Un país a la deriva

¿Victoria póstuma o ridículo portentoso?

21.08.18 | 17:38. Archivado en Política Nacional

PEDRO SÁNCHEZ VENGA A “LOS ROJOS” DE SU DERROTA EXHUMANDO LOS RESTOS DE FRANCO VIA DECRETAZO.

La obsesión de Pedro Sánchez y el PSOE que le encumbró, heredero del más sectario, revanchista y populista de José Luís Rodríguez Zapatero, sigue siendo sin duda vencer al odiado dictador tras no haberlo podido hacer mientras tuvo vida y el Régimen seguía con su estructura y poder intactos incluso años después hasta su suicidio voluntario. Y esta obsesión pasa por destruir todos los símbolos que recordaban la derrota militar y la posterior etapa de dictadura de 40 años hasta que Francisco Franco murió aquel noviembre de 1975 y fue enterrado en la Basílica del Valle de los Caídos en el Altar Mayor junto al fundador de la Falange, José Antonio Primo de Rivera, asesinado vilmente por la República en el patio de la cárcel de Alicante tras una farsa de juicio ignominioso carente de toda legalidad y legitimidad.

Y ¿qué se persigue exhumando esos restos? Oficialmente es no reconocer al dictador con derecho a reposar en el mismo lugar donde se encuentran aquellos a los que se enfrentó militarmente en la guerra civil. Porque lo que molesta realmente no es que estén allí los restos, sino que la basílica en sí se transformase en un lugar de peregrinación donde rendir recuerdo a esas figuras que los llamados “rojos” interpretan como “los fascistas”. Y es un error de bulto. Francisco Franco nunca simpatizó con los fascistas, de hecho, estos eran profundamente antimonárquicos y Franco solo era “franquista”. Un militar que no dudó en aprovecharse del auge del fascismo en Europa y alinearse con los nazis de Hitler y el fascio de Mussolini. Un dictador que supo imponer su régimen y tratar al pueblo español con la dureza y disciplina cuartelaría. Un hombre acomplejado y burgués que quiso relacionarse con la realeza de España, llegando a casar a su hija con un aristócrata. Un hombre que pudo y no quiso reinstaurar la monarquía hasta que se aseguró la fidelidad de su sucesor al mando, D. Juan Carlos, o al menos eso creía, al que llegó a nombrar su heredero político al mando del Régimen saltándose a su padre, D. Juan, legítimo heredero de la Corona, y le coronó como Rey en la famosa Ley de Sucesión.

Se trata pues de una victoria póstuma sobre un fantasma que lleva 43 años enterrado. Pero también se trata de iniciar el camino de la destrucción definitiva del último símbolo de una derrota en la que el PSOE, aliado con la ultraizquierda comunista, traicionó la esencia de la democracia de la segunda República y dio paso a una dictadura que perduró durante 40 años. Y es que los errores o, mejor decir, las traiciones del PSOE, le ha costado a España y a los españoles dolor y sangre y esa larga travesía del desierto sin libertades y de represión. Y es ahora, cuando ya ni quedan actores de aquellos lejanos tiempos, que este PSOE, apoyado otra vez en las ultraizquierdas, revive ese pasado y reabre unas heridas que parecían ya muy cicatrizadas tras otra larga etapa de democracia imperfecta e inestable de los últimos 40 años desde que se aprobó la vigente Constitución de España en 1978.

Este empeño en abrir tumbas, exhumar restos y cerrar o dinamitar la Basílica, es más que buscar justicia o colmar las reclamaciones de los familiares de los enterrados en el monumento funerario, una enfermedad, una obsesión enfermiza que no lleva a ninguna parte salvo la de avivar unas ascuas que ya deberían estar apagadas. Y ya se sabe que el odio solo genera odio y violencia, sobre todo en un momento en que vuelven a resurgir en Europa y en los USA sentimientos xenófobos y ultranacionalismos enarbolando banderas, con un nuevo auge de las posiciones de extrema derecha como contrapeso del imperialismo renacido de la antigua URSS, ahora Confederación Rusa, con un Vladimir Putin dispuesto a ser el gallo en este nuevo gallinero mundial, tras una breve etapa de apertura pseudo democrática.

Pedro Sánchez con su equipo de sectarios del Gobierno van a aprobar este viernes en el Consejo de Ministros un Decreto Ley para exhumar los restos del dictador, sin que la familia quiera hacerse cargo de ellos y además se niega en rotundo a esa exhumación. Lo que cabe preguntar es ¿qué piensan hacer una vez exhumados?¿ A dónde los van a llevar? ¿Harán el traslado con nocturnidad y mantendrán el anonimato de su nuevo lugar de descanso para no convertirlo en lugar de peregrinación? ¿Qué piensan hacer con todos los restos indiferenciados e inidentificados que reposan en la Basílica? ¿Será esta la venganza póstuma de ultraje a su verdugo ahora que ya no está vivo?

De todas formas no queda muy estético este trato vejatorio ni el método drástico de acudir al "decretazo" y creo que deberían copiar a otros Estados donde, como en la Rusia comunista, coexisten mausoleos de los zares declarados enemigos del pueblo ruso durante décadas por los comunistas, con el del dictador asesino Stalin cuya momia es venerada por millones de rusos. Quien remueve el pasado reabriendo heridas está condenado a que los sucesos se repitan. Una especie de maldición como la que se atribuye a la profanación de las tumbas faraónicas.

Lo sensato era no haberle dado importancia y dejar que el tiempo se encargase de apagar ese rescoldo que ya apenas pervivía en una minoría de vetustos nostálgicos y no resucitar a un fantasma en una época en la que los valores están en entredicho por una involución de nacionalismos, xenofobia y demagogia populista que puede traer un pasado que nadie desea que se repita. En este caso lo racional, lo prudente era seguir la estrategia preferida de Mariano Rajoy de no hacer nada y dejar que el tiempo lo resuelva, ya que inexorablemente el tiempo, por causas naturales, acaba por imponerse.

¡Que pasen si pueden y su conciencia se lo permite un buen día!


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Martes, 25 de junio

    BUSCAR

    Editado por

    • Vicente A. C. M. Vicente A. C. M.

    Hemeroteca

    Abril 2019
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    2930