Un país a la deriva

El estadista Pedro.

01.08.18 | 18:08. Archivado en Política Nacional

AHORA QUE ESTÁ EN EL PODER PEDRO SÁNCHEZ PIDE PACTOS DE ESTADO.


No le resulta cómodo a Pedro Sánchez sentir en propias carnes el constante azote de las críticas y los reveses de unos socios cuyos apoyos bastardos no dudó en aceptar a cambio de concesiones nada transparentes. Los palos le llueven a él y a su Gobierno por todos los frentes y estos dos meses de okupación del poder están resultando un calvario que ponen en cuestión esa aspiración de prolongar la agonía otros dos años para estirar al máximo la legislatura. Porque lo que se evidencia es que, tras el vuelco forzado del Ejecutivo, sustentados en unos pactos mercenarios con los enemigos declarados de España, el nuevo Ejecutivo presidido por Pedro Sánchez no dispone del apoyo parlamentario necesario y solo le queda la salida de gobernar vía Decreto Ley. Algo que fue su crítica constante al PP y al Gobierno de Rajoy, y eso que el PP cuenta con 53 escaños más que el PSOE en el Congreso y mayoría absoluta en el Senado.

Una posición de debilidad de Pedro Sánchez que ahora ofrece, a los que no duda en calificar de “extrema derecha” y comparar a Pablo Casado como “el Le Pen español”, pactos de Estado sobre temas esenciales para sacarlos de “la gresca política cotidiana”. Entre ellos considera así el de la inmigración ilegal y la crisis en Cataluña. A estos, añadiría además otros como el de política europea, violencia de género e infraestructuras. Como se puede comprobar, son esos precisamente los asuntos que Pedro Sánchez y su Gobierno han usado de modo obsceno como mercancías de pago de los apoyos bastardos de los enemigos de España, nacionalistas e independentistas vascos, y de los golpistas catalanes. Y ahora que se ven acorralados ante las exigencias del pago de esos avales, es cuando buscan la complicidad de la oposición constitucional que ha quedado delimitada al PP y CIUDADANOS.

Es ahora cuando no tienen ningún pudor en exigir a los demás una lealtad que ellos nunca han querido mantener salvo cuando se vieron forzados a ello en la aplicación del artículo 155 y de las medidas de intervención en Cataluña tras el golpe de Estado. Unas medidas a las que opusieron una sectaria resistencia, obligando a que fuesen tan leves y fugaces que resultaron ineficaces y han propiciado la vuelta al poder de los mismos golpistas. E igual podemos decir cuando se trató de la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado, que claramente debían ceñirse lo más posible a las exigencias de la UE en cuanto a control del déficit. Su negativa radical para aceptarlos, en la ya conocida actitud del “no es no” popularizada por Pedro Sánchez, se ha transformado, tras el revés del rechazo de sus socios a los que hace días presentaron unos nuevos presupuestos con una arrogante desobediencia a las exigencias de la UE, en un incremento del gasto y el déficit y en amenazar con aplicar los PGE del PP, como si estos fuesen “el coco”. Una mentira que obvia que existen partidas como la que afecta a El País Vasco, que fue asimilada por Pedro Sánchez como forma de atraerse el voto de los nacionalistas e independentistas vascos.

Pero es que, además, no parece nada ético pedir sentido de Estado por un lado, mientras por el otro lado insultas gravemente a quien se lo pides. Porque es una absoluta felonía acusar a Pablo Casado de extrema derecha como ha hecho Isabel Celáa, Ministra de pésima educación, sectaria y tan torpe que ha sufrido en un breve plazo de tiempo la descalificación de su Ejecutivo por sus manifestaciones. O la misma idea lanzada por una no menos sectaria como la Ministra de Presidencia, Carmen Calvo, la de “el dinero público no es de nadie”, acusándole de ser el Le Pen español y alejado de las posiciones de los principales dirigentes de la UE, Merkel, Macron, Costa y “Sánchez”, equiparando a este perdedor de elecciones y okupa pertinaz tras un asalto al poder sorpresivo y sin pasar por las urnas, como si fuese un “gran estadista” de la talla de esos que menciona. Un radical de izquierda que no duda en pactar con terroristas y golpistas que quieren la destrucción de España, y un PSOE que ya no opta por la social democracia y sí por el populismo y la demagogia propia de partidos del corte extremista como PODEMOS, o Syriza,.

