Un país a la deriva

Gallinas y conejos.

24.05.18 | 09:33. Archivado en Política Nacional

LOS INDEPENDENTISTAS HUYEN COMO CONEJOS / ¿QUIÉN PAGA LOS VIAJES PRIVADOS DE JOAQUIM TORRA A LAS CÁRCELES Y A VISITAR A LOS FUGADOS EN EL EXTRANJERO?

La última imagen de la cobardía supina de los independentistas más enfervorecidos la ha dado el “rapero” Valtonyc, Josep Miquel Arenas Beltrán, fugándose a Bélgica siguiendo los pasos de otros célebres cobardes como Carles Puigdemont y Toni Comín. Todas sus bravuconadas y desafíos se terminan cuando lo que ven ante sí es la puerta de la cárcel y pasar dentro de ella una larga temporada. En el caso del rapero una condena de tres años y medio. Y como de costumbre, se aprovechan de los plazos legales que la justicia está obligada a dar, para planificar con tiempo la huida. Una fuga que se podía prever, pero que la policía ha permitido al no controlar los pasos de este individuo y no hacer una operación jaula en la isla, algo que no se antoja demasiado complicado. Bien es verdad que solo tras su incomparecencia se podrá dictar un Auto de búsqueda y captura, pero en este caso habrá que incluir una euroorden, ya que parece más que probable el que haya decidido escoger Bélgica o Suiza como destino.

La situación es que la justicia con su sistema “garantista” ha vuelto a ser objeto de burla y corrobora que no existen medidas preventivas eficaces para asegurar el ingreso en prisión de los condenados en firme por sentencia. Este delincuente no ha tenido problema alguno en planificar con tiempo su huida incluso antes de que se le informase de la obligación de ingresar en prisión en el plazo de diez días. Un compromiso que finalmente hoy se certificará que no ha cumplido. Y aquí es donde deberían pedirse responsabilidades a su abogado, responsable subsidiario de conocer en cada momento la localización de su defendido y del cumplimiento de su ingreso en prisión. Pero este caso debería servir también para revisar las condiciones tan benévolas de confiar en el delincuente y en su colaboración para actuar sumisamente y entrar en la prisión voluntariamente cual cordero al matadero. La experiencia demuestra que quien puede huir, lo hace.

No sé si imitando a Carles Puigdemont, este Valtonyc se presentará ante los medios de comunicación para soltar toda su bilis contra el sistema judicial español y encuadrarlo todo bajo la “sacrosanta libertad de expresión”, según la cual todo el mundo puede expresar las mayores burradas, insultar a los demás y pedir que se mate a Guardias Civiles y policías, y llamar a eso “expresión cultural”. Evidentemente nada de eso puede admitirse, como tampoco se admitiría la apología del terrorismo o el enaltecimiento de movimientos totalitarios fascistas de uno u otro signo. La libertad de expresión tiene unos limites claros definidos por el respeto a los derechos de los demás. Y este rapero deslenguado usa la palabra como flechas venenosas e incendiarias dirigidas hacia el público que es receptivo a este tipo de expresiones y que comparte con el autor la misma violencia.

Lo malo es que en esa comparecencia ante los medios no suele haber nadie que le rebata las mentiras que vierta, y sí carroñeros de la noticia dispuestos a dar carnaza a sus lectores o televidentes atacando a un país democrático y socio de la UE. Y es que Bélgica tiene un ancestral odio hacia España y los españoles y no desaprovecha ninguna ocasión para hacerlo patente. Lejos están aquellos tiempos en que la reina Fabiola era un personaje querido por los belgas, a pesar de su indudable cercanía con el régimen fascista de Franco. Y es que la parte flamenca de ese país no se diferencia demasiado del mensaje ario de los nazis, ni de la xenofobia contra otros pueblos a los que consideran inferiores e incluso subdesarrollados. Y esa percepción subyace en ciertas capas de la sociedad belga, trasluciéndose en la actitud refractaria de los jueces a conceder la extradición solicitada por la justicia española a través de las diversas euroórdenes emitidas contra los fugados y procesados por el golpe de Estado dado en la autonomía de Cataluña.

