Un país a la deriva

El hundimiento de España (4)

05.10.17 | 07:48. Archivado en Política Nacional

EL GOBIERNO DE ESPAÑA SIGUE A REBUFO DE LAS MANIOBRAS DE LOS GOLPISTAS. SE BUSCA MEDIADOR IMPARCIAL PARA RESOLVER PROCESO DE SEDICIÓN.

La respuesta ayer noche de la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría tras la comparecencia 24 horas después del golpista Carles Puigdemont en las televisiones de Cataluña, confirma que el Gobierno de España sigue a rebufo de las maniobras de los golpistas y respirando el humo tóxico de sus tubos de escape. Durante todo el día de ayer no hubo ninguna comparecencia de entidad ante los medios que comentase el discurso del rey D. Felipe de la noche anterior. Y no es excusa ampararse en que el Gobierno no tiene por costumbre comentar los discursos del Rey, porque en este caso, ese discurso llevaba unos cuantos mensajes claros, entre los que destacaba el dirigido a los poderes del Estado “es responsabilidad de los legítimos poderes del Estado asegurar el orden constitucional y el normal funcionamiento de las instituciones, la vigencia del Estado de Derecho y el autogobierno de Cataluña, basado en la Constitución y en su Estatuto de Autonomía.”

Hasta ahora, el Gobierno de España ha fracasado en esa misión que el Rey le recuerda que les corresponde. Se ha demostrado errónea e ineficaz la estrategia llevada consistente en esperar a que los acontecimientos se produjeran y mantener una posición de incredulidad en la determinación de los golpistas a llevar a cabo su plan de secesión. Un error que les llevó a una pasividad irresponsable en los prolegómenos del anterior Gobierno de la Generalidad presidido por Artur Mas, la promulgación y firma de la convocatoria de una consulta ilegal y su celebración el día 9 de noviembre de 2014. Tras unas nuevas elecciones autonómicas, se produjo una coalición de gobierno entre las fuerzas independentistas, llamada “Frankenstein”, donde tras la recusación de Artur Mas, exigida por la CUP y su sustitución por un radical independentista, Carles Puigdemont, se logró establecer una mayoría parlamentaria formada por ERC y Convergencia (luego llamada PDeCAT) con el apoyo de la CUP.

Un Gobierno que se ha refugiado de forma obscena bajo las togas del Tribunal Constitucional, al que dotó de poderes ejecutivos adicionales para hacer efectivas sus sentencias, que hasta entonces se tomaban por los secesionistas a pitorreo, negando la autoridad y la legitimidad de este Alto tribunal. Y es que este Gobierno sigue empeñado en resolver solo por la vía judicial, que tiene sus propios tiempos, idiosincrasia política y peculiaridades impropias de una Institución que debiera ser independiente, un desafío que requiere una acción de Gobierno. Es decir, de hacer efectiva lo que se denomina en el derecho romano “potestas” para imponer el orden constitucional a quien se declara en rebeldía y viola la ley, y que en este caso además se apoya en lo que se llama “auctoritas” o lo que es lo mismo, bajo el amparo de la ley.

Y es precisamente el Rey de España, como Jefe del Estado y en su papel que le otorga la Constitución, el que como dijo en su discurso, “ante esta situación de extrema gravedad”, se ha expuesto a comparecer públicamente para lanzar su mensaje para que se garantice la vuelta a la legalidad de una parte del territorio español, -una de su principales regiones autonómicas-, y defender los derechos y libertades de todos los españoles de esa comunidad. Ciudadanos enfrentados y arrastrados por unos dirigentes fanatizados a una secesión de forma unilateral violando el orden constitucional y el autonómico. Un hecho que no debe dejarse que se llegue a producir y no tener otro fracaso como el del pasado 1 de octubre, día en el que los golpistas consiguieron su doble objetivo, realizar la votación de forma impune y mostrar al Estado de Derecho como un sistema represor de las libertades del pueblo de Cataluña. Un éxito que se evidencia en la reclamación por distintas instituciones gubernamentales y de la UE de establecer un diálogo entre el Gobierno de España y el Gobierno rebelde y golpista de la Generalidad.

