Un país a la deriva

Ninguna más.

22.04.18 | 10:34. Archivado en Política Nacional

OTRO BOCHORNO ¡MAJESTAD! UNA PITADA AL HIMNO ES UN INSULTO A ESPAÑA. / PLAZA 1 DE OCTUBRE: LOS GOLPISTAS METEN LA GAMBA.

Lo queramos admitir o no es un bochorno el que año tras año, cada vez que el Club de fútbol Barcelona alcanza la final de la Copa del Rey, tenemos que soportar la actitud inadmisible de la gran mayoría de los hinchas culés pitando el himno de España y haciendo uso de banderas ilegítimas ante la pose impasible del Jefe del Estado, el Rey D. Felipe y algunas autoridades. Una manifestación independentista más en la que esta vez el Club de fútbol se ha implicado políticamente por parte de su Presidente Josep María Bartomeu, incitando a sus socios y aficionados desplazados al estadio Metropolitano del Atlético de Madrid a manifestarse reivindicando la libertad de los que consideran presos políticos. No vi ayer ninguna respuesta digna de tal nombre en defensa de los valores constitucionales por parte de aquellos que deben defenderlos. Ni un solo signo de repulsa, ninguna escenificación de condena ni de medidas disciplinarias.

La actitud fue la de intentar contrarrestar la pitada poniendo el sistema de megafonía del estadio a tope de volumen y la reacción honrosa de los hinchas del Sevilla Club de fútbol, que entonaron con el ya clásico lo-lo-lo el himno y lograron acallar en buena parte la sonora pitada que sobresalía por su tono mucho más agudo. Ningún reproche ni reacción por parte de la descabezada Federación española de fútbol, ni por parte de quien debería haber respondido con la misma ejemplaridad y acierto que tuvo el Presidente de la República de Francia, cuando ante un acto similar abandonó el Estadio y se procedió a la suspensión del partido. En este caso eso hubiera sido lo lógico, sancionando a la entidad y al mismo Presidente del F.C. Barcelona por haber mezclado de manera obscena un acontecimiento deportivo con la política. No era ni el momento ni la ocasión para hacer otra bufonada. Al no suceder nada de esto, los presentes, empezando por el Jefe del Estado, han quedado señalados por su vergonzante pasividad y estoicismo.

La pregunta que debemos hacernos es ¿Qué podemos esperar aquellos que defendemos la democracia y la Constitución si quienes tienen el deber de hacerlo incumplen con su juramento y permiten este insulto reiterado a nuestros símbolos nacionales? Y es verdad, yo también fui abochornado testigo de cuando en el estadio Vicente Calderón del Atlético de Madrid, hubo una estruendosa pitada cuando se emitió el himno de Francia, la mundialmente conocida “marsellesa”, en los prolegómenos protocolarios del encuentro amistoso entre las selecciones nacionales de ese país y España. Un espectáculo vergonzoso e inadmisible que demostraba una absoluta falta de respeto, en un comportamiento ruin cuyas motivaciones, todas injustificables, se me escapan y que evidencia un poso de odio visceral en la memoria colectiva de siglos de historia convulsa compartida de encuentros y desencuentros. El apelativo despectivo de “gabachos” da una idea de ese rechazo secular que suena tan intransigente como el de "maketos" o "charnegos", símbolos de un ultra nacionalismo excluyente y xenófobo.

Nada justifica esa reiterada falta de respeto a los símbolos nacionales de todos los españoles, o al menos de una gran mayoría en la que no incluyo a Pablo Iglesias, que definió al himno como “una cutre pachanga fachosa” y que se niega a aceptar la bandera porque: "la rojigualda no es la suya" , ya que “perdimos la guerra”. Alguien que dice que “no me gustan ni los himnos ni las banderas”. Sin embargo, bien que canta “la internacional” comunista, alza el puño en alto en todos sus mítines y califica de fachas a todos los demás. Por otro lado, está Pedro Sánchez y su idea de que España es un país plurinacional, una nación de naciones, aunque sí que respeta los símbolos del himno y bandera de España. Pero nunca debemos mezclar lo que son sentimientos personales con lo que es la legalidad vigente y el respeto a aquello que nos representa a todos los españoles. Cuando se desprecia esos símbolos nos están faltando al respeto a todos y eso no puede quedar impune y sin respuesta. Y no quiero hablar de conceptos como el Honor que muchos consideran trasnochado, pero sí del deber y de los derechos.

