Un país a la deriva

El difícil retorno a la legalidad (14)

10.11.17 | 08:26. Archivado en Política Nacional

FORCADELL Y EL RESTO DE LA MESA DEL PARLAMENTO DE CATALUÑA PASAN DE ATACAR A ACATAR LA LEGALIDAD PARA ELUDIR LA PRISIÓN INCONDICIONAL. MARIANO RAJOY CREE EN EL ESPÍRITU DE LA NAVIDAD TRAS EL 21D.


Ayer en Madrid, a pesar de ser festivo por celebrarse la Virgen de la Almudena, en una demostración palpable de que “la Justicia no descansa”, se produjo la comparecencia de los miembros (“miembras” como diría alguna lumbrera del PSOE) encausados de la Mesa del Parlamento de Cataluña, incluida su Presidenta Carme Forcadell. Y ha sido precisamente esta última la que inició el turno de declaraciones que, sin ninguna duda, estuvieron coordinadas en la estrategia común de defensa para eludir la petición de prisión de la Fiscalía, y eso que ya se sabía que el juez del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, tiene tendencia a mostrarse más proclive a no aplicar medidas cautelares severas. Ha bastado ver el Auto para comprobar que en ningún momento ha entrado en el fondo del asunto alegando falta de conocimiento de los hechos.

Un auto que comienza con sus Antecedentes asumiendo esta causa y todas las relacionadas, si el juez Instructor así lo decide “Declarar la competencia de esta Sala para la instrucción y, en su caso, el enjuiciamiento por los delitos de rebelión, sedición y malversación……….. hacer extensiva esa competencia, para el caso en que el Magistrado instructor así lo considere oportuno, respecto de aquellas otras causas penales actualmente en tramitación y que puedan referirse a hechos inescindibles respecto de los que han sido inicialmente atribuidos a los querellados”. Quedando como Instructor Pablo Llarena Conde. Y Tras ello se apresura a establecer que se está “en los albores de la investigación” diciendo que “Es evidente la imposibilidad de realizar un juicio cerrado de calificación jurídica de los hechos, cuando la investigación arranca”. Y lo justifica afirmando que “Corroborar de una manera consistente que se han producido las acciones u omisiones que se entienden típicas, aclarando las circunstancias que las han rodeado, desvelando el comportamiento concreto de los investigados, y los muy diferentes matices que pueden influir en el proceso de subsunción de los hechos en los diferentes preceptos penales, no puede alcanzarse sino después de practicadas las diligencias de investigación que le son conducentes (art. 299 LECRIM)”.

Sin embargo, a continuación comienza a desgranar los hechos en un relato muy similar al que realizó la jueza Carmen Lamela en su Auto para decretar la prisión incondicional de los seis Consejeros del Gobierno de la Generalidad, sin fianza excepto para Vila que la eludió tras depositarla. En el relato hace unas consideraciones sobre el delito de rebelión en lo que concierne a su premisa de lo que se considera “alzamiento violento y público”. Tras decir que se requiere que sea un levantamiento público, siempre que sea colectivo y violento, lo matiza diciendo que “se manifiesta también el alzamiento violento cuando integra la ostentación de una fuerza y se muestra la disposición a usarla”. No sé si esta aclaración sería aplicable también a los “escraches” que igualmente coartan la libertad personal, porque siempre que hay una manifestación colectiva, o como sucede con los famosos “piquetes de información” en las huelgas salvajes, se producen coacciones a las libertades, como hemos sido testigos al ver que solo unas pocas personas cortaban la autopista A-27 y otras vías de transporte durante horas sin que la Policía actuase para restablecer la normalidad de miles de conductores y usuarios atrapados en contra de su voluntad.

