Un país a la deriva

Conflicto de intereses

13.08.18 | 07:50. Archivado en Política Nacional

MONCLOA ELUDE PRONUNCIARSE SOBRE UN ASUNTO QUE CONSIDERA PRIVADO: LA CONTRATACIÓN DEL INSTITUTO DE EMPRESA DE LA ESPOSA DEL GOBIERNO DE ESPAÑA.

La desfachatez y le prepotencia campa a sus anchas en el entorno del Presidente del Gobierno de España y demuestra el desprecio por las normas éticas más simples. Se trata del culebrón de la contratación de la esposa de Pedro Sánchez por el Instituto de Empresa para la dirección de un centro de nueva creación “África Center”, con sede en Madrid y cuya misión se resume en: “para impulsar la innovación, el liderazgo, el emprendimiento y los proyectos de acción social en el continente africano”. Preguntados los responsables por este sorprendente “fichaje” que da lugar a toda clase de suspicacias, la respuesta fue que su idoneidad “se debe a su experiencia de 20 años en consultoría y docencia y haber sido directora del Instituto Inmark”. En su favor se aporta un currículo donde se habla de una licenciatura en Marketing por la Escuela Superior de Marketing y Negocios (en realidad cursó en la academia M&B Escuela Superior de Marketing y Negocios y se trata de un título no oficial ni homologado por la universidad en España); un máster en Business Administration (MBA) en el ESIC y experiencia docente desde 2015 como codirectora del Master en Fundraising Público y Privado para Organizaciones sin Ánimo de Lucro en el Centro Superior de Estudios de Gestión de la Universidad Complutense de Madrid.

Un fichaje donde el IE da por bueno lo dicho por la candidata al puesto sin exigirle la confirmación académica compulsada que avale los estudios indicados. La experiencia en la empresa INMARK parte del mismo defecto de forma, pero que queda disfrazado por su participación en la empresa como copropietaria e integrante de puestos de relevancia en su ejecutiva. En cuanto a su labor docente, se limita a ser codirectora de un Master desde el año 2015 (tres años de experiencia) en el que tampoco se le exigía titulación oficial para su trabajo. O sea que estamos ante lo que se llama experiencia práctica intuitiva y de brega en el mundo empresarial, como la de cualquier emprendedor que monta un negociete. En este caso, la empresa se parecía mucho más a una ETT de las muchas que prosperaron en la etapa de los contratos basura. En eso sí que resultaba ser una "conseguidora".

Lo que es innegable es el cambio radical que supone para su carrera el ascenso político de su marido, primero como Secretario General del PSOE tras vencer en unas duras primarias, y después en su asalto al poder y ser nombrado Presidente del Gobierno de España tras una moción de censura. Es sintomático el que sea precisamente en esta etapa cuando el IE se interese de forma tan oportuna en crear ese nuevo centro y considerar la candidatura de Begoña Gómez como la más idónea, dando por bueno su currículo, a pesar de las múltiples denuncias periodísticas que demuestran la falsedad de las afirmaciones y la tergiversación de los méritos aportados. Pero claro, debemos ser muy quisquillosos al pensar que no existen las casualidades y sí una relación directa causa y efecto por pura estrategia comercial y de oportunidad. Tampoco hemos de ver nada irregular en la total discreción que se le ha querido dar a este “fichaje” al comunicarse en plenas vacaciones veraniegas.

Pero si todo puede tener una explicación, que no una justificación, lo que resulta inadmisible es que desde Moncloa, se supone que Presidencia, se quiera echar una losa de silencio a todo este vergonzoso asunto en plan negacionista y queriendo delimitarlo al ámbito exclusivamente privado de la esposa del Presidente del Gobierno. La escueta respuesta dada desde la sede gubernamental ha sido que “ Moncloa no ofrece información sobre la incorporación de Begoña Gómez al IE”. Lo malo es que esta contratación incide directamente en lo público, precisamente por ser la esposa del Presidente del Gobierno y el tipo de empresa en la que pretende trabajar. Se trata de una empresa privada que recibe subvenciones públicas. Hay por consiguiente “conflicto de intereses” evidentes por la relación personal existente como pareja. Un conflicto de intereses que ya se apreciaba en el caso del expresidente la Junta de Andalucía, Manuel Chaves y la empresa donde trabajaba su hija que recibió “casualmente” una subvención millonaria.

