Un país a la deriva

El vigilante incansable.

14.05.18 | 12:00. Archivado en Política Nacional

LA CUP INVESTIRÁ HOY AL DÓCIL POLICHINELA / MARIANO RAJOY ESTARÁ VIGILANTE

Ayer la CUP escenificó de nuevo su peculiar forma de hacer política reuniendo al Consejo político formado por representantes de las agrupaciones locales, y el llamado Grupo de Acción Parlamentaria, integrado por asociaciones variopintas como Arrán, Poble Lliure, Endavant, Sindicato de estudiantes, etc. En total un grupo de dirigentes que suman 67 votos, y bajo el sistema de mano alzada y cartel rojo para el NO y Verde para el SÍ. Nada que ver con aquellas asambleas multitudinarias donde se vota en urnas y voto secreto, con resultados tan sorprendentes como de empate a 1.515 votos producido en la Asamblea del 27 de diciembre del 2015 celebrada en un polideportivo en Sabadell para decidir sobre la investidura de Artur Mas. Al final, tuvo que ser también este “Consejo Político y el Grupo de Acción” lo que inclinasen la balanza con sus 8 escaños de 135, que llevó como todos saben a la renuncia de Artur Mas y la llegada del radical Carles Puigdemont sugerido por la CUP como adecuado para implantar la hoja de ruta de 18 meses hacia la independencia.

Es normal el que de nuevo sea ahora la CUP la que con sus escuálidos 4 escaños hoy van a permitir la investidura de este desconocido polichinela de teatrillo de marionetas que Carles Puigdemont ha elegido como su “comisionado en el interior” para que sea una correa de trasmisión de sus órdenes y de su estrategia. Y la primera ha sido la de convocar nuevas elecciones en cinco meses si el Estado persiste en la persecución del independentismo. Una preocupación del todo innecesaria, ya que es de sobra conocido que Mariano Rajoy está deseando hacer la entrega de los trastos al nuevo Gobierno de la Generalidad y cerrar de una vez las medidas de intervención bajo el artículo 155 de la Constitución. Eso sí, se quedará en actitud de vigilancia en una especie de "imaginaria cuartelaría", velando por la seguridad y la normalidad del recinto, en este caso del territorio y de sus Instituciones, no vaya a ser que los golpistas vuelvan a las andadas. Pero para esa labor también está la CUP aunque en sentido contrario, vigilando que el nuevo Gobierno de la Generalidad cumpla con la hoja de ruta, con menos plazo para adoptar resoluciones para la implantación de la República.

Será por eso por lo que la CUP ha decidido finalmente mantener su abstención y declarar que ello no significa un acuerdo de Gobierno, sino solo de investidura y que, desde este momento, se pasa a la oposición para garantizar el cumplimiento de lo que el “mandao” Quim Torra, ha manifestado en su discurso de investidura. Es decir, que se pase de las palabras a los hechos. Nada de declaraciones simbólicas para luego suspenderlas, ni de declaraciones unilaterales sin ninguna consecuencia, salvo la de provocar la intervención de la autonomía por el Estado. La CUP exige acciones concretas y culminar lo que se dejó a medias. Esta posición contradice la que hasta ahora habían mantenido de no aceptar a otro candidato que no fuese Carles Puigdemont, que, por otra parte, había insistido durante la campaña electoral en que volvería a Cataluña para ser investido en el caso de ser elegido, pero ahora se niega a hacerlo para no caer en manos de la justicia y ha buscado todas las triquiñuelas legales para ser investido a distancia.

La diferencia entre esta situación y la precedente de Artur Mas, es que Puigdemont no renuncia a su ensoñación y se sigue considerando presidente legítimo de esa inexistente República independiente de Cataluña. Y eso a pesar de que ha habido unas elecciones autonómicas de por medio, sujetas a las reglas de la Constitución de España y no de las que estaban desarrollando e intentaron imponer cuando aprobaron las leyes de “desconexión”. Su intención es mantener el “pollo” de la confrontación con el Estado y obligarle a adoptar medidas a cuantos pasos vayan dando hacia la implantación de la República. Y la segunda es que, mientras que Carles Puigdemont le salió “rana” a Artur Mas y pronto se independizó de su mentor, en este caso Quim Torra se muestra mucho más dócil y dispuesto a respetar la autoridad moral y jerárquica de quien le ha designado. Hasta tal punto, que respetará los dominios de su antecesor como si fuesen lugares de culto y sagrados mostrando el respeto debido para no profanar los aposentos usurpando despacho y estancias.

