Un país a la deriva

¡A buenas horas!

16.02.18 | 09:57. Archivado en Política Nacional

LA INMERSIÓN LINGÜÍSTICA COMO ADOCTRINAMIENTO SOBERANISTA.

Dice el Gobierno de Mariano Rajoy que está analizando actuar contra la inmersión lingüística en la enseñanza en Cataluña, incluyendo una casilla en el formulario de acceso al preescolar donde se marque la preferencia porque esta enseñanza se realice en español (lo de castellano suena como otro idioma autonómico de Castilla la Mancha y Castilla y León). Porque la dolorosa realidad es que hace ya casi cuatro décadas que en Cataluña, aprovechándose de las transferencias competenciales en el área de la educación, se impuso lo que se llamó el modelo de “inmersión lingüística”. Una norma por la que, con la excusa de salvaguardar el idioma catalán de la presión del idioma español, se dejaba el catalán como única lengua vehicular y no solo en la enseñanza, sino en casi todos los ámbitos de la vida en esa comunidad. Era una auténtica emersión lingüística impuesta. Lo que empezó como un acto cultural igualitario se ha transformado en un acto de doctrina totalitario.

El nacionalismo separatista catalán de CiU con el apoyo del PSOE y la connivencia del PP, ha ido avanzando en esa inmersión hasta imponer el modelo de enseñanza donde el catalán es, de hecho, la única lengua oficial vehicular en la autonomía, relegando al español a una segunda lengua, incluso en inferioridad de tratamiento con otras extranjeras como el inglés. La realidad es que se ha querido hacer de la lengua un instrumento más en el proceso del separatismo para “ir creando país” e inculcar el sentimiento de pueblo diferenciado del resto del pueblo español. Un adoctrinamiento planificado complementado por la manipulación y tergiversación de la historia de España, alimentando la fantasía de que Cataluña fue algo más que un condado al servicio de la Corona de Aragón y posteriormente integrada en la reunificación de los reyes católicos constituyendo lo que es la moderna España en el siglo XV. Su quimera se basa en la guerra de sucesión al trono de España por la pugna entre las dinastías reales europeas de los Habsburgo y los Borbones, donde Cataluña se alineó con la postura foralista defendida por Aragón y por el aspirante Carlos de Habsburgo, que culminó en 1713 y el Tratado de Utrecht con la coronación del nieto de Luis XIV, Felipe de Anjou, como Felipe V, tras inmensas pérdidas territoriales, como fue la soberanía del peñón de Gibraltar, el reino de Nápoles, Cerdeña y Sicilia. Un conflicto en que se ganó un reino pero se perdió un imperio.

Esa efeméride ha sido adoptada y adaptada por el nacionalismo catalán, circunscrito en un principio a una clase rica y media acomodada y elitista, como inicio de su reivindicación independentista y como símbolo de la lucha por la libertad de un pueblo al que han inculcado la idea de estar siendo oprimido y reprimido por España. Un movimiento que tuvo sus momentos de auge coincidentes con los movimientos revolucionarios en toda Europa y que dio paso en el siglo XX a la primera república en España. Y el idioma catalán, al principio considerado por esas élites de la sociedad catalana como una lengua del mundo rural, del típico inculto payés, fue tomando cuerpo como signo identitario. Y podemos analizar la historia y ver los diferentes intentos de Maciá durante la primera República y de Companys en la segunda, donde hubo unas declaraciones de República en plan federal en principio y de independencia en la segunda República, con el resultado de todos conocido de la respuesta contundente de los Gobiernos de España.

