Un país a la deriva

El fuego del dragón independentista.

24.04.18 | 10:55. Archivado en Política Nacional

EL DÍA DE SAN JORGE CONVERTIDO EN UNA JORNADA INDEPENDENTISTA EN CATALUÑA. / RAJOY ASEGURA QUE LA COSNTITUCIÓN CONTIENE SU PROPIO MECANISMO PARA SATISFACER A LOS QUE QUIEREN UN REFERÉNUM PARA SALIR DE ESPAÑA.

Ayer lunes, día laborable, aunque por la cantidad de gente en la calle no lo pareciera, el independentismo intento y logró a medias apoderarse de la tradición para transformarlo en una jornada de reivindicación política enfocada a exigir la libertad de los políticos presos. Pero como muy bien recordaron Cataluña desde otros rincones de España a Mariano Rajoy por su referencia exclusiva a Cataluña, ayer también fue el día de Aragón. El caso es que este día fue declarado por la UNESCO en 1995 como el día mundial del libro, algo que ya formaba parte de la tradición de Aragón y Cataluña desde mucho antes donde se tiene la costumbre de realizar intercambios o regalos de libros. Y en el caso de Cataluña, se acompaña con el regalo de una rosa. En esa tradición, las rosas tienen su propio significado dependiendo de su color. Y aquí es donde el independentismo ha querido apropiarse del color amarillo que Carles Puigdemont y sus compinches tomaron como símbolo de denuncia por las medidas de intervención del 155 y principalmente por los procesos judiciales abiertos tras el cese del Gobierno de la Generalidad con la prisión provisional de los principales responsables del golpe de Estado, algunos huidos de la justicia como el propio Carles Puigdemont.

La cosa es que el significado de las rosas de color amarillo es el de “amistad, satisfacción y alegría”, el de las rojas es “pasión, amor” o el de las blancas “pureza, inocencia”. Pero para los golpistas, este color amarillo ya forma parte de su mochila reivindicativa, de su atuendo y la forma más chillona de demostrar su compromiso con el proceso independentista. Comenzó con el uso de lazos en solapas y blusas, bufandas, pañuelos y hasta prendas de vestir. Y aquí, en esta celebración tradicional no han dudado en meter sus sucias zarpas y desvirtuarla con esa apropiación mezquina de símbolos. Fue patético ver cómo el Presidente de la Mesa del Parlamento autonómico, Roger Torrent, en su hortera representación a la que ya nos tiene acostumbrados dando boato y trascendencia a cualquier acto pro golpista e institucional, puso su rosa amarilla en una especie de altar realizado con una pancarta en la que se pedía “libertad para los presos políticos”.

Bufonadas aparte, es indudable el éxito en ventas de esas rosas de pétalos amarillos, que llegaron a ser las segundas más vendidas durante la jornada con más de 600.000 ejemplares. La primera en ventas, como es costumbre, volvió a ser la rosa roja. Otro símbolo que no es exclusivo y caracteriza a otros como, por ejemplo, al PSOE donde es ya clásica la imagen del puño cerrando agarrando una rosa roja. Tampoco faltó la aparición del fugitivo Puigdemont y su mensaje de apropiarse este día mundial como una aportación del pueblo catalán a la cultura, obviando la tradición de Aragón. Dijo cosas como “Es una de las aportaciones que somos capaces de hacer como pueblo y es la manera que tenemos de explicar cómo queremos ser y de qué manera queremos continuar viviendo como catalanes pero también abiertos al mundo”.

Y es verdad que también el independentismo, dentro de su ridiculez y esperpento ultra nacionalista, quiso nada menos que apropiarse del escritor más universal de nuestras letras en castellano, Miguel de Cervantes Saavedra, del que decían que era catalán. Un mensaje el de Puigdemont lleno de rosas y libros que esconde la podredumbre de los CDR y de la violencia, la coacción y el desprecio por aquellos que no comparten sus objetivos. Basta recordar a esos nueve profesores que de forma mezquina, ruin y miserable se cebaron con niños inocentes a los que señalaron y vejaron identificándoles como hijos de violentos Guardias Civiles. Porque la cultura que propalan es la del odio y desprecio por todo lo que sea ser o sentirse español, por la cultura de España en todas sus expresiones y en la manipulación descarada de la Historia creando fantasías y rehaciéndola en un relato que la tergiversa de forma obscena. Y esa es la cultura que dicen los golpistas que tienen que preservar y con la que construyen país. Lo que construyen es un campo de concentración con más de la mitad de la población sometida a esa coacción, la que no quiere la violencia ni la independencia.

