Un país a la deriva

Cuenta atrás para la traición a España (-16)

06.12.17 | 09:25. Archivado en Política Nacional

EL FUGITIVO PUIGDEMONT FORZADO A OPTAR ENTRE EXILIO O PRISIÓN. FORN PIDE ACLARAR SU PARTICIPACION EN EL GOLPE AL JUEZ LLARENA. CONSTITUCIÓN: CRISIS DE LOS CUARENTA.


Como ya todos sabrán ayer se produjo de forma sorpresiva una decisión por parte del juez de la Sala Segunda del tribunal Supremo, Pablo Llarena, que dejó descolocado a más de uno, pero sobre todo al fugitivo ex Presidente del Gobierno de la Generalidad, Carles Puigdemont. En un Auto bastante detallado y argumentado, el juez Llarena anuló la euroorden de detención y extradición cursada contra el prófugo Puigdemont. Esta decisión implica necesariamente el que la Justicia Belga dé carpetazo a todas las actuaciones a consecuencia de la negativa del fugitivo a ser extraditado. Un proceso inaceptable por el que un país miembro de la UE y que comparte espacio de libre circulación con otro miembro, cuestiona la validez de una euroorden de detención y extradición y se atribuye la facultad de poner en duda la legitimidad y garantías legales de ese país miembro que emite la solicitud. Una acción que debiera ser ejecutada de forma automática, que, sin embargo, se transforma en un largo proceso en el que además terminarían por ponerse condiciones y limitaciones al alcance de los delitos imputados. Tenemos una UE económica, una Europol, pero no tenemos una Euro Justicia.

Esta decisión del juez Llarena, que deja sin efecto la euroorden, obliga al fugitivo Puigdemont a tener que decidir entre permanecer sine die como huido o volver a España para someterse a la acción de la Justicia. Una decisión que se ve condicionada si, como es previsible por figurar en el primer lugar de la lista de su candidatura (nunca mejor dicho) de Junts per Cataluñya, quiere asistir a la sesión inaugural de la legislatura y posteriores para la investidura del próximo Presidente o Presidenta del futuro Gobierno de la Generalidad. Porque si bien es verdad que no es necesario que retorne a España, porque el Reglamento del Parlamento de Cataluña no exige expresamente obligatoriedad presencial para realizar la jura o promesa de acatamiento de la Constitución y del Estatuto de Autonomía en la toma de posesión del Acta de Diputado autonómico, sí que se requiere su presencia real de “cuerpo presente”, no virtual ni por video conferencia ni holográfica, si quiere participar en las sesiones del Parlamento, sobre todo si quiere volver a presentar su candidatura a Presidente. Aquí no existen la “delegación de voto” como en una reunión de vecinos de comunidad.

El fugitivo tiene de plazo hasta el día que se celebre esa sesión inaugural de la legislatura, que previsiblemente tenga lugar a mediados del próximo mes de enero. Supongo que en ese “ínterin” el juez Pablo Llarena habrá avanzado en su Instrucción de la macro causa para no eternizarla como ha sucedido en otras tantas macro causas, y así agilizar el enjuiciamiento de los que finalmente sean acusados y la imposición de una sentencia acorde con la gravedad de los delitos cometidos. Sé que es pedir demasiado y más teniendo en cuanta las entrañables fechas de las Navidades, pero también se trata de una situación excepcional donde unos más que presuntos golpistas que han sido apartados de sus cargos de forma drástica y obligada, pueden volver a adquirir su condición de aforados y conseguir recuperar sus antiguos cargos si así lo decidiera la mayoría parlamentaria, caso de que esta sea independentista. Se trata de los mismos actores, la misma obra a representar y los mismos papeles a desempeñar.

Y los hay que no se conforman y no están dispuestos a ser los chivos expiatorios por muy independentistas que sean. Creo que ya ha llegado aquello del “sálvese el que pueda” o como dicen en inglés mucho más gráficamente “run for your life” (corra por su vida). Se trata de salir corriendo, en este caso de la cárcel y como decía Puigdemont haciendo lo que sea preciso. El caso es que tras la audiencia de todos los encausados ante el juez Pablo Llarena y su impactante Auto, que ya analicé el otro día con detalle, en esa gradación de responsabilidades y riesgos de reiteración en el delito, quedaron en prisión Oriol Junqueras, Joaquim Forn y los dos “jordis” el Sánchez y el Cuixart. De ellos, el ex Consejero de Interior, Joaquim Forn, considera que no pudo explicarse en la comparecencia, ya que la misma solo se ciñó a analizar los posibles riesgos que se habían argumentado para decretar la prisión provisional sin fianza en el Auto de la jueza Carmen Lamela de la Audiencia Nacional. No se entraba en el análisis de los delitos imputados de rebelión, secesión y malversación de fondos públicos.