Y no quiero recordar aquí el vergonzoso asunto de lo que se conoció como “mi henmano” donde el hermano del entonces vicepresidente del Gobierno de España, el socialista Alfonso Guerra, disfrutó durante años de despacho en la sede del Gobierno andaluz, donde recibía a empresarios y todo tipo de personajes, a los que invitaba a “cafelitos” . Una situación que tuvo como consecuencia la dimisión de Alfonso Guerra de su cargo y su declive político. También está demasiado reciente el caso Noós que ha afectado a la familia del Rey creando una grave crisis familiar que trajo consecuencias políticas con la abdicación del Rey D. Juan Carlos, la retirada de títulos nobiliarios a la Infanta Dª Cristina, su aislamiento institucional y la cárcel para su esposo Iñaki Urdangarin tras un juicio donde la Infanta quedó asombrosamente exculpada y solo fue objeto de una sanción económica, precisamente porque existieron conflictos de intereses y enriquecimiento ilícito aprovechando esas relaciones personales.

No parece sensato por parte de quien está superviviendo en la cuerda floja de unos apoyos parlamentarios mercenarios inestables, el que sume a su desprestigio personl situaciones tan escandalosas como esta del contrato sorpresa de su esposa en una clara situación de conflicto de intereses, o lo que llaman incompatibilidades. Y es verdad que la vida privada es sagrada y se debe respetar. Pero también es verdad que el estatus de la pareja ha cambiado desde que Pedro Sánchez ha accedido al cargo de Presidente del Gobierno. Ello conlleva un compromiso que no lo le afecta solo a él sino también a su entorno familiar directo, para lo bueno y para lo malo. Y si hemos criticado a la Reina Dª Letizia por querer segregar su “trabajo” reduciéndolo a una especie de contrato laboral a tiempo parcial, aquí debemos hacer lo propio y criticar que se quiera separar lo público de lo privado como si fuera posible y tan fácil como colgar la bata blanca en el perchero y fichar la salida en el puesto de control de la Moncloa.

La realidad es que, mientras Pedro Sánchez sea Presidente del Gobierno de España, su residencia oficial y real es el complejo del Palacio de la Moncloa donde tiene su Despacho y se celebra habitualmente el Consejo de ministros. En sus desplazamientos usan normalmente coches oficiales y disponen de chóferes y escoltas que protegen su seguridad. Así que su escasa vida privada existe, pero limitada y condicionada a mantener unas ciertas reglas y calendario. Y la más importante de las reglas es no dar pie a suspicacias de hacer un uso inapropiado de su estatus de privilegio y de poder para favorecer a terceros o, como en este caso, aprovécharlo para una promoción personal profesional. Y es que en el caso de esta contratación tan sorprendente, ha levantado demasiadas suspicacias y dudas sobre la verdadera intención del IE para este contrato. Y, como consecuencia de esos focos mediáticos, la descarnada investigación periodística que pone en evidencia la falsedad de un currículo tergiversado y engordado. Un caso de creación de puesto “ad hoc” injustificable y que debería ser rechazado por la seleccionada.

La Moncloa, es decir Presidencia del Gobierno, debe reconsiderar su negativa a dar explicaciones y escudarse en una privacidad que choca frontalmente con la situación de Begoña Gómez como esposa del Presidente del Gobierno de España. Existe conflicto de intereses si se aceptara este trabajo y abriría una senda peligrosa donde lo público y lo privado se mezclen sin ningún tipo de control ni de limitaciones, algo inadmisible en democracia donde lo público debe ser tan sagrado o más que lo privado y además, transparente.

Los antecedentes de asignación exprés de cargos de responsabilidad en empresas o en las Administraciones públicas a familiares de socialistas y afines, como el propio hermano del Presidente del Gobierno Pedro Sánchez, señalan esa senda peligrosa que llevan años practicando tanto el PSOE como el PP cuando acceden al poder. Un comportamiento inaceptable incluso bajo la premisa de la “confianza”. Porque se trata de un ejercicio profesional de la labor Administrativa , no una cuestión de amistad o de confianza personal por razones meramente subjetivas y de prejuicios. ¡HAY QUE ACABAR CON LOS ENCHUFISMOS!

¡¡ELECCIONES GENERALES YA!! ¡¡GOBIERNO DIMISIÓN!!

¡Que pasen si pueden un buen día!


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Alef 13.08.18 | 16:14

    Ya dejó claro Sánchez que antes de convocar elecciones tenía que "normalizar" el país.

Miércoles, 19 de septiembre

BUSCAR

Editado por

  • Vicente A. C. M. Vicente A. C. M.

Síguenos

Hemeroteca

Septiembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930