Son aún muy pocas las voces en las que se pide que no se permita que los golpistas se apropien del color amarillo. Y es verdad que los símbolos para que sean eficaces deben de ser impactantes y sencillos. Los colores sólidos “chillones” y llamativos rojo, amarillo, han sido usados por la naturaleza desde siempre como verdaderos semáforos para advertir sobre situaciones donde puede estar en riesgo nuestra vida. El rojo se asociacon peligro inminente es el color de la sangre, el amarillo es de alerta, mientras el verde nos transmite seguridad por ser un entorno ancestral, el color de los árboles, del bosque. En fin, el mensaje colorista es muy fácil de percibir y de asumir y pronto se crea una asociación inconsciente. Es por eso que efectivamente, aunque no sea lo mas importante, hemos de impedir que llegue a asociarse ese color con lo que es una reivindicación revolucionaria de un golpe de Estado y el intento de sus promotores de salir impunes de sus responsabilidades penales transmitiendo una falsa imagen de concordia y pacifismo.

Pero hay algo más que me irrita profundamente y es la actitud de Mariano Rajoy. Algo que vengo denunciando desde hace tiempo y que me induce a refirmarme en la idea de que este sujeto no puede seguir ni un minuto más al frente del Gobierno de España. En el grave desafío del independentismo catalán, su actitud ha sido desde el principio de componedor, de no meterse en líos, de buscar acuerdos y apaños, de satisfacer a los secesionistas con la misma estrategia llevada por todos los anteriores Gobiernos de España, mediante el pago del chantaje financiando a través del FLA y con sucesivas concesiones de competencias las continuas e insaciables reivindicaciones de los nacionalistas independentistas. Un chantaje muy similar al que se ha pagado al independentismo vasco del PNV, al que se califica de nacionalismo moderado como antes se hizo con el de CiU. Un error que solo ha servido para aumentar el problema y llegar a esta situación límite donde está en peligro inminente la unidad de España.

Mariano Rajoy, en esa estrategia de componendas opacas y discretas lejos de la luz y de taquígrafos, ha llegado a declarar que “la Constitución tiene su propio mecanismo para dar satisfacción a los que quieren hacer un referéndum para salir de España, pero no es un mecanismo fácil”. Es el enésimo intento de convencer a los golpistas de que vuelvan al camino del pasado, de mantener el estatus quo donde iban avanzando y beneficiándose de una autonomía mucho más provechosa que la misma independencia que demandan. El mensaje de “con nosotros estaréis mejor que solos”. Es por ello que volvió a pedir al fugitivo Puigdemont que “Convendría que Puigdemont y sus acólitos dejen de tener secuestrada la política catalana y den una salida a esta situación”. Ya lo intentó cuando le pidió que convocase elecciones autonómicas y no siguiese con el proceso de “desconexión”. El resultado ya lo conocemos.

Mariano Rajoy parece dispuesto a hablar de todo, incluso de plantear un referéndum pactado. Lo malo es que para ello todos los españoles nos debemos pronunciar en referéndum, ya que la soberanía es indelegable y no se puede trocear ni mercadear con ella. Para que eso fuera posible debería haber otra Constitución y seguir los pasos previstos que no es que no sean fáciles, es que son lo suficientemente estrictos como para hacer desistir a cualquiera de intentarlo. No es imposible, pero si altamente improbable. Así que lo mejor que puede hacer Mariano Rajoy es insistir en que vuelvan a la legalidad, porque de no hacerlo, el Estado de Derecho seguirá defendiéndola hasta las últimas consecuencias con los medios legales que tiene a su disposición y que Mariano Rajoy solo ha querido o ha sido obligado a aplicar de forma bastante liviana. Lo malo es que ya ha declarado que no piensa "ahondar" en las medidas de intervención aunque se llegue a tener que celebrar nuevas elecciones. Con ello se descarta por ejemplo la intervención de TV3 y RAC1, medios propagandísticos de los golpistas. Una actitud cobarde que dista mucho de la que fue en su día la respuesta del Gobierno de la República ante un hecho similar dado por el golpismo catalán.

Los mensajes subliminales tipo Gila de “aquí hay un asesino y no soy yo”, ni son apropiados ni son eficaces. Basta con ceñirse a la ley y dejar que la Justicia haga su trabajo sin interferir de forma tan obscena como lo han hecho miembros del Gobierno de Mariano Rajoy. Este debe estar para colaborar con la justicia y no para entorpecer su labor. Y eso va por todas las Administraciones y Gobiernos autonómicos de los que ya tenemos demasiados ejemplos de su injerencia descarada y trabas a la labor de los jueces encargados de causas que afectan directamente a esas Administraciones, como el caso de los falsos ERE’s en Andalucía, Gurtel y Púnica en Madrid, Aigues en Valencia, 3% en Cataluña, etc.¡Dejen a la Justicia en paz!

¡Que pasen un buen día!


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Alef 24.04.18 | 11:29

    Con unas medidas o con otras, los que tienen un "pollo", como dice cocomocho, son los separatistas, rodeados por millones y millones de españoles dispuestos a no ser extranjeros en Catatuña. Si los amarillentos necesitan la independencia para ser felices, sorry: se van a quedar con las ganas.

Viernes, 17 de agosto

BUSCAR

Editado por

  • Vicente A. C. M. Vicente A. C. M.

Síguenos

Hemeroteca

Agosto 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031