Un país a la deriva

Pedro Sácnhez perdido en su laberinto.

29.08.18 | 18:01. Archivado en Política Nacional

PEDRO SÁNCHEZ QUIERE QUE EL VALLE DE LOS CAÍDOS SEA AHORA UN CEMENTERIO Y NO UN SÍMBOLO DE LA RECONCILIACIÓN.


Lo de este hombre entra ya dentro del ámbito puramente psiquiátrico. No sé si será el cambio de hora producido por los viajes transatlánticos, o será por el mal de altura andino en esa fulgurante gira sudamericana para fortalecer los tradicionales lazos de amistad con los pueblos hermanos. Y tampoco sé por qué se dedica a hacer declaraciones “informales” en esos desplazamientos entre una y otra etapa. Pero el caso es que vuelve a entrar en contradicción, esta vez consigo mismo en un tema que ya no sabe qué hacer con él por su empeño en resucitar fantasmas del pasado, remover tumbas y abrir viejas heridas que hacía años deberían haber sido cicatrizadas por el bien de la concordia nacional. Pero no, Pedro Sánchez en su particular visión de sí mismo como líder de la izquierda socialista más rancia y ortodoxa, quiso revivir el clima de sectarismo y revanchismo que emprendió su antecesor en el cargo, José Luis Rodríguez Zapatero, pero con la diferencia de que el acceso de este fue a través de las urnas en unas elecciones generales y unos notables 164 escaños en las del 2004, -si bien contó con una revulsión electoral motivada por los atentados terroristas de Madrid en trenes de cercanías de RENFE - y otros 169 escaños en las del 2008, mientras que él lo ha sido a través de una sorpresiva moción de censura contando con solo 84 escaños y apoyada por los enemigos de España: ultraizquierda radical bolivariana, proterroristas de ETA, nacionalistas y golpistas.

Zapatero fue el primero en abrir la caja de Pandora con su revanchista ley de Memoria Histórica, que usó como pretexto hacer justicia a los represaliados y víctimas de la dictadura franquista, pero limitándola solo a la etapa de la dictadura y posteriores años y no a la Guerra Civil y años previos que fueron los detonantes para que se llegase al conflicto de enfrentamiento civil. Una ley que años más tarde sigue provocando situaciones de conflicto entre visiones diferentes de los hechos y personajes y la injusticia que conlleva el mirar solo hacia un lado y olvidar totalmente el otro en un afán de blanqueo y falseamiento de la Historia en plan negacionista, como es el acontecimiento de la muerte de unos cinco mil civiles en Paracuellos del Jarama, Madrid, por orden directa del comunista Santiago Carrillo, o los desmanes de las checas y grupos cuya cabeza política era Dolores Ibarruri, “la pasionaria”.

Y no cabe duda de que uno de los símbolos que esta izquierda ha considerado hirientes y vergonzantes de su derrota militar y política durante 40 años ha sido las famosas Cruces de los monumentos a los caídos que fueron erigidas en casi todas las principales capitales y ciudades de España y que una a una fueron eliminadas del paisaje urbano, como les pasó a los famosos carteles publicitarios con las figuras de Toros de la firma Osborne a lo largo de las famosas “carreteras nacionales”, que vertebraron España como hoy lo hacen las autovías y autopistas. Pero hay una cruz que ha pervivido a este desmantelamiento de todos los símbolos considerados "fascistas", y no por que no existieran, por parte de algunos, deseos de volarla por los aires, sino porque se encuentra bajo protección de la Iglesia en lo alto de lo que es una Basílica panteón donde reposan en nichos, la mayoría de forma anónima, restos de combatientes de ambos bandos de la guerra civil. Se trata del famoso monumento del Valle de los Caídos donde se encuentran además en lugar preferente en el Altar Mayor los restos del fundador de Falange, José Antonio Primo de Rivera, y los del dictador Francisco Franco. Y sí, es verdad que la presencia de esos restos fue la causa de que el lugar fuese un lugar de exaltación durante años de la dictadura y también de la transición a la democracia y considerado como lugar de peregrinaje de nostálgicos del régimen. Pero era evidente que eso decaería por el paso del tiempo y todo volvería a la normalidad, es decir al olvido generalizado por la sociedad española que como mucho solo siente curiosidad y más ahora que han puesto al monumento en los focos mediáticos.

