Un país a la deriva

Pedro Sácnhez perdido en su laberinto.

29.08.18 | 18:01. Archivado en Política Nacional

PEDRO SÁNCHEZ QUIERE QUE EL VALLE DE LOS CAÍDOS SEA AHORA UN CEMENTERIO Y NO UN SÍMBOLO DE LA RECONCILIACIÓN.


Lo de este hombre entra ya dentro del ámbito puramente psiquiátrico. No sé si será el cambio de hora producido por los viajes transatlánticos, o será por el mal de altura andino en esa fulgurante gira sudamericana para fortalecer los tradicionales lazos de amistad con los pueblos hermanos. Y tampoco sé por qué se dedica a hacer declaraciones “informales” en esos desplazamientos entre una y otra etapa. Pero el caso es que vuelve a entrar en contradicción, esta vez consigo mismo en un tema que ya no sabe qué hacer con él por su empeño en resucitar fantasmas del pasado, remover tumbas y abrir viejas heridas que hacía años deberían haber sido cicatrizadas por el bien de la concordia nacional. Pero no, Pedro Sánchez en su particular visión de sí mismo como líder de la izquierda socialista más rancia y ortodoxa, quiso revivir el clima de sectarismo y revanchismo que emprendió su antecesor en el cargo, José Luis Rodríguez Zapatero, pero con la diferencia de que el acceso de este fue a través de las urnas en unas elecciones generales y unos notables 164 escaños en las del 2004, -si bien contó con una revulsión electoral motivada por los atentados terroristas de Madrid en trenes de cercanías de RENFE - y otros 169 escaños en las del 2008, mientras que él lo ha sido a través de una sorpresiva moción de censura contando con solo 84 escaños y apoyada por los enemigos de España: ultraizquierda radical bolivariana, proterroristas de ETA, nacionalistas y golpistas.

>> Sigue...


Viernes, 16 de noviembre

BUSCAR

Editado por

  • Vicente A. C. M. Vicente A. C. M.

Síguenos

Hemeroteca