Un país a la deriva

El difícil retorno a la legalidad (27)

23.11.17 | 09:56. Archivado en Política Nacional

HE SALVADO ESPAÑA Y AHORA TOCA CERRAR LAS HERIDAS. LA JUEZA LAMELA OBEDECE AL TS, LE INFORMA DE SUS ACTUACIONES Y LE TRASPASA LAS CAUSAS.

Mariano Rajoy dice a la prensa foránea lo que no se atrevería a decir aquí. El caso es que ha concedido una entrevista al periódico italiano “La Reppublica” (muy apropiado con la DUI en Cataluña) diciendo cosas del estilo de “He salvado España y ahora toca cerrar las heridas”. O sea, que tenemos al salvador de España que, además, como el bailongo Iceta, se dispone a cerrar heridas, y quizás también a coser agujeros como el “sastrecillo valiente”. Y me pregunto ¿de qué ha salvado España? Que yo sepa, lo único que ha hecho y a destiempo ha sido aplicar de una forma muy limitada y temerosa el artículo 155 de la Constitución. Cesando al Gobierno de la Generalidad, disolviendo el Parlamento de Cataluña y convocando de forma precipitada elecciones autonómicas en Cataluña en el plazo mínimo contemplado en la Ley. Y eso no es salvar a España de la amenaza separatista ni del conflicto territorial latente y tremendamente injusto que la propia Constitución avala sobre El País Vasco y Navarra. Ni tampoco ha salvado a España de la otra amenaza, la de un PSOE desquiciado y un PODEMOS anti español dispuestos a transformar España en un Estado plurinacional reconociendo unos “pueblos diferenciados” con sus derechos a decidir libremente su futuro.

¿Salvar España? En absoluto. Lo único que intenta Mariano Rajoy es salvar su trasero y el de su partido y apuntarse a una nueva reelección, aunque no gane y se quede de Jefe de la oposición. Alguien que en poco más de seis años ha perdido cuatro millones de votos, no puede presentarse precisamente como salvador de nada. Bien es verdad que algo ha hecho en la parte económica y nos ha librado de la intervención vergonzosa de la UE, al menos la presencial y mediática, pero no nos ha librado de la intervención de la trastienda. Y todo ello a base de haber incrementado la deuda nacional hasta llevarla al máximo histórico de superar el 100% del PIB. Eso sí, lo que ha conseguido ha sido salvar a la Banca y a los chorizos de las Cajas de Ahorros cuyo rescate supermillonario se ha reconocido como “irrecuperable”, nada menos que unos 40.000 millones de euros. Curiosa forma de salvar España.

Y no digamos de su labor para restañar heridas. Su especial estrategia de apaciguamiento de las reclamaciones de los secesionistas vascos y catalanes, se ha basado en abrir la caja común de todos los españoles y regar de fondos públicos a las dos comunidades. A una por apoyarle en la gobernabilidad aprobando los PGE (Presupuestos Generales del Estado) y a la otra precisamente por lo contrario. Y ya se ha visto el éxito, uno le chantajea con no apoyarle si se sobrepasa en su intervención en Cataluña, y los golpistas finalmente usaron los fondos para impulsar la secesión y declarar de forma unilateral la república independiente de Cataluña. Y ahora el resto de Comunidades autónomas reclamando un trato de igualdad en la financiación. Más que cerrar heridas, lo que ha hecho es aplicar un anticoagulante para mantenerlas abiertas.

