Un país a la deriva

El plan del Gobierno de España.

01.02.18 | 09:09. Archivado en Política Nacional

UNOS SMS INCREIBLEMENTE EXPUESTOS. EL PLAN DE MONCLOA: INDULTAR A LOS GOLPISTAS.


Que Carles Puigdemont sufriera una crisis depresiva al no ver cumplido su deseo de ser investido, es algo comprensible en un sujeto megalómano y acostumbrado en estos dos años a que todos le reconocieran como el “amado líder” carismático del independentismo. Una imagen que se contrapuso pronto a la de su antecesor en el cargo, el “astuto Artur Mas” que fue censurado por la CUP y obligado a abdicar en favor de este ultra radical militante exalcalde de Gerona. Una depresión al ver que todos sus “sacrificios” se vieron traicionados por su exsocio ERC al aplazar la sesión de investidura “sine die” a la espera de lo que resuelva el Tribunal Constitucional sobre la admisión a trámite del recurso del Gobierno de España. Un estado anímico, el típico bajonazo de “llorera” que suele acompañar al consumo excesivo de bebidas con alto contenido etílico. Un desahogo normal en quien tiene morriña de su tierra y de disfrutar de una buena “calçotada” tras tres meses de turismo involuntario en Flandes.

Lo que resulta sorprendente es la actitud descuidada del receptor, subordinado compañero de exilio y paño de lágrimas ocasional, el “paraca” Toni Comín exconsejero de Sanidad. Porque extraña mucho la exposición pública de su teléfono móvil estando rodeado de periodistas y cámaras de diferentes medios de comunicación que se destacan por su habilidad para captar momentos privados que comprometen a personajes públicos, sobre todo políticos, en su misión de ir por la noticia. Basta recordar las múltiples pilladas a micrófono abierto o las fotografías de pantallazos de móviles, tabletas, ordenadores durante sesiones de trabajo en el Congreso de los Diputados. Un ejemplo fue la pillada de la Presidenta de la Mesa, la Diputada del PP Celia Villalobos jugando al conocido juego del Candy crush. O Las pilladas de conversaciones entre el Presidente y candidato José Luis Rodríguez Zapatero y el periodista Iñaki Gabilondo cuando dijo lo de “lo que pasa es que nos conviene que haya tensión”. Y siempre se ha aducido la prevalencia del derecho a la información en ese contexto, diferenciándolo de otros métodos como el de micrófonos o cámaras ocultas, “pinchazos” de teléfonos y otros medios de espionaje ilícitos sin orden judicial.

Y es que lo que extraña es en primer lugar la propia “conversación” en la que el receptor no intercala respuestas y se limita a ir visionando los sucesivos mensajes y tan absorto que pierde la noción del entorno donde se encuentra rodeado de auténticos halcones de la información. Un descuido imperdonable en el mejor de los casos, o pensando mal, un acto consciente de difusión disfrazado de descuido. Y la verdad, dada la trayectoria política de Toni Comín y su negativa a delegar el voto y renunciar al Acta de Diputado, podemos pensar cualquier cosa. Una actitud coherente con lo que define a este sujeto ejemplo dl transfuguismo político y de la falta de ideología, algo que se definió muy bien en un artículo del periodista Antonio Fernández Barcelona en el CONFIDENCIAL titulado “LA EMPECINADA CARRERA DE UN TRÁNSFUGA”. Y a veces lo que parece termina por ser lo que es, una maniobra personal para contribuir al derribo de Carles Puigdemont que ha iniciado su actual partido ERC con Roger Torrent y la bendición de Oriol Junqueras, cuya respuesta no puede ser más contundente y elocuente “90 días en Estremera, 107 en Soto”.

