Un país a la deriva

Otro anuncio irresponsable.

03.03.18 | 09:51. Archivado en Política Nacional

PUIGDEMONT JUSTIFICA SUS INGRESOS Y NIVEL DE VIDA COMO FUGADO DE LA JUSTICIA. LOS GOLPISTAS ALARGAN EL BLOQUEO INSTITUCIONAL TRAS SU SOLEMNE DECLARACIÓN DE MANTENER EL PROCESO INDEPENDENTISTA.


Ha bastado solo el anuncio por el Gobierno de Mariano Rajoy de comenzar una investigación sobre la financiación del fugitivo y residente en la ciudad de Waterloo en Bélgica, Carles Puigdemont para que se produzca una respuesta de él y su entorno, justificando de modo genérico esos ingresos. Por otra parte, ya justificó ante las autoridades belgas disponer del salario de diputado (2.800 euros brutos y es dinero público por un trabajo del que está ausente sin justificación) para solicitar la residencia en Bélgica cuando cumplió los 90 días como tiempo máximo concedido como turista. Y no solo eso, además ha declarado que “su estancia no se financia con dinero público”. Lo que sí que parece es que su estancia puede estar financiándose de diversas fuentes: donaciones de amistades, las famosas e inagotables “cajas de resistencia” de asociaciones civiles subvencionadas por la Generalidad como ANC y OMNIUM, el propio partido político (PDeCAT) y algunos también señalan a altos cargos de la Generalidad que aportarían parte de su sueldo. Y ya saben aquello de "excusatio non petita, accusatio manifesta".

Y lo que no se explica y además es imposible es que con un salario conocido (2.800 euros brutos) pueda hacer frente a gastos como el alquiler de su lujosa mansión en Waterloo, que se lleva nada menos que 4.000 euros al mes, manutención, servicio doméstico, y demás gastos normales. Y eso sin contar con la que parece una ilegal y generosa ayuda de seguridad privada realizada por agentes de los Mossos, que,al parecer, se van turnando bajo supuestas licencias vacacionales pagadas por el cuerpo policial autonómico. Así que no es de extrañar que el Gobierno de España haya decidido desenmascarar a este fugitivo ante la pasividad y desinterés de las propias autoridades belgas en averiguar la veracidad de las declaraciones de Puigdemont, siendo público y notorio el lujo de la vida que lleva que en absoluto se corresponde con sus ingresos declarados. Porque como todos saben las donaciones están sujetas a impuestos, que no son nada bajos, aunque estemos en Los países bajos.

La primera acción sería cortar de raíz lo de la seguridad privada investigando si realmente se trata de agentes de los Mossos que voluntariamente y a su costa personal se desplazan a Bélgica en su periodo vacacional para desempeñar, se supone que bajo un contrato privado, el trabajo de seguridad física del fugitivo Carles Puigdemont. Eso creo que sería bastante fácil de averiguar para tomar las medidas que impidan esta farsa y falta de disciplina en un cuerpo policial en el que este tipo de actividades deberían estar absolutamente prohibidas y contempladas como incompatibilidades. Además de las irregularidades administrativas de realizar un trabajo que requiere licencia y permisos especiales y no actuar de simples matones mamporreros acompañantes del ciudadano y Diputado autonómico por Cataluña, Carles Puigdemont, fugitivo de la Justicia de España.

Lo siguiente sería investigar esos fondos adicionales necesarios para esa lujosa vida que exhibe públicamente: de dónde proceden los ingresos, si se declaran como tales, quienes son los pagadores y en qué concepto se han realizado. En fin, todo lo normal que se exige a cualquier ciudadano español. ¡Ah claro, es que Puigdemont no se considera como tal! Ironías aparte, es un deber del Estado controlar no solo los movimientos de este sujeto a fin de buscar el momento propicio para pillarle en un descuido y que se pueda realizar la extradición y entrega a la justicia, sino también un seguimiento de sus medios de financiación y asfixiarlos de modo que no pueda seguir llevando ese nivel de vida y actuando como un estadista en el exilio desprestigiando España y burlándose de los españoles. Hay que presionar a las autoridades belgas para que no le hagan la vida tan fácil y que sienta, al menos, el miedo a perder su cómoda residencia y obligarle a abandonar el país por falsear los datos que le permiten residir en Bélgica. Igual hasta decide acompañar a Anna Gabriel en Suiza.

