Sánchez se ha atrincherado en la Moncloa de forma totalmente antidemocrática y pretende gobernar en connivencia con los enemigos de España aplicando políticas involucionistas que fueron las que nos llevaron a una crisis económica de la que aún nos estamos recuperando. Su plan de subida generalizada de impuestos, incluido el castigo al trabajo con la subida del IRPF, ampliando las tasas a los autónomos y a las grandes empresas creadoras de empleo, castigo al ahorro y a mantener e incrementar impuestos injustos como el de sucesiones y patrimonio al gravar varias veces el mismo bien desoyendo la normativa de la UE. Un socialismo alejado de la socialdemocracia con marcada influencia ultra comunista que antepone la hegemonía del Estado regulador sobre el libre mercado. Un programa que no ha sido avalado en las urnas y que carece de legitimidad.

Pedro Sánchez no es de fiar y no puede ser quien gestione el grave desafío independentista lanzado por los golpistas que siguen al mando del Gobierno y del Parlamento de la Generalidad. Sus desafortunadas reticencias a la aplicación de las medidas de intervención de la Comunidad Autónoma, le predisponen a mantener una actitud de ambigüedad inaceptable a la hora de defender la Constitución y la legalidad vigente. Con la unidad de España no se negocia, ni tampoco con la soberanía del pueblo español. Estamos en unos momentos cruciales donde los golpistas van a intensificar su campaña contra el Estado en todos los frentes. Para ello aprovecharán todas las efemérides de su particular calendario independentista comenzando por una declaración solemne con la nueva hoja de ruta hacia la implantación de la República de Cataluña, en un escenario tan singular como el Teatro Nacional (catalán por supuesto), muy apropiado por tratarse de una farsa interpretada por un payaso pelele como Torra.

Vienen días y semanas en las que se hará necesario plantar cara a este independentismo con rotundidad y con unidad de acción. Dos requisitos que hoy por hoy no se dan por el distanciamiento evidente de posiciones entre partidos que dicen defender la Constitución. Una debilidad agravada por la permanencia de un Gobierno que con tal de llegar al poder ha puesto en alto riesgo esa unidad de acción y se ha abierto a un diálogo imposible con quien si se sienta a una mesa de negociación, es solo para exigir una capitulación del Estado de Derecho, legitimando todas sus actuaciones bajo la ilegalidad de un referéndum declarado inconstitucional y forzar a un pacto de reconocimiento de la independencia de Cataluña. Vienen días y semanas en que habrá que no escatimar medios disuasorios para evitar el uso de estructuras de Estado y medios públicos del modo que los golpistas ya hicieron uso cuando perpetraron el golpe de Estado.

Pedro Sánchez no está dando signos de fortaleza ni determinación en la defensa del Estado de Derecho, ni siquiera cuando velada y tímidamente alude a una nueva intervención vía artículo 155 de la Constitución. Y esta imagen es aprovechada por los golpistas para reforzar su mensaje y su desafío. Hace un año se hablaba del choque de trenes, que finalmente quedó en la neutralización por parte del Estado de Derecho del golpe de Estado, el encausamiento y detención de los principales responsables, aunque con la torpea de convocar precipitadamente unas elecciones autonómicas que solo han servido para que los golpistas recuperen el poder y mantengan intacto el pulso separatista. Un error en el que no se debe caer por segunda vez.

Porque si es preciso habrá que intervenir la autonomía hasta garantizar que no pervivan partidos políticos que violan las leyes, desafían al Estado de Derecho y proclaman la independencia apelando a la desobediencia institucional y la rebeldía de los ciudadanos. Esos partidos no tienen cabida en el sistema democrático ni español ni en la UE.

Pedro Sánchez no está a la altura de lo que se espera de un Presidente de Gobierno comprometido con la democracia y cuya toma de posesión se suponía de mero trámite para devolver en el menor tiempo posible la palabra a los españoles en unas elecciones generales. Su empeño para permanecer en el poder a toda costa y cueste lo que cueste es inaceptable.

¡¡¡GOBIERNO OKUPA DIMISIÓN!!! ¡¡ELECCIONES GENERALES YA!!

¡Que pasen si pueden y su conciencia se lo permite un buen día! El otoño será caliente pero siempre se suele descolgar una gota fría que provoca fuertes inundaciones. Espero que una de ellas ahogue los objetivos de los golpistas.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Jueves, 20 de septiembre

    BUSCAR

    Editado por

    • Vicente A. C. M. Vicente A. C. M.

    Síguenos

    Hemeroteca

    Septiembre 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
         12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930