Un país a la deriva

Horas decisivas: faltan las decisiones.

11.02.18 | 10:30. Archivado en Política Nacional

YA ESTÁ TARDANDO PABLO LLARENA EN CERRAR LA INSTRUCCIÓN E INHABILITAR A LOS GOLPISTAS.

Si hay algo que no soporto es la infamia que la RAE define como “Descrédito, deshonra” ni la injuria “Agravio u ofensa de palabra o de obra” ni la mentira (ya saben lo que significa). Y eso es precisamente los que los golpistas, y aquí incluyo al Presidente de la Mesa del Parlamento de Cataluña, Roger Torrent, tienen la desfachatez de hacer cuando declaran sin ningún pudor que el Estado mantiene rehenes políticos. Un nuevo mantra que no está siendo lo suficientemente contestado por los demócratas, o aquellos que se consideran como tales sin serlo. Pero es que la palabra rehén tiene aún un significado más perverso que el otro mantra de “presos políticos”, término usado por aquellos que defienden y han defendido y justificado el terrorismo de ETA y ahora por estos golpistas. Y en ambos casos se intenta aplicar la técnica goebeliana y fascista de la manipulación del lenguaje para deformar una idea hasta convertirla en algo totalmente opuesto a la realidad. Ejemplos de ese nazismo propagandístico los tenemos en expresiones como “reeducación”, “realojamiento”, “solución final”, llegando a su máxima expresión con aquella que recibía a los desafortunados detenidos, trasladados y masacrados del campo de concentración en Auschwitz: “el trabajo libera”, no se sabe si referido al de los pocos confinados supervivientes o al de los guardianes en su terrorífica misión de exterminio planificado.

>> Sigue...


Domingo, 19 de mayo

BUSCAR

Editado por

  • Vicente A. C. M. Vicente A. C. M.

Hemeroteca