Un país a la deriva

La persistencia en el victimismo.

28.04.18 | 10:10. Archivado en Política Nacional

JUNQUERAS PIDE TRASLADO A UNA PRISIÓN EN CATALUÑA. / A ROVIRA Y GABRIEL SUIZA NO LES CONCEDERÁ ESTATUS DE ASILADO POLÍTICO.

El golpista Oriol Junqueras vuelve a intentar alejarse de la sede del Tribunal Supremo que va a enjuiciarle junto al resto de procesados por el golpe de Estado, y solicita a Instituciones Penitenciarias el traslado a una prisión cercana a su domicilio familiar. Para tal fin, su abogado no ha dudado en usar daños psicológicos “irreparables” a sus hijos, menores de edad, por el trauma y estrés de tener que desplazarse 1300 km (supongo que en AVE) para visitar a su padre tan solo unos pocos minutos al mes. En su escrito de alegaciones, basadas fundamentalmente en las llamadas “reglas Nelson Mandela” sobre la presunción de inocencia, incluye cosas del estilo de:
• “Existen datos hoy día para creer que el distanciamiento con mis hijos les está repercutiendo de forma negativa e inmerecida, sobre todo cuando no hay ningún obstáculo para que pueda estar en situación de prisión provisional en instalaciones próximas a mi domicilio familiar”.
• “Es de público conocimiento que las situaciones de estrés emocional afectan al individuo y pueden generar secuelas irrecuperables, pero sobre todo en relación a los menores de edad las experiencias emocionales generan una huella biológica”.
• “Después de seis meses de encarcelamiento y con las escasas posibilidades de relación derivadas del sistema de visitas de convivencia y familiares, los derechos de los menores a disfrutar de su salud física y emocional se podrían ver seriamente comprometidos, dados los datos que actualmente se manejan y que constan documentados en la alegación precedente”.
• “No puede la medida de encarcelamiento tener más consecuencias aflictivas que las necesarias, ni su cumplimiento puede ocurrir en una restricción desproporcionada o excesiva de derechos individuales compatibles con la situación de encarcelamiento”.
• “Con una mayor proximidad geográfica, vería incrementadas las garantías a participar en condiciones en el proceso penal, sin las evidentes dificultades que comporta la articulación de una tarea defensiva en situación de prisión provisional y alejado centenares de kilómetros de mi letrado, con las dificultades de trabajo en las condiciones en que las comunicaciones penitenciarias se desarrollan”.

El pasado enero ya intentó conseguir ese traslado sin ningún éxito con alegaciones muy similares y casi calcadas también basadas en esas Reglas Nelson Mandela. La variante es que ahora usa a sus dos hijos menores de edad como principal argumento. El caso es que una vez que el Auto de Procesamiento sea firme, la responsabilidad recaerá en el Tribunal que se designe para el juicio. Pero mientras tanto, Instituciones Penitenciarias deberá contar con el “plácet” del instructor de la causa, el juez Pablo Llarena. Y la verdad es que no creo que esta vez cambie de parecer sobre su rechazo a ese traslado y a los permisos carcelarios para asistir a sesiones del Parlamento de Cataluña, toda vez que ya aprobó la delegación del voto y no existen motivaciones diferentes a las ya presentadas en enero, salvo quizás esta llamada a posibles perjuicios psicológicos a sus dos hijos menores de edad. Un argumento más basado en apreciaciones personales y generalidades y sin el debido apoyo profesional exigible de psicólogos forenses.

>> Sigue...


Lunes, 17 de junio

BUSCAR

Editado por

  • Vicente A. C. M. Vicente A. C. M.

Hemeroteca