Un país a la deriva

El PP y la morosidad de sus afiliados.

22.06.18 | 18:03. Archivado en Política Nacional

SE NOTA EL PODERÍO ECONÓMICO: EL PP NO CONTROLA EL PAGO DE SUS AFILIADOS LE BASTA CON LAS SUBVENCIONES Y DONACIONES. / LA MANO NEGRA QUE MECE LA JUAN CARLOS I INTENTA DESTRUIR A PABLO CASADO.


La noticia ha salido a raíz de las primarias para la elección de quién sustituirá a Rajoy en la presidencia del PP. Se trata que, de acuerdo con los estatutos del partido, solo podrán votar aquellos afiliados que se encuentren al corriente de pago de sus cuotas de afiliación. Y resulta que sorprendentemente el número es escandalosamente alto. Es decir, el apartado de ingresos del PP por afiliación, teniendo en cuenta que es numéricamente el más alto de los partidos en España, no parece ser importante a la hora de cuadrar las cuentas ente ingresos y gastos. Y ese desdén por las cuotas es comprensible cuando los ingresos principales se obtienen de las generosas subvenciones públicas por los resultados electorales, es decir por el número de escaños conseguidos en el Senado y en el Congreso de los Diputados. Ignoro si además también se reciben aportaciones similares desde las Instituciones de la UE y la influencia del llamado promoción comercial (merchandising) de artículos (pines, llaveros, monederos, banderitas, fotos, etc.) y otras fuentes secundarias de ingresos, transparentes a su manera.

Se supone que esos ingresos no preocupan a la tesorería del partido, pero que ahora resultan cruciales para poder ejercer el derecho al voto en las primarias de esos afiliados “morosos”. Esta laxitud impropia de cualquier club, organización o agrupación que se precie dice muy poco del interés que suscitan esas bases alas que ahora se apela para cubrir la “sede vacante” que ha dejado Mariano Rajoy retirado a una vida desconocida para él ocupando su plaza de Registrador en Santa Pola, Alicante, comunidad de valencia. Una presencia incómoda para el Gobierno de la Generalidad valenciana, rumoreándose que la sectaria y ultra de Compromís, Mónica Oltra cuya aversión política por el personaje es de sobra conocida, intenta incomodarle su estancia en la semana laboral y forzarle a abandonar pronto ese destino, que tampoco creo que le haga demasiada ilusión a un gallego con morriña de retirarse a su tierra. Supongo que no tardará mucho en solicitar su traslado a Galicia, preferentemente a Santiago de Compostela y descansar en su querido Sanxenxo. No se le ha perdido nada en la levantina Santa Pola.

Pero lo de las primarias tiene su lado oscuro que empieza por la consabida “guerra de avales”. Una carrera por demostrar músculo político, donde se habla de “miles” de adhesiones. Y aquí, al parecer es Pablo casado el mejor colocado, seguido de Soraya Sáenz y una enigmática María Dolores de Cospedal que dice tener “muchos, muchos”. Se supone que muchos de los afiliados que se pongan al día de sus cuotas seguirán dócilmente las indicaciones de sus líderes avalistas. Pero la experiencia demuestra que las primarias no son controlables ya que cada voto es individual y no se hace por colectivos, sino aportando el DNI y depositando el voto en las sedes locales. Al parecer el PP dispone de unos 870.000 afiliados de cuota, de los que el 90% no está al corriente de esos pagos anuales, unos 20 euros. Así que si quieren votar deberán apoquinar antes sus deudas, lo cual vendrá muy bien a las arcas del partido.

Pero esa “guerra” ya ha empezado con el desacuerdo del sistema de elección a doble vuelta. Un sistema que reduce los candidatos a solo los dos más votados. Solo un candidato podrá ganar en primera vuelta si obtiene más del 50% de los votos emitidos o es el más votado en más de la mitad de las delegaciones. De no ser así y no es demasiado clara la diferencia de votos entre el primero y el segundo candidatos, es entonces el turno de los avalistas compromisarios que pueden, como ya lo hicieron en otra ocasión, elegir al que tuviera más avales en las grandes federaciones regionales y alterar el orden que establecieron las bases. Una posibilidad que aleja el sentido democrático de elección del candidato más votado, aunque fuera por unos pocos miles de votos. Porque así es como en las verdaderas democracias se elige, como es el caso del Presidente de los USA, en un país con cerca de 300.000 millones de habitantes donde a veces se decide por la diferencia de apoyos en un solo Estado.

