Un país a la deriva

El PSOE de Pedro Sánchez avergüenza.

19.02.18 | 10:57. Archivado en Política Nacional

PEDRO SÁNCHEZ NO ES FIABLE DEFENDIENDO LA CONSTITUCIÓN


Para ser lunes empezamos la semana con muchos temas de calado político que están retratando a algunos como es el caso de Pedro Sánchez. El asunto ha sido el revuelo que se ha montado en Cataluña en las fuerzas independentistas y de izquierda como los podemitas y los socialistas del PSC, por el solo anuncio del Gobierno de España de hacer que se respete de una vez el tema de la cooficialidad de las lenguas y no se maltrate al español con la impunidad que se está haciendo. Y eso que se trataba de incluir una casilla en el formulario de acceso a la enseñanza primaria donde los padres pudieran marcar su preferencia de que su retoño fuese educado en la lengua oficial de España, el castellano, lo que no significa que en paralelo no se le enseñase la lengua cooficial, en este caso el catalán, para que al final de la enseñanza obligatoria tuviese el dominio de ambas lenguas, la materna y la autonómica reconocida. Eso con independencia de una tercera lengua a elección como el inglés, el francés, alemán o cualquiera otra.

Ha sido tan radical y visceral la respuesta de algunos dirigentes que causa sonrojo ver con qué sectarismo defienden lo indefendible, ya que no se trata de una opción sino de un derecho constitucional sobre el que ya se ha pronunciado el Tribunal Constitucional, el Supremo y hasta el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, que en su momento estableció en el 25% el porcentaje de materias lectivas que se deberían impartir en castellano. Una sentencia que no se ha respetado salvo contadas excepciones: solo en cuatro colegios se respeta de los miles existentes en Cataluña. Una realidad que evidencia el maltrato a una lengua que se quiere excluir y proscribir de la vida de los catalanes y residentes en esa comunidad. Un esperpento cuya excusa se basa en el punto 3 del artículo 3 de la Constitución que dice “La riqueza de las distintas modalidades lingüísticas de España es un patrimonio cultural que será objeto de especial respeto y protección”. Y aquí, los independentistas han interpretado que para ganarse ese respeto la protección debe ser máxima arrinconando al castellano e imponiendo el uso de la lengua cooficial como única vehicular en todos los aspectos de la vida de los catalanes: Administraciones públicas, Educación, Sanidad, y otros como Fuerzas de Seguridad, etc.

Como todo movimiento secesionista se trata de resaltar las diferencias y aquello que consideran que ayudan a lo que llaman “construcción de país”. Se trata de identificar un sentimiento nacionalista con diferentes simbologías: bandera, himno y crear una identificación de pertenencia, de pueblo, basado en la lengua. Es por ello por lo que la lengua del Estado, el castellano, debe ser perseguido y erradicado. Una labor titánica que requiere tiempo y esfuerzo, Para eso se han creado Instituciones censoras y de corte punitivo como el CAC, que se dedica a perseguir a aquellos que usan solo el castellano en cosas tan nimias como el rótulo de su negocio, por ejemplo LIBRERIA, y no poner “LLIBRERIA”. Una labor de zapa que ha ido incrementando los requisitos oficiales para acceder a puestos de las diferentes administraciones de la Generalidad, donde el conocimiento del idioma catalán pasa a ser determinante debiendo acreditar el nivel 5 de conocimiento y manejo del idioma. Lo ultimo ha sido esa exigencia en el área de Sanidad, donde se valora más el idioma que los conocimientos médicos, bajo la excusa de que un catalán tiene el derecho a ser entendido en su idioma.