En este caso, Forn quiere entrar en dar su versión detallada del grado de participación suya en esos supuestos delitos. Una pretensión que no parece que sea pertinente en este momento procesal en el que aún no se ha concluido, ni quizás avanzado como debería, en la Instrucción. Y desde luego que el preso tiene pleno derecho a ser escuchado por el juez, pero ello no conlleva que deba realizarse una revisión de su situación, salvo que el juez aprecie un cambio notable de actitud verificable con hechos y no solo con palabras, ya que es evidente que al investigado le asiste el derecho a no decir verdad y a no declarar en su contra. Se trata simplemente de una estrategia fútil si no va acompañada de una colaboración real con la Justicia. No deja de ser un intento de escenificar el “sálvese quien pueda” en un “yo no he sido” o “yo no era tan importante” o “solo cumplía órdenes”, una estrategia ampliamente usada durante los juicios de Nüremberg a los nazis.

Hoy se conmemora el 39 aniversario de la Constitución de España fruto del consenso de la etapa que se conoce como la transición. Un tiempo de rodadura más que suficiente como para que se hubiera asentado, evidenciado y corregidos los defectos de toda obra realizada por el género humano. Sin embargo, nadie con posibilidades para ello ha querido asumir la responsabilidad de acometer los cambios necesarios, donde los principales partidos políticos que se han alternado en el poder, PSOE y PP, han sido incapaces por simple sectarismo y partidismo de formar esas mayorías necesarias de los dos tercios de los Diputados del Parlamento para llevarlas a cabo. Lo realizado hasta ahora han sido meros ajustes de tipo cosmético, pero ninguno de relevancia. Y esa inacción y dejar todo para luego, es la que nos ha llevado a la típica crisis de los 40. De repente, a algunos les han venido las prisas y unas nuevas energías para acometer reformas de gran calado, incluso para plantearse una demolición de la obra y reconstruir algo nuevo. Tenemos por ejemplo a un fogoso Pedro Sánchez que pretende directamente repartir la soberanía nacional del conjunto del pueblo español entre diferentes pueblos, que ya no son nacionalidades ni regiones, sino directamente naciones de una futura España plurinacional federal. O por otro lado, a un Pablo Iglesias que directamente apuesta por dar voz y voto a esos inventados pueblos para que decidan libremente su futuro y elijan si quieren seguir perteneciendo a esta centenaria y vieja nación, o andar su propio camino en el concierto mundial como naciones independientes. O al melifluo Miquel Iceta y sus reivindicaciones de agravios plagiados de los independentistas. O también a un oportunista Íñigo Urkullu y su imposible "Cupo Vasco para todos".

Y esta dramática perspectiva me recuerda mucho al desapego y egoísmo de aquellos hijos, hijas, yernos y nueras, que deciden “por su propio bien” (el suyo y no el de la anciana o anciano) internar en una residencia de “mayores” a la incómoda “abuelita cuscús” con graves minusvalías, mientras venden su patrimonio para repartírselo. Un destino triste para quien toda su existencia se ha esforzado por lograr el bienestar de sus hijos. En fin, cría cuervos y te sacarán los ojos.

¡Que pasen un buen día de la difunta Constitución! R.I.P. y ¡Sálvese quien pueda!


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Alef 06.12.17 | 12:58

    El Sr. Forn, relevo apresurado de su antecesor en el cargo, que presentaba signos de tibieza secesionista, llamaba la atención a los televidentes HD en las últimas sesiones del parlament “con su blanca palidez” y gravedad de semblante, nada que ver con un Jordi. Parece que era algo más de lo habitual en él, convertido ahora para sus correligionarios en prueba de que la región no vuelve a la normalidad. Claro, que para Tururull & Cía la normalidad sería la república catalana expulsando a ciudadanos andaluces.

Sábado, 16 de diciembre

BUSCAR

Editado por

  • Vicente A. C. M. Vicente A. C. M.

Síguenos

Hemeroteca

Diciembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031