Un país a la deriva

Los okupas pretenden perpetuarse hasta el 2020

20.06.18 | 12:47. Archivado en Política Nacional

PEDRO SÁNCHEZ Y LA “NORMALIZACIÓN DE ESPAÑA”

No será porque muchos no nos hemos hartado de avisar del peligro de un sujeto como Pedro Sánchez cuya ambición y egoísmo se imponía sobre cualquier otra consideración a la hora de cumplir su obsesivo deseo de ser investido Presidente del Gobierno de España. No será porque fueron muchos los indicios del fariseísmo, hipocresía y demagogia populista de este sujeto capaz de mentir con la misma facilidad con la que respira. Y no será porque en su propio partido no se alzaron con fuerza voces que avisaban sobre las verdaderas intenciones de quien no dudó ni un momento en traicionarles y pactar con los enemigos de España. Un partido, como el PSOE, que se considera a sí mismo como la quintaesencia de la democracia y de la defensa de los derechos sociales de los ciudadanos desde una perspectiva de centro izquierda de corte social demócrata, alejada de las tesis marxistas – leninistas que imperaban en una cierta etapa negra de España en la que se aliaron con los comunistas en ese mezquino, totalitario y criminal Frente Popular.

Pero lo que parecía imposible sucedió y Pedro Sánchez no solo no fue vergonzosamente expulsado del partido por su flagrante traición, sino que aprovechando el impasse de la transitoriedad y su total libertad de movimientos, se dedicó a azuzar los peores sentimientos de las bases del partido y presentarse como aquél que iba a recuperar las “esencias” de un partido que había decidido hace décadas posicionarse en la social democracia europea. Su campaña de desgaste de la Gestora provisional que le reemplazó logró provocar la celebración de unas primarias precipitadas para la elección del nuevo Secretario/a General del partido. Unas primarias que tuvo en la Presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, el contrapunto a la radicalidad que ofrecía Pedro Sánchez. Una campaña que terminó con la victoria indiscutible de Pedro Sánchez ante una contrincante que se arrugó y no presentó la batalla ideológica, ni evidenció la ambición y falacia del discurso de quien les había traicionado.

El caso es que esa victoria se transformó en una nueva purga para aquellos que más se habían señalado como desleales y habían permitido con su abstención el que Mariano Rajoy pudiese ser investido como Presidente del Gobierno y formar Gobierno, aunque fuese en minoría y con el apoyo endeble de CIUDADANOS. Han sido dos años en los que Pedro Sánchez ha ido fraguando su venganza personal creando una Ejecutiva sumisa a base de leales radicales como el sindicalista José Ábalos y recuperando aquellos que se habían mantenido fieles a sus consignas, como la portavoz Margarita Robles. Una táctica de ir creando un Gobierno en la sombra y seguir manejando el partido con mano dura desde la sede de Ferraz. Una purga que hizo arrugarse aun más a los “barones” del PSOE críticos, pero sobre todo a la “sultana” Susana Díaz que se atrincheró en su Palacio de San Telmo en Sevilla poniéndose a disposición del nuevo Secretario General.

Y como pasa a veces en la vida, lo que parecía una legislatura sin sobresaltos para el PP, se complicó de forma súbita con la aceleración del desafío secesionista en Cataluña durante el verano del 2017. El clima de relaciones del Gobierno de España con la Generalidad se había enrarecido hasta extremos de ruptura tras el fracaso de las negociaciones encomendadas a la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, que había intentado la vía de ERC con Oriol Junqueras que parecía adoptar una posición algo más moderada que la del PDeCAT y el ultra radical independentista Carles Puigdemont. La deriva secesionista y de confrontación iniciada por el Gobierno de la Generalidad y el Parlamento de Cataluña dominado por los partidos separatistas tuvo su culminación en la primera semana de septiembre del 2017 con la aprobación de las llamadas “leyes de desconexión” y la convocatoria de un referéndum para el 1 de octubre, que fueron de forma inmediata recurridas por el Gobierno de España ante el Tribunal Constitucional y suspendidas. Los posteriores acontecimientos de acoso y violencia tras la multitudinaria Diada de finales de septiembre, culminaron con la realización del referéndum inconstitucional y sin garantías democráticas y la asunción por el Parlamento de Cataluña de ese inaceptable resultado como aval para la declaración unilateral de independencia y la consiguiente respuesta del Estado aprobando las medidas de intervención amparadas bajo el artículo 155 de la Constitución.

