Un país a la deriva

Unas primarias ridículas.

27.06.18 | 12:47. Archivado en Política Nacional

UN CENSO SUPER INFLACIONADO EN EVIDENCIA ANTE LA IRRISORIA INSCRIPCIÓN EN LAS PRIMARIAS DEL PP.


A los partidos nacionales como el PSOE y el PP, les está pasando lo que se evidenció para los Sindicatos UGT y CCOO, su censo de supuestos afiliados y su influencia en el mundo laboral estaba super valorada por una discrepancia entre aquél y la realidad. De cientos de miles se pasó a unos escasos miles de cotizantes, las bases de cuota mensual o anual. Y ese dato es báscio a la hora de calificar a esas organizaciones que se presentan como pesados elefantes cuando en realidad son meros chiguaguas canijos. Ahora resulta que en el PP, con un supuesto censo de afiliados de cuota que supera ampliamente los 800.000, solo un 7,6% están en condiciones de ejercer su derecho a voto en las primarias convocadas para la elección de su Secretario General. Es decir, solo algo más de 63.000. Una cantidad que se queda incluso por debajo de los cargos municipales.

Esta enorme discrepancia entre el libro mayor contable de afiliados y la realidad de los inscritos en las primarias indica un problema de base, nunca mejor dicho. Y ya se sabe que en un partido político lo que hace que funcione y sea una estructura sólida son precisamente sus cimientos, las bases. Porque 800.000 afiliados de cuota imponen y hacen grande a un partido, pero 63,000 le deja en algo inane y sin influencia en una sociedad de más de 46 millones de personas, con más de 34 millones con derecho a voto. Esta realidad es especialmente relevante a la hora de validar unas primarias en las que los aspirantes se llenan de argumentos de democracia interna y demás zarandajas de pura demagogia. Unas primarias con unas bases tan limitadas por debajo incluso del 10%, deberían considerarse inadmisibles.

Así que la solución pasa por abrir el abanico de consulta a todos los afiliados y resolver posteriormente el descuadre contable del impago reiterado de las cuotas de afiliación. Solo una alta participación podría legitimar el resultado de esa consulta a las bases. Hoy en día existen medios informáticos eficientes y con una alta dosis de seguridad anti fraude que permita el ejercicio del voto telemático, previa identificación única mediante el nif y número de afiliación en el partido. Pero está claro que sesenta mil afiliados comprometidos, al menos económicamente por estar al día de las cuotas, son mucho más fáciles de incentivar a participar que al resto de casi ochocientos mil que no pagan quizás en años. Y es que la esencia de un partido es el grado de implicación de sus bases en su funcionamiento y sentirse partícipes de las decisiones y políticas que se emprendan. Pero esto es algo que los dirigentes intentan eludir y por eso acuden siempre a ese reducido grupo de compromisarios, una élite beneficiada por cargos, asesorías y responsabilidades internas. Los mismos que llenan los recintos donde se celebran los mítines de campaña y actos de partido portando banderitas y actuando de clá entusiasta de los oradores.

El PP representa en España mucho más de esas bases que van a decidir nada menos que a su máximo líder o lideresa y quizás al candidato a Presidente/a del Gobierno en las elecciones generales de dentro de dos años si nada ni nadie lo remedia. Los candidatos actuales, salvo quizás el emergente Pablo Casado, son la viva imagen del continuismo y enroque en errores del pasado. Es claro que el PP, al igual que el PSOE, necesitan una regeneración en profundidad y alejar esos tics del pasado con políticas frentistas, clientelismo sectario y permisividad con la corrupción. Los retos actuales requieren posicionamientos mucho más nítidos en asuntos como la inmigración, políticas sociales y económicas, proyecto de Estado y consolidación de la Constitución como punto de encuentro y no de conflicto, proponiendo una reforma que haga efectivos derechos fundamentales como la igualdad, la justicia y la solidaridad entre todos los españoles con respeto, que no concesiones inasumibles, de las singularidades socio culturales de los diferentes territorios que integran la nación española.

Porque solo una idea definida y firme de España puede combatir los intentos de sedición y destrucción de nuestro país centenario. Y esa idea ha sido abandonada hace tiempo por los dos principales partidos que contribuyeron al afianzamiento de la transición pacífica de la dictadura a la democracia. Un vacío que ha sido aprovechado por los independentistas para elevar su desafío hasta límites de enfrentamiento bélico con una declaración unilateral de independencia en lo que fue un golpe de Estado pretendidamente pacífico pero que no dudó en usar a masas de ciudadanos como arietes de coacción frente a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado encargadas de mantener la legalidad constitucional.

No es tanto el candidato en sí que se presente en estas primarias del PP, sino el programa de actuación política que defienda, el decálogo de principios y valores del partido que quiere representar. Unos principios y valores que han sido vergonzosamente ignorados desde el Congreso de Valencia y el ascenso al poder de Mariano Rajoy Brey, cuyo retiro forzoso considero ampliamente merecido, aunque llega demasiado tarde.

El PP debe rectificar y mandar un nuevo mensaje alto y claro a la sociedad española si no quiere naufragar en le escenario político y dejar el centro derecha español sin ninguna referencia confiable. Está en sus manos no sucumbir a las ambiciones personales y apostar por unas primarias con una participación ridícula que no podría legitimar nada ni a nadie.

¡Que pasen si pueden un buen día!


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Viernes, 21 de septiembre

    BUSCAR

    Editado por

    • Vicente A. C. M. Vicente A. C. M.

    Síguenos

    Hemeroteca

    Septiembre 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
         12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930