Lo de dinamitar la Cruz y el conjunto de figuras que la rodean, como pretende hacer PODEMOS y los comunistas al más puro estilo talibán, es algo impensable mientras el conjunto siga estando sacralizado. La alternativa por la que optaron los revisionistas fue la de retirar los restos del dictador y entregárselos a la familia. Aunque el problema sigue siendo al tener que responder a la pregunta: ¿y ahora qué hacemos con esto? La respuesta es simple pero no es aceptada por los socios de Pedro Sánchez, ni por los talibanes de su partido que le exigen acciones drásticas desde dinamitarlo y devolver al estado original el paisaje de la sierra madrileña, hasta convertirlo en una especie de museo de la Memoria Histórica, que viendo los antecedentes sectarios en su aplicación sería otra nueva fuente de conflictos. Y eso sin mencionar la imposibilidad de identificar todos los restos de forma individual y entregárselos a las correspondientes familias, que de no existir obligaría a facilitar un nuevo enterramiento a cargo del Estado en una especie de cementerio de la guerra civil. Última ocurrencia de Pedro Sánchez para el monumento.

Y es que Pedro Sánchez, como ya pasó con su antecesor en el cargo, Zapatero, ha creado problemas donde no los había y todo por contentar a esa izquierda radical que quiere revisar la Historia y vencer tras 80 años al que fue su verdugo militarmente y le mandó al exilio forzado por intentar imponer por el terror una dictadura comunista a imagen de la soviética de Stalin. Los que ahora piden venganza y revancha, son jóvenes que solo conocen la Historia que les han contado de forma idealizada y no la que vivieron sus antepasados, algunos que incluso llegaron a participar activamente del bando vencedor. Porque se trató de una guerra civil en la que la fractura social llegó a muchas capas de la sociedad y por tanto de familias que se vieron inmersas en diferentes áreas de influencia de los bandos en contienda, los llamados nacionales y los que decían defender la República y la democracia (no serían ese el caso de los anarquistas ni de los comunistas cuyos intereses iban por otro lado).

No se puede luchar contra fantasmas y eso es lo que ha pretendido esta parte del PSOE de Zapatero y Pedro Sánchez en su afán revisionista sin sentido y en mantener vivos unos hechos que solo deberían movernos a la reflexión para evitar que se vuelvan a repetir. Pero admitiendo los propios errores y no intentando minimizarlos o ignorarlos, negando incluso su comisión. Eso es simplemente inútil porque las hemerotecas no han sido quemadas para borrar cualquier rastro o prueba, como seguro que intentaron hacer aquellos que se vieron perdidos y a punto de ser represaliados. Un hecho normal el que los asesinos quieran borrar las huellas de sus crímenes que les incriminan. Pero es que siempre se dejan huellas.

Así que la solución la tenía muy fácil Pedro Sánchez, y es la de dejar de remover criptas y que los muertos descansen en paz. Ya sé que fue frustrante no haber podido hacer justicia antes de la muerte natural del dictador. Tampoco lo fue en el caso de Pinochet, o de la junta militar de Argentina, o la de Fidel Castro y ahora su hermano Raúl, o la de Stalin, o.... Pero no es excusa para comportarse de este modo tan ilógico movido por un sentimiento de venganza póstuma sin ningún sentido ni valor. Es la hora de mirar al futuro y no volver la vista atrás de un pasado que todos hemos querido dejar apartado y solo aprender de él para mejorar en nuestra convivencia y no repetir los mismos errores.

Pedro Sánchez debería abandonar este irresponsable proyecto que resucita el guerracivilismo en un momento de crisis grave de identidad nacional donde los enemigos de España intentan aprovechar la debilidad del Estado para conseguir sus fines de independencia de sus territorios y la desmembracion de España como nación. mejor haría en devolver la voz a los españoles y dejar que elijamos qué proyecto de Gobierno queremos apoyar y no imponernos algo que no hemos votado.

¡¡¡GOBIERNO OKUPA DIMISIÓN!!! ¡¡ELECCIONES GENERALES YA!!

¡Que pasen si pueden y su conciencia se lo permite un buen día!


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Jueves, 20 de septiembre

    BUSCAR

    Editado por

    • Vicente A. C. M. Vicente A. C. M.

    Síguenos

    Hemeroteca

    Septiembre 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
         12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930