Un país a la deriva

El largo camino a la normalidad (8)

06.01.18 | 08:21. Archivado en Política Nacional

PUIGDEMONT AMENAZA CON BOICOTEAR LA CONSTITUCIÓN DEL PARLAMENTO DE CATALUÑA: ¿PODRÍA HACERLO? MIQUEL ICETA CALIFICA DE DESPROPORCIONADO MANTENER EN PRISIÓN A ORIOL JUNQUERAS.

No hay como sentirse seguro y lejos del supuesto “largo brazo de la ley” como para lanzar amenazas y provocaciones desde esa barrera que le concede un país como Bélgica, siempre dispuesto a cuestionar a los demás su compromiso con los derechos humanos. Un país que es el mayor refugio de yihadistas que lo usan como base para sus operaciones terroristas y que campan a sus anchas en auténticos guetos convertidos en territorios hostiles para las fuerzas policiales. No hay como sentirse superior a los demás y querer dar lecciones morales, como para corroborar aquél viejo dicho de “dime de qué presumes y te diré de lo que careces”. No fue casualidad que el cobarde Carles Puigdemont, alias “puchi”,- un adjetivo que mancha la memoria de ese otro entrañable “puchi”, el famoso doctor Julio Iglesias Puga -, hubiera salido huyendo despavorido a Bélgica conocedor de las intenciones de la Fiscalía de encausarles como investigados y esperar, como así fue, a la decisión de la jueza Carmen Lamela de la Audiencia Nacional de decretar para todos penas de prisión preventiva sin fianza para los máximos responsables y eludible con fianza para el resto de los cesados Consejeros del Gobierno de la Generalidad.

Su fuga fue inmediatamente respondida con una Euroorden de búsqueda y detención para la entrega a la Justicia española, que ya se sabía que tendría una contestación en forma de recursos interminables por parte del bufete de abogados especializados y sin garantías de que finalmente la Justicia belga accediese a la extradición basada en todos los delitos que se les imputaban. Tras las dilaciones del juez belga encargado del caso y su reticencia a considerar los delitos más graves, el nuevo juez del Tribunal Supremo encargado del caso, Pablo Llarena, decidió dejar en suspenso la Euroorden y mantener la petición de detención solo en el territorio nacional. Eso ha dejado a Carles Puigdemont en una especie de exilio voluntario y total libertad de movimientos, al menos en teoría, pero con la certeza de que, si regresase a España y se detectase su presencia, sería inmediatamente detenido y llevado ante el juez del Tribunal Supremo a prestar declaración. Y lo que es indudable es que este delincuente fugitivo ha sabido aprovechar la hospitalidad de la Justicia belga, así como la de partidos tan secesionistas como el que representa a la facción flamenca que aspira a su integración con Holanda, a la que le unen lazos históricos y lengua común. Y todos sabemos el nulo aprecio que sienten esos nacionalistas por España.

Es innegable que hasta ahora Carles Puigdemont ha sabido jugar bien sus cartas con su antiguo partido, al que ha anulado por completo y silenciado a sus máximos representantes como Artur Mas, logrando que aceptasen su liderazgo y las listas electorales bajo las nuevas siglas de Junts per Cataluñya que elaboró junto a sus exconsejeros fugados. El hecho es que con esa lista ha sido la primera fuerza del independentismo con 34 escaños mientras ERC obtuvo 32 y una devaluada CUP se quedó con solo 4. Y es aquí donde entra en juego la formación de Colau y Domenech, la coalición Comunes - Podemos que con sus 8 escaños se convierten en socios preferenciales. Y aquí está la clave de esa amenaza que Puigdemont ha lanzado desde su refugio. La primera es que se erige como único candidato del bloque independentista, negando a su ex socio Oriol Junqueras y a ERC poder aprovechar su ausencia para postularse a la presidencia del Gobierno de la Generalidad. Y la segunda amenaza consiste en que, si no puede regresar a Cataluña para ser investido, boicoteará la constitución del Parlamento y exigirá la convocatoria de nuevas elecciones.