Pero lo que es igual no es ventajoso, o sí, y no hay mejor conocedora de los entresijos del partido y del poder ejercido desde Génova 13 que María Dolores de Cospedal. Aunque no debemos olvidarnos de la otra dama en disputa, Soraya Sáenz que atrae tanto adhesiones como clamorosos rechazos. Los que sí parecen tener menos oportunidades son el resto de los candidatos que apenas han logrado reunir cientos de avales y son de forma casi general unos perfectos desconocidos para la militancia. Tal es el caso del exministro de Exteriores Margallo, que lleva años de exclusión y crítica contra la propia Soraya y Mariano Rajoy, aunque con limitada repercusión al no disponer de altavoces mediáticos de relevancia a nivel nacional.

Pero el que puede ser para ambas damas el “enemigo” a batir es sin duda Pablo Casado. Y no puede ser casual el que se lleve meses intentando desprestigiarle y condenarle políticamente a vueltas con el supuesto caso de su master. La actitud de la Universidad Rey Juan Carlos I, ya implicada en la caída política de Cifuentes en Madrid, donde se rumoreó insistentemente lo del “fuego amigo”, resulta cuanto menos sospechosa. De hecho su primer respuesta ante la solicitud del juez instructor de los documentos oficiales que justificasen las convalidaciones de créditos de asignaturas del master, fue la de no disponer de los mismos. Solo tras la presentación por el propio Pablo Casado de esos documentos, ha sido cuando la Universidad ha “encontrado” ya todo el dosier documental que corrobora lo dicho por Pablo Casado y se lo ha entregado al juez. Una acción que elimina de un plumazo cualquier posible acusación de este en un posible fraude documental.

Hay que aplicar el sentidio común y preguntarse a quén o quienes beneficia inuclpar a Pablo Casado, y a quien estorbaba Cristina Cifuentes. Y la respuesta señala a la misma persona con capacidad y mando suficiente como para poder haber obtenido acceso al vídeo que comprometía a Cifuentes con un hurto banal, o denunciar las irregularidades de ciertos expedientes académicos. Y la verdad es que no todo vale en política y mucho menos entre supuestos camaradas de partido. Pero la lucha por el poder es sí de despiadada y no se hacen prisioneros. Y si no que se lo pregunten a Pedro Sánchez o a Pablo Iglesias y sus estalinistas purgas de los adversarios políticos para eliminar cualquier posibilidad de reincidencia en disputarles o discutirles el liderazgo en sus partidos.

Estamos ya de lleno en el fragor de la batalla y en unos días de campaña electoral interna donde todo vale para que le día de la votación los afiliados que puedan finalmente votar decidan a quien ponen al mando de este transatlántico de lujo y poder que representa el PP. Y es que, si vamos a los números, uno de cada ocho votos conseguidos en las elecciones generales proviene de sus afiliados de cuota. Y eso es mucho voto.

Podemos esperar estos 13 días toda clase de navajazos, ataques despiadados y quizás publicación de datos comprometedores y descalificadores de los principales candidatos. Lo que parece evidente es que el deseado consenso y candidatura única saltó desde el momento en que uno de los delfines más destacados, Núñez Feijoo, decidió no arriesgarse como ya hizo Susana Díaz en las primarias del PSOE ante Pedro Sánchez, donde el revés que sufrió aún le mantiene recluida en su refugio de Sevilla y sin hacer ruido ni molestar, que para eso el año próximo hay elecciones autonómicas esenciales para mantenerse en el poder otros cuatro añitos y seguir capeando lo de los falsos ERE’s y los problemas del paro y la sanidad andaluza.

Lo malo es que ninguno de los candidatos, quizás muy levemente Pablo Casado, representan una opción de verdadera regeneración y vuelta a la esencia de centro derecha de corte liberal que el PP abandonó desde el infame Congreso de Valencia. Un PP transformado en una empresa sin más motivación que su propio beneficio y el de sus “empleados”, afiliados y altos cargos, muy lejos de aquél partido que fundó D. Manuel Fraga Iribarne, el de la leal oposición a Felipe González. Este nuevo PP ni es partido, sino una partida, ni es leal a nadie salvo a sus propios intereses partidistas. Se lucha por el poder y por mantenerse en él. Como ahora hacen estos aspirantes a ocupar la Sede vacante de Santa Génova 13.

¡Que pasen un buen día!


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Jueves, 13 de diciembre

    BUSCAR

    Editado por

    • Vicente A. C. M. Vicente A. C. M.

    Síguenos

    Hemeroteca

    Diciembre 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
         12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
    31