Un país a la deriva

¿De qué estamos hablando?

02.02.18 | 11:38. Archivado en Política Nacional

SIGUE VIGENTE LA IDEA DE UN GOVERN EN EL EXILIO Y EL “DE PAJA” EN CATALUÑA. PUIGDEMONT NO ACEPTA SER UN PRESIDENTE FLORERO.


Creo que en este esperpento de las trifulcas entre independentistas deberíamos no caer en la trampa de centrar el debate en lo que digan dos futuros convictos con larga condena por rebelión, sedición y malversación de fondos públicos. Porque lo principal es que el juez Pablo Llarena del Tribunal Supremo está dispuesto a acelerar al máximo la Instrucción y prevé, quizás de forma muy optimista, concluirla para el mes de abril, en cuyo momento los principales encausados podrían ser inhabilitados para ejercicio de cargo público. Y eso incluye al fugitivo Carles Puigdemont , sus exconsejeros fugados, hayan o no renunciado a su Acta de Diputado y a todos los encausados reelectos que no han renunciado a su Acta de Diputado., como la Sra. Carme Forcadell, la que en su alegato para quedar libre no dudó en apelar a su condición de abuela, como si eso fuera una eximente de los delitos que cometió en el ejercicio de su cargo como Presidenta de la Mesa del Parlamento.

Porque la realidad es que el futuro procesal y penal de los encausados, que puede verse incrementado con otros llamados a declarar en próximas fechas, es de lo más oscuro, principalmente por la cantidad de pruebas demoledoras que se dispone para consolidar la comisión de los graves delitos que se les imputan con penas de prisión que pueden superar los 15 años. Así que es indiferente si en esta parodia que intentan representar, se reparten papeles de presidencias, vicepresidencias y consejerías, o se plantean la coexistencia de una especie de Govern en el exilio con un presidente virtual y un mini Gabinete que sería el que marcase las líneas políticas y actuaciones al Gobierno de la Generalidad que finalmente se acuerde para retomar el poder y cancelar la intervención del Gobierno de España a través del artículo 155 de la Constitución. Y todo ello pasa por la permanencia de Carles Puigdemont en un exilio real, aunque fuese juzgado y condenado en rebeldía y sin posibilidad alguna de personarse en la Instrucción ni en el juicio.

Por lo pronto, el Tribunal Constitucional ha dejado caer que no existe ninguna urgencia para su resolución sobre el recurso planteado por el Gobierno, dándose un plazo de hasta tres meses. Y por otro lado, también ha insinuado que la postura mayoritaria sobre el debate de si el plazo de dos meses ya es efectivo o no desde que se suspendió el pleno de investidura, si esta se considera fallida, es que efectivamente el reloj se ha puesto en marcha y si en ese plazo no se produce la elección de un candidato y se forma Gobierno, se debería proceder a una convocatoria de nuevas elecciones y la disolución del Parlamento. Y una vez más esta soterrada pelea de gallos entre la nueva formación acaudillada por el prófugo Puigdemont que agota sus últimas horas de protagonismo y ERC con un Oriol Junqueras preso hasta su enjuiciamiento penal, obliga a llegar a un pacto o forzarlo antes de verse abocados a unas elecciones que solo parece interesar a Carles Puigdemont y aprovechar su impulso al alza que le auguran las encuestas.

Como diría el desaparecido Pablo Iglesias, que está inmerso en un vano intento de silenciar o desviar la atención de todo lo que tenga que ver con Cataluña y recuerde su estrepitoso fracaso por culpa de su alineamiento con las posiciones independentistas, el tiempo corre “Tic Tac, Tic Tac” , incluido el judicial que puede dar al traste en dos o tres meses con todas las elucubraciones y luchas por el poder y hegemonía en el bloque golpista. Mucho se habla de que deberá imponerse finalmente el pragmatismo y replantearse si se quiere mantener el desafío golpista que encabeza Carles Puigdemont u optar por priorizar el objetivo de retomar el poder y gobernar con unas políticas menos agresivas y excluyentes capaces de integrar a todos y avanzar en el desarrollo de la Comunidad. Y eso incluye el camino más largo que lleve a una autonomía que cumpla si no todos, sí la mayor parte de las aspiraciones. No se puede renegar de la marca España, porque ya se ha corroborado que la marca Cataluña independiente no es aceptada por nadie salvo por pequeños grupos minoritarios o países gobernados por regímenes anti democráticos como Venezuela o enemigos de la UE como la Confederación Rusa.

Lo que no parece sensato es empecinarse en mantener una posición numantina sobre lo que se sabe con certeza que nunca podrá llegar a producirse. Mucho se habla de devolver la dignidad perdida tras la intervención, desde una concepción irreal de no haber cometido ningún delito, justificándolo todo por el deber de cumplir con la “voluntad” del pueblo catalán expresado en las urnas. Una falsa visión que no diferencia entre una mayoría parlamentaria obtenida a través de una ley electoral inaceptable, donde los votos no tienen el mismo valor ni cuentan lo mismo, de un resultado mayoritario de votos desfavorables a la independencia. Y sobre todo cuando se llega a la aberración para conseguirlo de violar no solo la legalidad vigente de la Constitución de España, sino también la del Estatuto de Autonomía. Esta falta de percepción de haber delinquido es lo que llevó a algunos exconsejeros a presentarse ante la jueza Carmen Lamela de la Audiencia Nacional en vez de fugarse a Bélgica, en ese supuesto reparto de papeles que según OKDIARIO se produjo en un llamado “pacto de Vilopriu”. El resultado ya lo conocemos, unos presos y otros gozando de libertad y viviendo a cuerpo de rey riéndose de todos y reclamando como Carles Puigdemont ser investido de nuevo Presidente de la Generalidad o amenazando con nuevas elecciones.

Ya critiqué el seguidismo que han hecho tanto el partido del fugitivo, PDeCAT ninguneado por la nueva formación Junts per Catalunya (JXCAT) y la imposición de la lista electoral por Carles Puigdemont, como por parte de ERC que se las prometía muy felices en las elecciones y finalmente quedó a dos escaños de JXCAT. Un empate técnico pero suficiente para que Carles Puigdemont se haya erigido como único candidato posible e imponga lo de o él o nuevas elecciones. Un chantaje inaceptable de alguien que no está precisamente en una posición favorable, al menos desde el punto de vista procesal y penal a corto plazo. Su negativa para apartarse solo evidencia que aún mantiene la esperanza de poder regresar y ser amnistiado como cuando aquella vuelta gloriosa de Tarradellas y su célebre frase de “Ciutadans de Catalunya: Ja soc aquí”. Eso sería un triunfo indudable, pero no realista ya que el Gobierno de España quedaría gravemente desprestigiado, no solo por los ciudadanos sino a nivel internacional. Y eso lo hace totalmente inviable.

Así que PDeCAt y ERC deberán buscar pronto otra alternativa mucho más pragmática y viable antes de que se confirme que el reloj está en marcha y tratar de abrir el consenso a otras formaciones de forma transversal y presentar un programa donde la vía unilateral esté descartada y se sustituya por una relación mucho más centrada en resolver los problemas de la autonomía. Eso ya fue posible con aquél tripartito que fue eficaz hasta que se radicalizaron las demandas y se insistió en esa vía unilateral. No deberían caer en los mismos errores.

¡Que pasen un buen día!


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Viernes, 17 de agosto

    BUSCAR

    Editado por

    • Vicente A. C. M. Vicente A. C. M.

    Síguenos

    Hemeroteca

    Agosto 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
      12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    2728293031