Un país a la deriva

Dejen de marear con las pensiones.

28.08.17 | 18:37. Archivado en Política Nacional

Cual tortura de gota malaya, cada día, como si no tuviera importancia, aparecen noticias tendentes a crear una alarma social por el grave desequilibrio del actual sistema de prestaciones de jubilaciónes de la seguridad social. La de hoy trata de la proporción entre las nuevas prestaciones y las que causan baja por fallecimiento del jubilado, que en estos momentos son del 38% más caras. Claro que este número no contempla que la inmensa mayoría de las pensiones de fallecimiento se transforman en pensiones de viudedad para el cónyuge sin otros ingresos. El caso es culpar de un sistema basado en la típica estafa piramidal a los cotizantes por haber tenido la suerte de cotizar durante muchos años por un trabajo estable y con unas bases de cotización acordes con unos salarios de bonanza económica y desarrollo sostenido de la economía. Una situación que hace ya más de diez años que sufrió una inflexión brusca con una crisis económica con estallidos de burbujas inmobiliarias, bancarias y pérdida masiva de empleo, y por tanto de cotizantes.

Y yo creo que ya está bien de querer culpar a quien solo es el eslabón más débil. En primer lugar, porque el trabajador cotizante no tiene otra alternativa legal reconocida para establecerse su propio plan de previsión de jubilación, salvo el de un demencial sistema de ahorro en forma de fondos de pensiones que no es sino un capital cuya recuperación final se lastra y se merma de modo sustancial con altísimos impuestos. Y en segundo lugar, porque el trabajo no es algo asegurado y depende muy mucho de imponderables que el trabajador dependiente no puede controlar: la macroeconomía de la nación, ni siquiera la de la propia empresa en la que trabaja. Hablamos de una situación de empleo precaria, basura, sin continuidad y de muy baja remuneración. Una situación donde el trabajador por cuenta ajena debe transigir con condiciones draconianas debido a la escasa oferta de trabajo y la amplia demanda y competencia por el empleo. Y ya no importa el nivel de experiencia, ni la titulación académica o formación profesional exhibida cuando lo que existe es una hiper demanda de empleo y los puestos de trabajo ofertados se cubren con requisitos muy superiores a la calificación y cualificación real de los mismos.

Tampoco se puede culpar de que la esperanza de vida haya aumentado de modo significativo, a pesar de las cínicas campañas de previsión sanitaria en cuanto a enfermedades derivadas del consumo de tabaco, de drogas de cualquier tipo, mientras es el Estado el primer y principal suministrador y legislador para la comercialización libre de esas drogas, por ejemplo el alcohol. Una realidad que se evidencia en que España se ha convertido en un destino promocionado en una especie de “duty free” del alcohol cuyo consumo se puede ver en calles, parques y recintos en esos “botellones” donde menores de edad se inician en el consumo de alcohol y drogas o pastillas, que todo va unido. El tabaco mata, pero el alcohol también. Hace falta tener cinismo para querer evadirse de las responsabilidades por no haber previsto este desfase demográfico en conjunción con una crisis económica severa y no haber puesto los medios para paliarlo.

El sistema ya no puede mantenerse a sí mismo porque era en su origen un sistema inestable conceptualmente y típicamente calificable como estafa piramidal. El sistema actual debe ser sustituido por un sistema de capitalización sin esa persecución fiscal confiscadora, un sistema real de ahorro, de mochila del trabajador, que pueda llevarse de un trabajo a otro sin merma alguna ni interferencia. Un sistema que debe garantizar el cumplimiento de los compromisos adquiridos, mediante su financiación en los PGE hasta que los beneficiarios legales desaparezcan por causas naturales. Lo contario es persistir en lo irracional y en lo insostenible al seguir manteniendo unos compromisos de prestaciones que ya no pueden asegurarse, salvo que se reduzca de modo unilateral el monto de las prestaciones, que es uno de los caminos que parece haberse elgido. Unas pensiones basura para quienes cotizaron unos salarios muy superiores y con mejores expectativas. Es decir, se planifica un robo y una ruptura unilateral del contrato laboral que el Estado español adquirió con sus trabajadores cotizantes para sus futuras pensiones.

Creo necesario un debate serio y dejar de hacer demagogia y de publicar cifras y porcentajes de diferentes variables, que nada tienen que ver con el compromiso real adquirido por la Administración de devolver con las pensiones a los jubilados su obligación de haber contribuido durante muchos más años que los de su esperanza actual de vida, al sostenimiento de un sistema que se parece a lo de la máquina de movimiento continuo. Una especie de molino de rio que no dará harina molida si deja de entrar agua a las palas que mueven los engranajes debido a la pertinaz sequía.

Me da exactamente igual si el porcentaje entre las pensiones de los jubilados que fallecen son un 38% inferiores a los que ahora se incorporan, porque la falacia estaría en no comparar las bases de cotización de cada cual, los años cotizados por cada uno y los años que han disfrutado de esa pensión. Lo demás es demagogia y querer embarrar un debate que debe ser mucho más serio, más incluso que el de la posible secesión de Cataluña en la que parece haber una morbosa sensación por conocer el resultado del referéndum, aunque se diga que debe prohibirse por inconstitucional.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Àngel Drach 29.08.17 | 01:50

    Muy bién, Dn. Vicente, muy bién!.

Lunes, 24 de junio

BUSCAR

Editado por

  • Vicente A. C. M. Vicente A. C. M.

Hemeroteca

Abril 2019
LMXJVSD
<<  <   >  >>
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930