Y es que su plan es “dialogar“ con todas las fuerzas tras las elecciones del 21D diciendo que “Después de las elecciones, más allá de lo que digan las urnas, seguiré siendo el presidente de todos y con todos hablaré, pero de la misma manera exigiré a todos que respeten el marco que la Constitución y la ley nos imponen a todos”. También dice: “Yo soy optimista. Yo confío en la capacidad de los catalanes para encabezar una profunda rectificación de la deriva que hemos visto, para propiciar un retorno a la realidad y a la convivencia, para reorientar toda la energía estérilmente malgastada y pasar a ocuparse de los problemas cotidianos de las personas”. Y es que esa realidad precisamente indica una profunda fractura en la sociedad catalana, done el independentismo logró alzarse con el poder y quizás lo vuelva a hacer el 21D. Y no está nada claro que renuncien a sus objetivos, aunque esta vez no sea de forma tan frontal, sino mas sosegada en una nueva hoja de ruta a medio plazo, cuyos puntos esenciales se están pactando entre los golpistas de ERC y el PDeCAT (ahora Junts per Catalunya), donde no renuncian a la independencia, sino solo a la forma de conseguirla. Solo faltaba que tras allanar el camino para la huida de empresas de Cataluña, ahora quiera enmendarlo pidiendo a los empresarios que " no se vayan más empresas, ni más depósitos de Cataluña". Salvar la economía intervenida sin garantías de haber restituido las condiciones jurídicas y de normalidad.

Es decir, los golpistas, en caso de volver a ganar, mantendrán el desafío y recuperado el poder exigirán una serie de compromisos tanto al Gobierno de España (el Estado) como a la UE. Esto se ha recogido en un borrador de pacto que quieren suscribir con el apoyo de la CUP en los que destacan:

- Exigir la libertad de “los presos políticos”, la retirada de los efectivos policiales y la finalización de la represión policial y judicial.
- Defender las Instituciones de Cataluña frente a la agresión que representa la suspensión del autogobierno tras la arbitraria aplicación del artículo 155 de la Constitución española, exigir su retirada y acabar con la intervención de las finanzas de la Generalidad.
- Exigir la retirada de todos los recursos de inconstitucionalidad presentados por el Gobierno español contra normas y acuerdos emanados del Parlamento o del Gobierno de Cataluña.
- Pedir a la UE que vele expresamente por que no sean vulnerados los derechos de la ciudadanía de Cataluña, en tanto que ciudadanos europeos, por las iniciativas administrativas y/o judiciales de las Instituciones españolas.
- Defender la enseñanza catalana de cualquier injerencia del Estado.
- Impulsar un gran acuerdo de país para que Cataluña pueda ejercer libremente el derecho a la autodeterminación.
- Alcanzar una negociación bilateral con el Estado español y a la vez con la UE – como un sujeto de derecho internacional- a partir del cual, sin ninguna renuncia previa por parte del Parlamento y del Govern se haga posible el acceso de Cataluña a la plena independencia y la efectiva y pacífica articulación democrática a la República catalana.

Es decir, ni existe voluntad de rectificar, ni están dispuestos a acatar una nueva intervención, apoyándose en los resultados (mandato para ellos) de las elecciones, que no consideran autonómicas sino plebiscitarias y vinculantes. Una actitud que está muy lejos de la falacia de “acatar” la intervención, que por supuesto el cabeza de serie de la lista del PDeCAT, ahora Junts per Catalunya, Carles Puigdemont , no reconoce y sigue considerándose como Presidente del Gobierno de la Generalidad y a sus Consejeros prófugos como “Gobierno legítimo”.

¿Está dispuesto Mariano Rajoy a “salvarnos” de esto y esta vez mantener la intervención pero completa hasta poder devolver la legalidad y normalidad a la autonomía?

Y dentro de los despropósitos, por fin el Gobierno de España ha conseguido su objetivo de crear una inmanejable macro causa judicial, cuyos antecedentes como la de los atentados terroristas del 11M del 2004, o el caso de los falsos ERE’s ya anuncian el fracaso de una Instrucción y de un juicio multitudinario y mediático donde esa “organización criminal” que dice la jueza Carmen Lamela que existe con papeles bien definidos y distribuidos en su informe al TS, puede quedar impune de sus fechorías durante la exposición de hechos probados y no de simples conjeturas, empezando por la principal de si efectiva y legalmente llegó a declararse la independencia.

¡Que pasen un buen día!


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Sábado, 16 de diciembre

    BUSCAR

    Editado por

    • Vicente A. C. M. Vicente A. C. M.

    Síguenos

    Hemeroteca

    Diciembre 2017
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
        123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    25262728293031