No podemos cometer otro error y permitir que sigan los golpistas marcando la agenda, como ahora que, tras lograr la atención internacional y la reprimenda por la actuación policial, por la torpeza del Gobierno, cínicamente reclaman la presencia de un moderador y poner a los golpistas en igualdad de nivel con el Gobierno de España. No podemos consentir que el pueblo español siga angustiado por la incertidumbre del desenlace. No podemos permitir que nuestras FFyCCSE sigan siendo “carne de cañón” objeto de acosos, escraches y se vean inmersas en situaciones tan vergonzosas como las forzadas huidas provocadas por masas de ciudadanos descontroladas y violentas. No podemos permitir que esas fuerzas sigan maniatadas e indefensas ante esos ataques, ni su frustración y desmoralización por la falta de previsión logística para su acomodación segura y digna. Se ha evidenciado una total improvisación en un desastre anunciado con antelación más que suficiente y se ha evidenciado el temor de un Gobierno apocado, más preocupado en el qué dirán y una visión cortoplacista y miope partidista y electoral.

El Rey pidió ejercer de una vez la “potestas” y devolver la legalidad, aunque luego hablase del espacio de concordia “En la España constitucional y democrática, saben bien que tienen un espacio de concordia y de encuentro con todos sus conciudadanos” y sobre todo cuando se reafirmó en la indisoluble unidad de España y su determinación en “el firme compromiso de la Corona con la Constitución y con la democracia, mi entrega al entendimiento y la concordia entre españoles, y mi compromiso como Rey con la unidad y la permanencia de España.”

Así que la diplomacia de España debería intensificar y mejorar su trabajo en la defensa de estos conceptos y hacer comprender a “esas buenas gentes de la UE y otras organizaciones como la ONU” que estamos ante un caso de sublevación y de violación del orden constitucional, un golpe de Estado lanzado por unos dirigentes autonómicos declarados en rebeldía. Es decir, estamos ante unos delincuentes que tienen secuestrada a la sociedad catalana y chantajean al resto de la sociedad española. Por ello, NO ES ADMISIBLE ESA MEDIACIÓN, venga de donde venga, porque este es un asunto que solo incumbe a España y es deber del Gobierno de España devolver la situación a la legalidad vigente. Aceptar la mediación es aceptar las tesis independentistas y dar una categoría de legitimidad a quien ha cometido graves delitos y sigue empeñado en seguir cometiéndolos.

La patética comparecencia de Pablo Iglesias, claramente favorable a las tesis secesionistas, ofreciéndose como mediador entre Puigdemont y Rajoy, demuestra la desesperación de este personajillo bolchevique en querer obtener su cuota de protagonismo ante el vacío institucional que Rajoy ha escenificado al no llamarle a consulta a la Moncloa con los partidos presuntamente constitucionalistas. Y eso se lo ganó a pulso por su reiterado alineamiento con los golpistas y las ácidas críticas a las decisiones del Gobierno, exigiendo la retirada de las FFyCCSE de Cataluña. Y ahora se postula cínicamente como mediador. ¡Anda y vete a esparragar!

No se negocia ni con terroristas ni con delincuentes, se les neutraliza y se les pone a disposición de la Justicia. Y eso es potestad (de potestas) de un Gobierno de un país democrático como es España. Dudarlo es simplemente mezquino e hipócrita. Aquí no hay equidistancias, o se está del lado de la legalidad o se está con los golpistas.

¡Que pasen un buen día!


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Viernes, 15 de diciembre

    BUSCAR

    Editado por

    • Vicente A. C. M. Vicente A. C. M.

    Síguenos

    Hemeroteca

    Diciembre 2017
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
        123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    25262728293031