Un país a la deriva

La multiestafa

09.02.18 | 10:15. Archivado en Política Nacional

LA ESTAFA PIRAMIDAL DE LAS PENSIONES Y DE LOS FONDOS. LA ESTAFA DE LA LEY ELECTORAL.

Es incuestionable el que los españoles estamos siendo sometidos a grandes estafas en todos los órdenes de nuestra vida por los diferentes Gobiernos de turno y los partidos PSOE y PP, con la complicidad de aquellos que les secundan en el Congreso de los Diputados y Senado, y que han sido los que se han alternado en el poder. Tenemos la gran estafa del trabajo que es precario, con salarios tercermundistas y horarios esclavistas. Sufrimos una estafa en la procreación en el mantenimiento del relevo generacional, poniendo dificultades y trabas sin ayudas, dignas de tal mención, a las familias ni acceso real a la conciliación familiar. Sufrimos estafa en la educación, desde preescolar con unas guarderías que resultan onerosas y deben ser suplidas por el apoyo dentro de la propia familia. Proseguimos con la gran estafa de la educación con la enseñanza obligatoria, donde se sigue subvencionando a la enseñanza privada con sospechosos baremos de calificación en las pruebas de evaluación que benefician a esta respecto a la pública violando el principio de igualdad de oportunidades en el acceso a la Universidad. Proseguimos con la gran estafa de la educación universitaria con una demencial planificación de licenciaturas y diplomaturas descoordinada con las necesidades del tejido industrial y empresarial de España, llegándose a la sobre oferta de titulaciones, algunas sin salida laboral real y obligando a los jóvenes a emigrar. Sufrimos una estafa en dobles y triples imposiciones sobre nuestras rentas del trabajo y obligados a soportar un sistema de previsión social ejemplo de estafa piramidal, por la que nuestras aportaciones a lo largo de la vida laboral solo nos conceden el derecho a percibir unas futuras pensiones.

Y en este piélago de estafas, los gobernantes aún tienen la desfachatez de señalar a los ciudadanos como culpables de haber provocado esos problemas. Nunca es culpa de una mala gestión ni de una mala planificación, sino de nuestro deseo de querer vivir una vida digna donde se hagan realidad nuestros derechos constitucionales, sobre todo porque nosotros, el pueblo, de mejor o peor grado, cumplimos con nuestros deberes pagando impuestos y no precisamente pocos, ya que España está en el puesto de honor de tener los impuestos mayores de la UE, lo cual no tiene su correspondencia con la calidad de los servicios que los ciudadanos reciben a cambio. Y aquí incluyo a una Sanidad que ha sufrido un deterioro brutal lastrada por políticas suicidas de universalización de la asistencia y de la mentalidad del “gratis total” a colectivos que nunca han cotizado y son amparados en un derecho utópico de "razones humanitarias y derechos humanos" que esconden auténticas mafias de la salud.

Y es en este contexto de quiebra del sistema, cuando este Gobierno por voz de su Presidente, Mariano Rajoy, lanza un mensaje de advertencia apocalíptica aconsejando a los actuales y futuros trabajadores cotizantes, que el contrato ha cambiado de forma unilateral y ya no se puede garantizar una pensión en las mismas condiciones de hoy en cuanto a remuneración. Y si se quiere tener algo similar se hace imprescindible la creación de una hucha personal, un fondo de pensiones, con el que poder complementar la pensión. Eso sí, se mantiene el actual sistema piramidal de aportaciones para poder mantener ese derecho. Una estafa que supera a las que ya he enumerado anteriormente y que demuestra el cinismo y la hipocresía de una clase política que no ha sabido ni querido afrontar el problema con la suficiente antelación. Porque además es indigno el que se señale a los ciudadanos de los graves delitos de tener una esperanza de vida envidiable, la segunda en el mundo después de Japón; de haber tenido una larga vida laboral y optar a cobrar pensiones en el rango máximo; de haber contribuido al crecimiento demográfico de España en una época de desarrollo económico tras una larga etapa de depresión posguerra; de haberse confabulado para envejecer todos al mismo tiempo y acceder a las pensiones creando un desequilibrio de caja y financiero, etc.

Y esa propuesta de fomento del ahorro esconde otra gran estafa, la de la doble imposición y las limitaciones para el uso libre de nuestro ahorro. Se indica que a partir de ahora los fondos aportados se podrán recuperar pasados diez años, en vez de cuando accedamos a la jubilación. Se mantiene sin embargo el tema de la imposición fiscal en el momento de la recuperación total o parcial de esos fondos, que en las aportaciones de cada año fiscal estuvieron exentos en el impuesto de la renta hasta un límite máximo. Lo anterior lleva a que en el año de la recuperación, lo recuperado se vea sustancialmente mermado al sumarse a la renta normal de ese año, subiendo de forma descomunal el gravamen. Y a eso le llaman fomentar el ahorro, cuando a la hora de romper la hucha, Hacienda se lleva la mitad. Una estafa que se une en el momento de la trasmisión de nuestro patrimonio cuando ya nuestra existencia llega a su fin, por la que el Estado vuelve a exigir a los legítimos herederos el pago del impuesto de sucesiones y trasmisiones patrimoniales, una triple imposición confiscatoria y expoliadora propia de regímenes dictatoriales.

Y ¿qué podemos hacer los ciudadanos para luchar contra todo esto? Pues simplemente no dejarnos estafar por la gran mentira de la representación democrática, que ni es representativa ni democrática. No es representativa porque incumple uno de los principios fundamentales, el de conocer a aquél que nos representa. Y no lo digo en el sentido personal, sino de aquello que representa y defiende al ofrecerse como candidato. Son listas cerradas elaboradas por la ejecutiva de los partidos políticos. Y eso dentro de una concepción enrevesada de la estructura de la nación, dividiéndola en circunscripciones con un reparto de escaños desproporcionado con los ciudadanos que la integran, donde los votos necesarios para conseguir un escaño difieren radicalmente entre unas circunscripciones y otras, o lo que es lo mismo no todos los votos tienen el mismo valor, incumpliéndose la igualdad de derechos. Porque unas elecciones democráticas, sobre todo a nivel nacional, deberían tener una única circunscripción y que todos los votos tuviesen el mismo valor.

Lo que no sé si realmente somos tan inocentes si tenemos conciencia de estar siendo constantemente estafados y no hacemos nada por evitarlo. No podemos dejar que sean los que gobiernan los que decidan lo que es o no democrático. Debemos ser nosotros, el pueblo, los que impongamos las reglas de juego y obliguemos a nuestros representantes a cumplir con sus compromisos adquiridos. No podemos aceptar que mientras limitan nuestros derechos ellos mantengan sus prebendas y se blinden mientras nos exigen sacrificios. Simplemente debemos evitarlo Y eso pasa por presionar y obligarles a rectificar y si no lo hacen, echarles. Somos el pueblo, pero debemos demostrarlo.

¡Que pasen un buen día!


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Jueves, 16 de agosto

    BUSCAR

    Editado por

    • Vicente A. C. M. Vicente A. C. M.

    Síguenos

    Hemeroteca

    Agosto 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
      12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    2728293031