Una comparación que me recuerda a aquella patochada de la célebre Leyre Pajin y su visión “planetaria” para describir el fugaz encuentro entre el entonces Presidente de los USA, Obama, y el nefasto sectario de Zapatero. Y es que Pedro Sánchez es la prueba evidente de que se cumple aquello de “otros vendrán que bueno le harán”. El alumno ha superado al maestro en sectarismo y en absoluta falta de escrúpulos a la hora de buscar alianzas lesivas para España uniéndose a sus enemigos. Pero mientras que a Zapatero se le puede achacar irresponsabilidad y falta de visión o perspicacia en asuntos de Estado, como las famosas fotos y visitas a Marruecos con mapas de este país incluyendo el Sahara y las Canarias, a Pedro Sánchez se le puede acusar de haber intentado y finalmente conseguido pactar con los enemigos internos de España para conseguir ser investido Presidente del Gobierno, su máxima ambición personal.

Hoy se está celebrando el primer encuentro entre el Gobierno de España y el de la comunidad autónoma de Cataluña, que por deferencia se le denomina Generalidad y que ha dado lugar a tantos equívocos de su verdadero alcance y cometido. Este encuentro se celebra tras más de siete años de distanciamiento institucional con la ausencia reiterada unilateral por parte de los diferentes Presidentes y de los responsables de las comisiones encargadas de participar en las reuniones previas entre administraciones para acordar temas como el de financiación e inversiones, así como el básico del control del techo de gasto, es decir del déficit. Una ausencia que solo pretendía obtener posiciones de ventaja respecto al resto de autonomías, y que estaban refrendadas en su Estatuto de Autonomía, que el Tribunal Constitucional rectificó por excederse en competencias y atribuciones. Un Estatuto que provocó la reacción de otras autonomías para equipararse a lo obtenido por Cataluña, en aquello que se llamó “cláusula Camps” y que fue incorporada en los Estatutos de esas autonomías como garantía de no quedar descolgadas y tratadas de forma discriminatoria por el Gobierno de España.

Así que cuando conozcamos los resultados de esa reunión, que los golpistas llaman “bilateral” en un intento de vender un trato “inter pares” (entre iguales), que no es real y solo fruto de su esquizofrénica obsesión por la independencia, sabremos qué está dispuesto a ofrecer Sánchez para convencer a Pablo Casado, justo al día siguiente, de tener “sentido de Estado” y pactar no hacer oposición sobre esos temas. Un cheque en blanco que no creo que nadie sensato pueda firmar y menos ante un tramposo que ya intentó engañar a los suyos en aquel Congreso en el que fue fulminantemente obligado a dimitir. Un trilero que solo intenta aferrarse al poder sabiéndose usurpador de algo que no merece por no haberlo conseguido en las urnas. Un sectario que ha hecho bandera del frentismo más casposo en una burda imitación de aquellos antisistema, al menos el democrático, como los de PODEMOS, que no dudan en defender otras opciones totalitarias como los regímenes de Cuba, Venezuela e Irán, a los que asesoran y promueven en medios de comunicación.

Nadie puede esperar que otros a los que insulta y desprecia de forma tan notoria y pública, le concedan aquello que él les ha negado reiteradamente con su clásico “No, es NO”. Cada uno recoge aquello que sembró.

¡¡ELECCIONES GENERALES YA!!

¡Que pasen si pueden un buen día! Y soporten con estoicismo la ola de calor de auténtica “canícula” que es lo que toca en este tórrido inicio de agosto, aunque algunos quieran hacer su agosto o mejor decir, agostar a España con sus ocurrencias y concesiones.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Viernes, 17 de agosto

    BUSCAR

    Editado por

    • Vicente A. C. M. Vicente A. C. M.

    Síguenos

    Hemeroteca

    Agosto 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
      12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    2728293031