La duda viene de si podrá cumplir esas amenazas. Y la verdad es que el tema es algo complicado y requiere necesariamente la colaboración de los COMUNES – PODEM para llevarlas a cabo. Lo primero es que para la mayoría parlamentaria se necesita, mientras no se modifique el Reglamento del Parlamento, acudir de forma presencial el día de la constitución. Es decir que Carles Puigdemont con sus cuatro exconsejeros deberían volver y hacer acto de presencia, momento en que las FFYCCSE procederían a su detención antes de poder iniciarse la sesión plenaria. Por otro lado, no parece probable que el juez del Tribunal Supremo vaya a permitir la asistencia de los tres diputados electos actualmente en prisión. Eso supondría un déficit de 8 escaños de los 66 que suman JXCAT y ERC, quedándose en 58, que junto a los 4 de la CUP no lograrían la mayoría de 68 necesaria. Es por eso que es fundamental contar con el apoyo, aunque sea puntual de los COMUNES -PODEM y sus 8 escaños. Y eso es algo más que una posibilidad habida cuenta de la inclinación proindependentista de la alcaldesa de Barcelona Ada Colau, que nunca ha ocultado su simpatía por el proceso separatista y su actitud colaboradora. El acuerdo con los Comunes-Podemos debería estar cerrado antes del 17 de enero, fecha prevista para la constitución del nuevo Parlamento. Si se alcanza el pacto, se podría incluso modificar el Reglamento y forzar la investidura en ausencia del candidato.

Lo que es evidente es que CIUDADANOS e Inés Arrimadas, pese a sus 36 escaños, no tiene nada que hacer y que es hipócrita y maliciosa la sugerencia del PP, que solo consiguió 4 escaños, de que tiene el deber de presentarse a la presidencia del Gobierno de la Generalidad. Y eso lo dice el mismo partido de Mariano Rajoy que declinó ante el Rey D. Felipe presentarse y dejar que lo hiciese el candidato Pedro Sánchez del PSOE con el apoyo de CIUDADANOS. Y es que lo que no puede ser, no puede ser y además es imposible. Por mucho que sumemos, las cuentas no salen, 36+4+17= 57 y sumando a CAT-comú – PODEM, que es mucho aventurar, daría un total de 65, a tres escaños de la mayoría. Lo malo es que al fugitivo Carles Puigdemont le basta con la abstención de CAT-Comú -PODEM, ya que, en segunda votación, el número de síes 58 (contando con la ausencia de los fugados y presos) supere al número de teóricos noes, 57. Cosas de las matemáticas elementales y los caprichos de unos resultados cocinados por una ley electoral antidemocrática.

O sea, Carles Puigdemont está en condiciones de poder cumplir con sus amenazas sin que haya nada que se lo impida. ¡Gracias Mariano! ¡Gracias CNI! Por haber permitido que se produjese esa fuga al airear a los cuatro vientos las intenciones de la Fiscalía con un largo fin de semana de por medio.

Y solo faltaba volver a comprobar hasta qué punto el PSC del mezquino Miquel Iceta está comprometido con su posición de intermediario y pacificadores en el proceso separatista, ofreciéndose como solución de consenso para avanzar en una vía de encaje o desencaje pactada. Es por eso que ha calificado de “desproporcionada” la decisión de los jueces de la Sala de Apelación del Tribunal Supremo de mantener en prisión a Oriol Junqueras y a los “adheridos” a su recurso. Claro, para este sujeto, haber dado un golpe de Estado, enfrentado a la sociedad catalana, de la que forma parte, y contribuido a incitar acosos, escraches con actos de violencia innegables a las FFyCCSE y a agentes judiciales en el desempeño de su labor, son cosas sin importancia que quedan supeditadas a la labor política y al diálogo. ¡Hace falta ser miserable! Y aquí todos dicen respetar las sentencias de los jueces, pero a continuación se lanzan en tromba a proferir duras críticas cuestionando la idoneidad y oportunidad en una clara injerencia e intento de supeditar la acción de la Justicia a los tiempos e intereses políticos.

Nunca dudé de que el PSOE de Pedro Sánchez, que ahora usa a este impresentable como vocero, iba más pronto que tarde a traicionar al Estado alineándose por una vía de diálogo imposible con los golpistas. Pero lo grave es que en el fondo coincide con la posición del PP y de su Gobierno con un Mariano Rajoy y una Soraya Sáenz que siguen apostando por un diálogo con un inexistente separatismo moderado, cuya imagen es el santurrón hombre de paz Oriol Junqueras. Así que ya no queda nadie para defender a España, salvo nosotros, el pueblo, al que tampoco veo con la preocupación ni con el ánimo suficiente para oponerse a esta traición a España y a todos los españoles. ¿Por qué nadie ha pedido responsabilidades políticas al Gobierno de España sobre la fuga y el vergonzoso espectáculo que sigue protagonizando Carles Puigdemont desde su exilio voluntario? Cada pueblo tiene el Gobierno que se merece.

¡Que pasen un buen día! Poco a poco nos van quitando nuestras tradiciones más queridas sin que hagamos nada por evitarlo. Así que se merecen que los Reyes Magos de Oriente les pongan carbón.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Martes, 16 de enero

    BUSCAR

    Editado por

    • Vicente A. C. M. Vicente A. C. M.

    Síguenos

    Hemeroteca

    Enero 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    293031