Lo único que pienso es que ha sido otro error haber anunciado de forma pública el inicio de esa investigación. Una forma, a mi parecer, irresponsable de poner sobre aviso a los investigados y que puedan tomar acciones para ocultar pruebas o eliminarlas y dificultar el seguimiento del trasiego de los fondos y su destino final, o, como ya se rumorea, hacer legales esas donaciones creando una Fundación privada. Un error de bulto comparable al cometido por la Fiscalía al anunciar el viernes tras el Consejo de Ministros posterior a la aprobación de las medidas de intervención en el Senado, la presentación en la siguiente semana de las denuncias sobre los miembros del cesado Gobierno de la Generalidad. Un aviso que provocó la coordinación de los implicados en una reunión el sábado, reconocida por el mismo Carles Puigdemont, en la que supuestamente decidieron y organizaron la fuga a Bélgica a la que se apuntaron algunos, mientras otros eligieron presentarse a declarar ante la jueza Carmen Lamela, con el resultado final de ingresar en prisión. Un anuncio que bien podría tomarse como un “aviso a navegantes”, en este caso delincuentes, para que huyan. Algo también comparable a los chivatazos del Bar Faisán al entramado de la ETA. Solo puede ser calificado como una solemne torpeza o una perversa y mezquina premeditación.

Creo que basta ya de anuncios de medidas y más trabajar de forma callada en esas medidas para que sean efectivas. Pero lo que parece es que solo se buscan titulares o lanzar globos sonda y dar palos de ciego a la piñata a ver si cae. Carles Puigdemont y el bloqueo institucional en Cataluña es el mayor problema que mantiene a España paralizada. Un problema que parece irresoluble por la idiosincrasia de una UE incapaz de mantener una política común y mucho menos una legislación común y coherente, donde cada país hace de su capa un sayo. Como en el caso de Bélgica y su particular amparo legal de prófugos y terroristas cobijados como refugiados políticos o víctimas de conflictos bélicos. Un Gobierno de España paralizado y aislado en el Congreso de los Diputados, sin Presupuestos aprobados y con nulos apoyos o, si los hay, condicionados a exigencias inasumibles como las requeridas por el PSOE, PNV o CIUDADANOS. Y es que ha llegado el momento en que hay que afrontar el problema y si no se alcanza un acuerdo, poner en manos de los ciudadanos que se definan en unas elecciones generales.

El desafío de los golpistas y sobre todo el del fugitivo Carles Puigdemont, debe solucionarse poniendo todos los medios necesarios y exigiendo la colaboración de todos los partidos políticos no alineados con los independentistas. Hay que dejar de una vez claro que no se va a consentir la disgregación de España mientras exista una mayoría parlamentaria para impedirlo y aún así, deba ser el pueblo español el que se pronuncie en referéndum como único depositario de la soberanía nacional. Nunca se permitirá un fraude de ley al consentir referéndums locales donde se usurpe esa soberanía nacional, porque no se reconoce a esos pueblos como diferenciados ni ningún derecho a decidir sobre el futuro de todos los españoles y de España. Y si el prófugo Carles Puigdemont, sus acompañantes en el exilio y el nuevo Gobierno de la Generalidad siguen en su línea de desafío independentista, habrá que garantizar la legalidad con la intervención e incluso la suspensión de la autonomía.

También hay que acabar con el bloqueo institucional de una vez forzando nuevas elecciones si los golpistas siguen empeñados en dilatar la investidura en sus supuestas disputas por ver quien es el candidato a Presidente de la Generalidad. El vacío legal o reglamentario no puede ser excusa de esta especie de limbo procedimental para paralizar la gobernabilidad de una autonomía de la importancia de Cataluña, y por tanto de España.

¡Que pasen un buen día!


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Domingo, 16 de diciembre

    BUSCAR

    Editado por

    • Vicente A. C. M. Vicente A. C. M.

    Síguenos

    Hemeroteca

    Diciembre 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
         12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
    31