Así que estos SMS hay que tomarlos como lo que son, un momento de debilidad y de frustración de un hombre acostumbrado a detentar poder y a ver cumplidos todos sus deseos que ha visto cómo se le escapa su oportunidad de “montar el pollo” al Gobierno de España y al Estado de Derecho. Un monólogo en horas bajas como el que relatan los evangelios sobre las horas previas a la detención de Jesús de Nazaret en el huerto de los olivos por la soldadesca de los Fariseos y la traición de Judas. Aquí, a los ojos de Carles Puigdemont, el Judas es Joan Tardá que no dudó en admitir que podría ser sacrificado en aras del “proceso”. Y como Hitler, Carles Puigdemont se identifica él mismo con ese proceso y el movimiento independentista, creyendo firmemente que si el desaparece (como líder indiscutible) el proceso habría muerto con él. Y eso queda perfectamente claro cundo dice en su SMS lo de “Supongo que tiene claro que esto se ha terminado. Los nuestros nos han sacrificado. Al menos a mí” o lo de “Volvemos a vivir los últimos días de la Catalunya republicana”.

Todo lo anterior no quita para que tengamos que plantearnos una duda sobre una frase enigmática en la que se habla de un plan de Moncloa. El mensaje dice “El plan de Moncloa triunfa, sólo espero que sea verdad y que todos puedan salir de la cárcel…” ¿Qué clase de plan es al que se refiere que contempla la excarcelación de los golpistas? ¿Está el Gobierno de España pactando con los que ya Soraya Sáenz consideraba como “moderados”, incluyendo al beato Oriol Junqueras? ¿Está la Fiscalía colaborando en ese plan al insinuar que debería reactivarse la Euroorden de detención contra los fugados, a sabiendas del riesgo de que se limiten los delitos por los que pueden ser imputados Carles Puigdemont y el resto de fugados? ¿Se considera imposible acreditar los delitos de rebelión y de sedición? Son demasiadas preguntas que requieren una respuesta en sede parlamentaria, esto es en el Congreso de los Diputados, además de aclarar la vergonzosa actuación de los Mossos en su misión de defender el Parlamento de Cataluña y a los parlamentarios del acoso de las hordas de la ANC y OMNIUM convocadas el día del pleno de investidura suspendido.

El Gobierno ha respondido que no existe ningún plan, lo cual es aún más increíble, aunque no tanto si consideramos la chapuza de intervención que ha culminado con unas elecciones precipitadas que han dejado las cosas igual o peor de lo que estaban antes de la intervención, con el triunfo del bloque independentista, con el descalabro electoral del PP y del PSOE incluidos y la hegemonía de CIUDADANOS como única fuerza constitucionalista obligada a seguir en la oposición. Una situación que solo se explica desde la perspectiva de considerar la existencia de un plan tipo gatopardo de “cambiar todo para que nada cambie”. Es decir mantener el antiguo “status quo” de equilibrio estable donde el nacionalismo independentista gobierna pero se aviene a mantener sus aspiraciones dentro del marco legal, intentando sacar el mayor provecho y autonomía máxima que haga innecesaria la segregación de forma abrupta unilateral, ya que la pactada no sería viable.

El hecho de que realmente existía un plan fue el empeño del Gobierno en pactar con Oriol Junqueras con una Soraya Sáenz en plan “comisionada para asuntos catalanes” desplazada a Cataluña durante semanas. Y otro detalle fue sugerir insistentemente al golpista Carles Puigdemont que abandonase su desobediencia y convocase elecciones autonómicas presentándose como candidato. Algo que aceptó cuando ya estaba exiliado y perseguido por la Justicia, al verse como ganador mejorando los resultados y creando su propia marca ninguneando a su partido. Un plan que ahora se ve reforzado si tras no lograr la investidura consigue forzar unas nuevas elecciones donde cree que logrará mejorar sus resultados. Y siempre queda la posibilidad que fuera condenado solo por delitos menos graves como el de malversación o conseguir un oportuno indulto en aras de la vuelta a la legalidad y la normalidad previas del pujolismo. Y es que el entendimiento es fácil entre iguales y como se dice, lobos de la misma camada cazan juntos. En este caso, entre corruptos es fácil entenderse.

Hay que exigir aclaraciones urgentes en el Congreso de los Diputados y que el Gobierno responda si existe o no ese plan que menciona Carles Puigdemont. El futuro y la confianza de los españoles depende de ello y está algo más que la democracia en juego.

¡Que pasen un buen día!


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Sábado, 20 de octubre

    BUSCAR

    Editado por

    • Vicente A. C. M. Vicente A. C. M.

    Síguenos

    Hemeroteca

    Octubre 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    293031