Seguidamente, analiza la posible comisión del delito de sedición y por último el de malversación de fondos públicos dejándolos pendientes de las investigaciones. Vuelve al tema de las medidas cautelares de prisión provisional solicitada por la Fiscalía y razonada en la gravedad de los delitos imputados, en el riesgo de fuga y la reiteración delictiva. En primer lugar, indica que debe de hacer una particularización entre los denunciados ya que les aplica de manera muy diferente. Destaca como principal actora a Carme Forcadell haciendo alusión a su participación desde su época en la ANC. Sin embargo, minimaliza el riesgo de fuga al no haberse sustraído a cuantas comparecencias le han sido solicitadas. En cuanto a la reiteración delictiva es cuando suelta la bomba informativa de las declaraciones de los encausados diciendo que “ todos los querellados, no es que hayan asumido la intervención derivada de la aplicación del artículo 155 de la CE, sino que han manifestado que, o bien renuncian a la actividad política futura o, los que desean seguir ejerciéndola, lo harán renunciando a cualquier actuación fuera del marco constitucional”. Admite que esas declaraciones “pueden ser mendaces”, pero que se podría “modificar las medidas cautelares si se evidenciara un retorno a la actuación ilegal que se investiga”.

Es decir, Carme Forcadell y todos los componentes de la Mesa o bien se retiran de la política activa, o bien renuncian a actuar de forma anticonstitucional y eso va más allá de haber aceptado formalmente la aplicación del 155, cosa que, por otra parte, no tenían otra opción si no querían ser cesados y que sus cargos los ocuparan otros elegidos de entre los de la Diputación Permanente del Parlamento de Cataluña. Finalmente el Auto de Pablo Llarena termina por imponer prisión eludible con fianza de 150.000 euros a Carme Forcadell y la obligación de presentarse cada semana ante el juzgado o Tribunal de su conveniencia, retirada del pasaporte y prohibición de salir de España y estar a disposición del TS siempre que sea llamada. Para el resto de encausados se les deja en libertad con fianza de 25.000 euros y la misma imposición de acudir cada semana a los Tribunales. En el caso de Joan Nuet, lo deja en libertad provisional sin fianza.

Lo que parece bastante claro es que el juez da por buenas las declaraciones de “buena voluntad” en este giro copernicano increíble de pasar de una posición de fanatismo radical de ataque a la legalidad, a repentinamente “ver la luz” y acatarla sin reservas renunciando a todo, algunos incluso a seguir en la vida política. Sería una bomba haber dispuesto de una grabación de esas declaraciones de “renuncia”, que ni siquiera el juez Llarena termina de creerse.

Y es que tanto en esta Justicia del Tribunal Supremo, como en el Gobierno de España, parece haber entrado ya el espíritu de la Navidad. Abundan los deseos de paz y de harmonía y, por qué no, de felicidad, como tras la lluvia de premios millonarios de la Lotería tradicional de esas fechas tan entrañables y familiares. Unos deseos que Mariano Rajoy expresa diciendo que tras las elecciones del 21D espera que “entremos en etapa de tranquilidad, de normalidad, que se recupere convivencia y la economía siga con el ritmo de los últimos tiempos”. Algo difícil si los independentistas vuelven a hacerse con la mayoría parlamentaria y muestran su victoria como un refrendo del pueblo de Cataluña en todos los foros internacionales, dejando sin argumentos al Gobierno de España y en un callejón sin salida al que nos han llevado por la precipitación y presiones de quienes solo buscan su rédito personal y partidista, incluidos los de CIUDADANOS que han subestimado sus posibilidades reales de alzarse con la victoria y dar un vuelco electoral.

No hay plan B salvo volver a aplicar el 155 si los golpistas reinciden en sus pretensiones. Lo malo es que esta vez, la estrategia puede perfectamente ir por el lado de la desestabilización y del bloqueo institucional, provocando el descontento social por la degradación de la prestación de los servicios públicos esenciales culpando al Gobierno de España de haber tomado represalias asfixiando a la autonomía y coartando su desarrollo financiero. Una actitud que obligaría a realizar una intervención de facto como la preliminar de Hacienda antes de la aprobación del 155. Los deseos que expresa Mariano Rajoy no dejan de ser una falacia, una mendacidad consciente y una excusa de mal perdedor que se ha demostrado incapaz de tomar las riendas de la situación hasta garantizar la neutralización completa de los golpistas.

¡Que pasen un buen día!


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Sábado, 18 de noviembre

    BUSCAR

    Editado por

    • Vicente A. C. M. Vicente A. C. M.

    Síguenos

    Hemeroteca

    Noviembre 2017
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
      12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    27282930