Los españoles tenemos el deber de defender nuestra libertad y nuestra democracia de los ataques de los enemigos que quieren destruirnos. Y estos, ahora y desde hace muchos años, están en nuestra propia casa. Los golpistas catalanes lo han vuelto a intentar y han fracasado, aunque no han sido derrotados, gracias a la actitud cobarde y renuente del Gobierno de España. Es por eso que siguen intentando recobrar el poder y mantener el desafío secesionista. Para conseguirlo siguen propalando sus mentiras y propaganda subversiva en todos los foros, sobre todo internacionales, y aprovechando como ahora, eventos de todo tipo con fuerte impacto mediático. La escenificación de la pitada al himno, exhibición de banderas inconstitucionales, y otros símbolos como los lazos amarillos y otras prendas en ese color chillón, están consiguiendo su objetivo de desprestigio de España y de sus dirigentes e Instituciones, como la del Tribunal Supremo. Se vende la idea de que no existe democracia, que se mantiene en prisión a presos políticos y que Cataluña está siendo reprimida por la intervención del Estado.

Ayer noche se perdió la batalla del Honor con la permanencia impasible de nuestro Jefe de Estado en el evento que lleva su nombre y la celebración normal del encuentro de fútbol, sin haber tomado medidas disciplinarias contundentes ni por parte de las Autoridades del Estado, ni por parte de la Federación española de fútbol. Nunca puede justificarse bajo la libertad de expresión lo que es un delito de incitación a desordenes entre ciudadanos, que no pasó a mayores por la separación física entre aficionados de uno y otro club. En este caso, la pitada fue amortiguada por la combinación de los altavoces del estadio al máximo volumen y el enérgico canto de la hinchada sevillana. Pero nada impedía que se produjese un enfrentamiento de consecuencias imprevisibles. Hay que terminar con esto de una vez, porque lo siguiente será aún peor si los golpistas se ven impunes en sus bravatas.

Ayer también tuvo lugar otro esperpento en Gerona protagonizado por el consistorio municipal dominado por los golpistas. Se trata del cambio de nombre a la Plaza de la Constitución por el de “Plaza del 1 de octubre". Allí estuvo la alcaldesa y una gran pantalla de plasma donde apareció por video conferencia el “payés errante”, Carles Puigdemont, en plan President como testigo de honor del acto pronunciando su discurso mitin a sus correligionarios. Pero lo que no creo que se hayan percibido estos patanes es que esa fecha del 1 de octubre tiene otras connotaciones íntimamente ligadas a la dictadura de Franco. Se trata de una efeméride en la que se celebraba el llamado “día del Caudillo” que rememoraba la elección de Franco como Jefe del Gobierno del Estado. Una fecha que coincide además con la proclamación por Mao Zedong de la República Popular de China en la plaza de Tiananmen en Pekín.

Se trata de una nueva provocación, pero no va más allá de un afán de borrar de forma sectaria aquello que odian. Y es claro que los golpistas odian la Constitución de España y por eso la queman en TV3. La misma Constitución que en su artículo 155 ha permitido el cese del Gobierno secesionista de Carles Puigdemont, la que ha forzado su cobarde fuga y la que terminará por impartir justicia. Una patochada equiparable en sectarismo a la protagonizada por Ahora Madrid y el consistorio liderado por Manuela Carmena con el apoyo del PSOE de Madrid, tras cambiar numerosas calles y jardines de nombre, bajo la excusa de la ley de Memoria Histórica, que siempre es selectiva y discriminatoria. Sobre todo porque se ha querido limitar a los años de la guerra civil, llegando al esperpento de cambiar calles de nombre de personajes ajenos a esa etapa. El último ha sido el del parque del Rey Felipe VI que se va a llamar “Parque Forestal de Valdebebas”. Todo un afán de eliminar a la monarquía, aunque sea de modo nominal. No deja de ser una pataleta pueril en lo que las urnas les niegan, ya que, aunque yo comparto las aspiraciones de reinstaurar la República, discrepamos en el modelo de esta. En ambos casos, el cambio de sistema es algo que debemos decidir, si es que alguna vez nos lo preguntan, todos los españoles.

Pueden cambiar nombres los de las calles y los propios, catalanizar sus apellidos y portar banderas con estrella incluida, copia cutre de la de la República Comunista de Cuba. Pero lo que no pueden cambiar es la realidad de una nación, España, con siglos de historia de la que el nacionalismo burgués catalán era una mera anécdota solo reforzada en estas últimas décadas por la dejación cómplice de los Gobiernos de España del PSOE y del PP, desde la transición a la democracia. Pero eso deberá tener su punto de inflexión y volver a la normalidad simepre que los españoles estemos dispuestos a dar esa batalla. Lo que sé es que no podemos permitir sin que se nos caiga la cara de vergüenza el que se repita el bochornoso espectáculo de ayer noche en Madrid en el estadio Metropolitano del Club Atlético de Madrid.

¡Que pasen un buen día!


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Jueves, 16 de agosto

    BUSCAR

    Editado por

    • Vicente A. C. M. Vicente A. C. M.

    Síguenos

    Hemeroteca

    Agosto 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
      12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    2728293031