Hoy se va a consumar un nuevo capítulo de este esperpento, que comenzó en el mismo momento en que Mariano Rajoy cedió al chantaje de CIUDADANOS y del PSOE, para convocar unas elecciones autonómicas de forma tan precipitada y desaconsejable al no poder garantizarse unas mínimas condiciones de sensatez y sosiego en una atmósfera de crispación y división, forjada durante años de adoctrinamiento secesionista. Un resultado electoral adverso y fácilmente previsible en el que nada indicaba un vuelco electoral y el triunfo de las opciones no independentistas. Este exceso de optimismo infundado, basado en encuestas nada fiables, condujo a un escenario incluso peor que el precedente y una victoria pírrica de CIUDADANOS sin ningún efecto en cuanto a la futura gobernabilidad. Todo ha vuelto a quedar en manos de los mismos golpistas, el manejo de los tiempos, el bloqueo institucional y la designación por parte del fugitivo Carles Puigdemont de los sucesivos candidatos a actuar como meros transmisores de sus órdenes.

Quim Torra se va a convertir en unas pocas horas en el 131 presidente de la Generalidad, y Carles Puigdemont, aún en libertad, ejercerá como Presidente legítimo en el exilio en el Consejo de la República y en representación de la Asamblea de cargos electos de esta. Todo un montaje que constituye un majestuoso fraude de ley que el Gobierno de España presidido por Mariano Rajoy va a permitir y financiar con los impuestos de todos los españoles. Eso sí, ha anunciado que permanecerá vigilante, atento a los movimientos del Gobierno de la Generalidad y en posición de prevengan para actuar ante la mínima violación de la ley. Y ya sabemos que Mariano Rajoy no desfallecerá en esa vigilia permanente y que las acusaciones de laxitud, desidia y pasividad son solo burdas críticas de sus enemigos. Así que no tenemos por qué preocuparnos. Rajoy vigilará que no se cometan delitos y si lo hacen, intervendrá con la misma rotundidad y firmeza que la que usó a final de octubre del pasado año tras el golpe de Estado.

Mariano Rajoy va a conseguir la cuadratura del círculo vicioso donde estábamos metidos en ese bloqueo institucional tras las elecciones autonómicas en Cataluña. Por fin podrá retirar las medidas de intervención del 155 y así asegurarse el apoyo del PNV en la aprobación de los presupuestos Generales del Estado que le garantizan concluir la legislatura sin sobresaltos. Ahora solo le queda cerrar los flecos del apoyo de UPN y asegurarles que no se está pagando otro chantaje por ese nuevo apoyo a los PGE, ni que el complot entre Urkullu y Uxue Barcos para anexionar Navarra a Euskadi podrá consumarse, a pesar de que nada puede impedir que se aplique lo que contempla la Disposición Adicional Cuarta de la Constitución al respecto.

Y es que es tal el cenizo de este Presidente (ya le pilló en campaña electoral el mayor atentado terrorista en España, o la herencia descomunal de Zapatero de la crisis, o la dilapidación de la hucha de las pensiones, etc.), que se cumple el dicho de que “si pone un circo, le crecen los enanos”. Claro que también es fruto de haber aplicado esa vieja estrategia de dejar que los temas se pudran y se resuelvan por sí solos. Lo normal es que sigan enquistados y que su resolución sea cada día más complicada. Pero cada uno es como es, y por eso es preferible aquél que hace algo e intenta solucionar los problemas, aunque se equivoque, que el que no hace nada y se deja arrastrar por la corriente.

Es por eso por lo que sinceramente creo que Mariano Rajoy está incapacitado para la tarea que no tiene mas remedio que enfrentar. Debemos buscar otros que no pongan impedimentos. ¡¡ELECCIONES GENERALES; YA!!

¡Que pasen un buen día!


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Martes, 11 de diciembre

    BUSCAR

    Editado por

    • Vicente A. C. M. Vicente A. C. M.

    Síguenos

    Hemeroteca

    Diciembre 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
         12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
    31