Una lucha identitaria clara en la que el PSOE, por medio de su líder Pedro Sánchez, no ha tardado en posicionarse del lado de los del PSC y de los golpistas que ven una intromisión inaceptable del Gobierno de España en temas competenciales de la Generalidad. Pero es que una cosa es tener transferida la educación y otra muy diferente usarla como instrumento discriminatorio y de adoctrinamiento de los ciudadanos desde la infancia. En ese caso la intervención no es solo aconsejable para devolver la normalidad y la legalidad, sino un deber para con los ciudadanos en defensa de sus libertades. Las transferencias competenciales no son como un cheque en blanco, sino que están sujetas al estricto cumplimiento de la ley para salvaguardar los derechos de todos los españoles con independencia de su lugar de nacimiento o residencia. Unos conceptos que los golpistas y la izquierda quieren ignorar y despreciar al establecer unos inexistentes derechos como el de decidir y el de reconocimiento de pueblos diferenciados del único que la Constitución de España reconoce, el pueblo español sin distinción alguna entre topónimos como vascos, catalanes, gallegos, andaluces, murcianos y el resto de los de las diecisiete comunidades autónomas reconocidas, de las que solo cuatro, además poseen una lengua reconocida como cooficial con el castellano.

La posición de Pedro Sánchez y esa parte del PSOE que representa no es nada confiable en la defensa de la Constitución. Y eso quedó ya perfectamente claro en las múltiples trabas y exigencias a la hora de dar su voto a las medidas de intervención de la autonomía de Cataluña, en respuesta al golpe de Estado en forma de declaración unilateral de independencia perpetrado por el Gobierno de la Generalidad y los diputados independentistas del Parlamento de Cataluña. Porque si no es capaz de defender algo tan esencial como es la lengua de España ¿Qué se puede esperar que defienda en temas como la Defensa nacional, la solidaridad entre territorios, la igualdad de derechos, etc? Alguien que, al contrario, propugna la división de España reconociendo pueblos diferenciados y su derecho a decidir su futuro y un Estado plurinacional, no puede presentarse como candidato a nivel nacional, ya que no cree en la nación española. Incluso ha superado al impresentable de José Luis Rodríguez Zapatero que llegó a decir que “nación es un concepto discutido y discutible” y que ahora se encuentra vergonzosamente apoyando a Maduro en su estrategia de anular a la oposición democrática.

Un socialismo que es mucho más receptivo de las ideas secesionistas que de mantener la unidad nacional y que condiciona su apoyo a la defensa del Estado de Derecho, limitando el ámbito de actuación, la profundidad de las medidas de intervención y el tiempo de su aplicación. Unos condicionantes que han hecho ineficaces esas medidas al permitir que los golpistas estén ahora en condiciones de recuperar el poder y anular las medidas adopatadas volviendo a la situación previa al golpe de Estado. Han dejado al Gobierno de España con una mano atada a la espalda y con los ojos vendados dando palos de ciego. Aunque el Gobierno de Mariano Rajoy, con su precipitación y actitud cohibida, ha tenido mucha parte de culpa de que ahora estemos donde estamos. Pero eso no excluye el comportamiento desleal y traicionero de este PSOE de Pedro Sánchez radicalizado desde su último Congreso.

Un país donde el principal partido de la oposición comparte las tesis de los separatistas y de los enemigos de España, no puede tener futuro. Y esta vez, no parece haber esperanza para que, como en otras ocasiones, sea el pueblo español el que asuma la defensa de la nación. Porque ese pueblo ya se han encargado los políticos de que no sea una realidad. Los nacionalismos han emergido como setas venenosas en todas las autonomías, con las mismas fórmulas y métodos de los ya arraigados, usando himnos, banderas e incluso dialectos o giros lingüísticos del castellano como símbolos identitarios y concienciación de pueblos con derechos inalienables.

Unas mentiras permitidas como expresiones folclóricas pero que van adquiriendo entidad y representan una amenaza para la supervivencia de España, debilitándola. Y este PSOE está siendo cómplice de que hayamos llegado a esta situación al demostrar su falta de firmeza en asuntos tan esenciales como la defensa de la Unidad de España. Lejos queda aquél PSOE de la primera República y su actuación frente al separatismo. En este caso sí se puede decir que cualquier tiempo pasado fue mejor.

¡Que pasen un buen día!


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Domingo, 9 de diciembre

    BUSCAR

    Editado por

    • Vicente A. C. M. Vicente A. C. M.

    Síguenos

    Hemeroteca

    Diciembre 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
         12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
    31