Los independentistas son todos muy valientes a la hora de hacer declaraciones solemnes y de darse efusivos abrazos y palmaditas por desafiar al represor Estado español. Pero muestra su más rastrera cobardía cuando sienten sobre su nuca el aliento de la justicia y el pánico de tener que responder de sus felonías ante unos jueces que solo entienden del cumplimiento de la ley y de imponer penas a quienes la han violado. Es entonces cuando las risas y el orgullo de la prepotencia que demostraban se transforma en un “sálvese quien pueda” y emprenden la fuga como conejos asustados en busca de una madriguera donde esconderse. El rapero Valtonyc es solo uno más de esos conejos.

Y hablando de fugitivos, el flamante Presidente del Gobierno de la Generalidad, Joaquim Torra, parece dispuesto a tensar la cuerda y se está embarcando, al igual que el Presidente de la Mesa del Parlamento de Cataluña, Roger Torrent, en una serie de periplos que son totalmente injustificables desde el punto de vista oficial como altos cargos de la Generalidad. Me refiero a esas visitas a los presos procesados en relación con la causa del golpe de Estado, ubicados en diferentes cárceles en la Comunidad de Madrid. Y también a esos viajes a Bélgica o Berlín, para entrevistarse con el fugitivo de la justicia de España Carles Puigdemont. Unos viajes absolutamente improcedentes y que en ningún caso deberán tener la consideración de oficiales. Es decir, de producirse, deberán sufragarse de modo estrictamente privado y siempre y cuando no interfiera con la labor normal inherente a los cargos que representan.

Al parecer, dentro del papel de presidente títere que voluntariamente ha aceptado desempeñar Joaquim Torra, además del simbolismo de no hacer uso de ciertas dependencias del Palau de San Jaume de la Generalidad, despacho de Puigdemont y otras, incluye un periódico encuentro quincenal, en una especie de “despacho de gobierno” con el fugitivo Carles Puigdemont. Unos encuentros donde se supone que recibirá instrucciones sobre la política y actuaciones a ejercer. De hecho, se están produciendo de forma normal apariciones en video conferencia donde parece quererse enfatizar la presidencia virtual del prófugo en la gigantesca pantalla de plasma tras la mesa de la presidencia. Unos actos que nunca podrán tener la calificación de oficiales y que deberían ser prohibidos de celebrarse en la sede del Parlamento autonómico, ni siquiera en las dependencias de los grupos parlamentarios. Son actos de partido.

Creo que el Gobierno de España y los partidos de la oposición del Parlamento de Cataluña deben impedir este nuevo desafío a la legalidad y exigir la justificación de qué fondos se están usando para esos viajes y para este tipo de actos con plasma incluido. Y por supuesto no admitir en ningún caso ese intento de “despachar” en el extranjero, y mucho menos con un fugitivo de la justicia, asuntos que concierne a la gestión de la autonomía de Cataluña. Esos encuentros deberían ser expresamente prohibidos y denunciados ante los Tribunales. Ningún agente externo, y Carles Puigdemont ahora lo es como prófugo, puede dirigir una comunidad autónoma de España por persona interpuesta, por muy Presidente de la Generalidad que sea. Eso es un fraude de ley que debe ser neutralizado de forma inmediata de persistir Joaquim Torra en esa actitud desafiante y de confrontación con el Estado de Derecho. Su toma de posesión ya fue ilegal y no debería tener ningún efecto mientras no se atenga a la fórmula de prometer acatar la Constitución y lealtad a la Corona de España.

El Gobierno de España tiene el deber de defender la legalidad vigente y que no se haga una nueva burla de la ley escenificando la sumisión de una Institución del Estado a la voluntad de un delincuente prófugo que cobardemente huyó de la Justicia.

¡Que pasen un buen día!


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Lunes, 19 de noviembre

    BUSCAR

    Editado por

    • Vicente A. C. M. Vicente A. C. M.

    Síguenos

    Hemeroteca

    Noviembre 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
       1234
    567891011
    12131415161718
    19202122232425
    2627282930