Parece que el anuncio del Gobierno de Mariano Rajoy de parchear el tema de la inmersión lingüística con la inclusión de una simple casilla donde se manifieste la intención de recibir la enseñanza en español no va más allá de un intento de buscar una reacción del separatismo para obligar al desbloqueo del Parlamento de Cataluña y se inicie la investidura de un Presidente y el Gobierno de la Generalidad. Sin embargo, lo realmente vergonzoso es la impunidad con la que este derecho constitucional ha sido ignorado y violado por los diferentes Gobiernos de la Generalidad, incluyendo las sentencias del Tribunal Supremo y del Constitucional y con la pasividad cómplice del Gobierno de España. Así que este aviso no es sino un hipócrita “postureo” que solo busca la reacción de los separatistas y no persigue devolver la legalidad a un área tan sensible como es la enseñanza. Se habla incluso de investigar si existe además un adoctrinamiento separatista en los libros de texto, como si ello no dependiera de la labor docente de la mayoría del profesorado encargado de impartirla. Se puede controlar un texto, pero no a quien puede interpretarlo y tergiversarlo a su conveniencia e ideología. Desde luego no en materias como física, matemáticas, química, que no admiten sesgos ideológicos, pero sí en otras materias como historia, geografía, ciencias sociales, etc.

Porque la Constitución es clara en cuanto a la cooficialidad junto al español de las lenguas reconocidas y su uso en las autonomías donde radican. Y al respecto se dice que:

1. El castellano es la lengua española oficial del Estado. Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla.
2. Las demás lenguas españolas serán también oficiales en las respectivas Comunidades Autónomas de acuerdo con sus Estatutos.

Como tales lenguas autóctonas están reconocidas el euskera, el catalán, el Valenciano y el gallego. De hecho, en el Senado de España como supuesta Cámara territorial, el papanatismo ha logrado que se haya creado un equipo de traductores para que sus Señorías puedan expresarse en la lengua que prefieran. Una ridiculez y un gasto innecesario que equipara esta cámara a una especie de Organismo internacional como la ONU, cuando la lengua oficial del Estado, es decir de España, es el castellano al que yo prefiero referirme como español, ya que el castellano se refiere al idioma propio del reino de Castilla, y que se extendió adoptando múltiples dialectos y entonaciones en todo el mundo y que recibe el nombre genérico de español. La cooficialidad significa que está en el mismo grado de prelación, es decir que no debe existir una imposición de la una sobre la otra, en aquello tan famoso del “tanto monta, monta tanto”. Una relación de igualdad que no ha sido respetada especialmente en Cataluña y ahora tampoco en Baleares o Valencia, estando el español en fase de exclusión en El País Vasco y Navarra.

Y este es un tema que no se puede solventar de esta manera tan chapucera y que requiere ir más allá, empezando por la suspensión de la transferencia en Educación, el control de los libros de texto y la vigilancia de la docencia impartida por un profesorado ideológicamente contaminado y parcial por el independentismo. Ha sido especialmente bochornoso ver cómo alumnos de escuelas e Institutos eran manipulados para participar de forma activa en manifestaciones y concentraciones de índole política a favor del proceso independentista en las semanas previas a la declaración de independencia.

Hay que ser serios y afrontar los problemas, aunque sea tarde, con firmeza y determinación a la hora de devolver la legalidad allí donde ha sido violada.

¡Que pasen un buen día!


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Alef 16.02.18 | 12:17

    Sigue siendo una audacia permitir el uso y estudio del español en España, algo constatado dolorosamente por tantos residentes extranjeros, y como también está lo de las "embajadas", que dicen que van a volver a abrir en cuanto recuperen las poltronas, la conclusión es que no se atisba un hapy end para toda esta plasta identitaria.

  • Comentario por Alef 16.02.18 | 12:15

    Sigue siendo una audacia permitir el uso y estudio del español en España, algo constatado dolorosamente por tantos visitantes y residentes extranjeros, y como también está lo de las "embajadas", que dicen que van a volver a abrir en cuanto recuperen las poltronas, la conclusión es que no se atisba un hapy end para toda esta plasta identitaria.

Martes, 18 de diciembre

BUSCAR

Editado por

  • Vicente A. C. M. Vicente A. C. M.

Síguenos

Hemeroteca

Diciembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31