Un apoyo que Pedro Sánchez condicionó de forma obscena limitando gravemente la efectividad de las medidas, mientras hacía un discurso de lealtad Institucional. Un revés para este nuevo PSOE fue que el PP consiguiese el apoyo mercenario del PNV para aprobar in extremis los Presupuestos Generales del Estado del 2017. Pero la nueva victoria del separatismo tras las precipitadas elecciones autonómicas, el encarcelamiento de los golpistas por el juez del Tribunal Supremo y la labor de desprestigio internacional de los fugados que presentaban a España como un Estado represor y anti democrático, además de los constantes casos judiciales de corrupción que salpicaban al PP, hizo modificar ese discurso y que el PSOE empezase a mostrar una fisura en ese frente constitucionalista. Una oportunidad que PODEMOS quiso aprovechar provocando al PSOE para que le apoyase en la moción de censura que presentó y finalmente fracasó. Sin embargo, el detonante que hizo cambiar la estrategia fue precisamente la aprobación en el Congreso, previo nuevo pacto con el PNV y la decidida oposición del PSOE a la totalidad, de los presupuestos del 2018, lo cual garantizaba al PP culminar la legislatura sin mayores problemas. Y pedro Sánchez no estaba dispuesto a dejar pasar dos años y diluirse en una oposición esteril.

Así que investido con los ropajes de la regeneración política, aprovechando la explosión de sentencias de antiguos casos de corrupción y nuevos escandalosos casos de fraudes académicos y cleptomanías inauditas, y la condena del caso Gürtel del PP a título lucrativo sin consecuencias penales, Pedro Sánchez lanzó su ofensiva en forma de moción de censura asegurando el voto de los mercenarios vascos del PNV y EH BILDU, prometiéndoles mantener los presupuestos pactados con el PP, así como el apoyo de los golpistas catalanes de ERC y PDeCAT a cambio del acercamiento de los presos del golpe de Estado a cárceles cercanas o situadas en Cataluña. Unos apoyos bastardos que esta vez contaron con el beneplácito de una Ejecutiva del PSOE dominada por los “sanchistas” y con una silenciada y acobardada disidencia. Su hipocresía llegó al punto de prometer un Gobierno de transición con el objetivo de consensuar la convocatoria de elecciones generales.

Una promesa que pronto se transformó en incluir una etapa de “normalización democrática”, cuando la única perturbación democrática era precisamente una interesada y oportunista moción de censura en un “quítate tú para que me ponga yo”, pero sin pasar por las urnas. Esa etapa de normalización se ha convertido en un alargamiento del plazo hasta agotar la legislatura y convocar elecciones en julio del 2020. Y en el ínterin, aprovechar para imponer un programa de gobierno completamente ilegítimo acudiendo llegado el caso a la vía del Decreto Ley. Una sucia jugada sectaria inaceptable en un sistema que se dice democrático. Pero pedir que este PSOE de Pedro Sánchez se comporte democráticamente es creer en quimeras.

Estamos en manos de unos sectarios cuyo único objetivo ha sido usurpar el poder aprovechando una fisura de la Constitución que permite la alternancia durante una legislatura si la moción de censura prospera. Una forma antidemocrática al escamotear a los ciudadanos la oportunidad de pronunciarse en unas elecciones generales. Algo que es muy habitual en sistemas parlamentarios tan inestables como el de Italia, e incluso en comunidades como la de Cataluña que en cinco años han acudido a elecciones autonómicas tres veces.

La única forma de echar a estos okupas pasa por presentar una moción de censura y esta vez con el consenso de convocar elecciones en un plazo no superior a tres meses. Lo inaceptable es permitir que estos embaucadores intenten imponernos a todos su programa de Gobierno con solo 84 escaños propios y los apoyos bastardos de los enemigos de España, donde incluyo a los ultra radicales de izquierda de PODEMOS y sus confluencias.

Debemos hacer lo posible y lo imposible por evitar que esta gentuza logre sus objetivos y nos lleve a la ruina de nuevo como ya nos llevó el Gobierno del nefasto José Luís Rodríguez Zapatero.

¡Que pasen un buen día!


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Juan 20.06.18 | 19:32

    Efectivamente camino a la ruina vamos.
    Llevan dos semana y asi y a ojo con las medidas que han anunciado, las subidas de pensiones, anulacion de peajes y demas parafernalia, ya se han gastado de mas lo que piensan recaudar con el destopado del IRPF unos 4000 millones de Euros.
    Pero esto solo en dos semana.
    No me imagino cuando tenga que pagar a todos los que han prometido.
    Pero ademas los vientos de popa para la economia española van a cesar muy pronto y entonces veremos a ver lo que pasa. Intentaran engañarnos como con ZP, pero al final la ruina aflorará y esta vez no creo que haya ningun partido ni gobierno que lo pueda arreglar. En lo economico y en lo politico será un desastre.

Miércoles, 19 de septiembre

BUSCAR

Editado por

  • Vicente A. C. M. Vicente A. C. M.

Síguenos

Hemeroteca

Septiembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930