Un país a la deriva

Para Pablitu todo es libertad de expresión (menos lo que le deja en evidencia)

27.08.17 | 17:20. Archivado en Política Nacional

Este Pablo Iglesias no deja de dar muestras de su capacidad para usar no una doble balanza, sino solo aquellas que le sirvan para justificar su enrevesado y complejo discernimiento mental a la hora de establecer conceptos. Y es que su problema se llama, incoherencia. Eso sí, aumentada por una percepción propia personal muy alejada de la realidad que el resto de los no obnubilados por su dialéctica, somos capaces de evidenciar. Y es que como diría un célebre exalto cargo del PP y del Gobierno, “manda huevos”. Y es que Pablo Iglesias, aparte de su egocentrismo y autoestima al presentarse como el nuevo lumen de la izquierda, está convencido de que está en posesión de la verdad y se auto legitima para actuar en un plano de superioridad ética y doctrinal sobre los demás, cuando solo alcanza a ser uno más de los que partiendo de posiciones radicales y actitudes anti democráticas, pretenden ocultar sus orígenes y presentarse cual profetas purificados tras una larga estancia en el desierto.

Pero en esta época de la exposición mediática y del abuso de los múltiples canales de promoción personal a través de las redes sociales e internet, es muy difícil borrar el pasado, y eso que ha habido un gran avance en lo de la polémica decisión sobre el supuesto “derecho al olvido”. Porque, ¿por qué nos quieren hacer olvidar algo que sí que tuvo lugar? ¿Debemos olvidar que un determinado sujeto que ahora pretende presentarse como un probo ciudadano y ostentar un cargo público, fue condenado en firme por un caso de pederastia? ¿Hemos de olvidar las declaraciones de un joven revolucionario comunista y anti sistema, alabando a un dictador como Hugo Chávez? ¿Debemos olvidar que aquellos que fundaron un partido como PODEMOS, fueran todos asesores bien remunerados por parte de ese régimen dictatorial bolivariano? ¿Debemos ignorar y borrar de nuestra memoria el que ese partido se haya nutrido de otros jóvenes tránsfugas de otros partidos a los que simplemente les han vendido y traicionado?

Y claro, aquellos que, como yo, pensamos que no debe existir ese derecho al olvido, creemos que tampoco todo puede estar amparado bajo la sacrosanta “libertad de expresión” y que, ésta tiene un límite bien definido cuando se sobrepasa la mera opinión y se incurre en la mentira, en el insulto, en la injuria o en la difamación gratuita, lo que algunos llaman “derecho al honor”. Muchos comunicadores y profesionales de la comunicación han comprobado hasta qué punto muchos jueces ponen discrecionalmente coto a esa mal llamada y entendida libertad de expresión. Pero en el caso de Pablo Iglesias, el problema es que él y los suyos se sienten con bula para ejercer sin límite esa libertad de expresión, atentando contra el honor y la fama de quienes son objeto de su diana. Pero cuando lo hace el resto al evidenciarles sus defectos y sus incoherencias, entonces lo consideran ataques e intromisión en su honor. Y yo a esa actitud le llamo simplemente fascista, un concepto muy usado por esa formación como respuesta a cualquier acusación que reciben. No sé si en el caso del post difundido en Facebook por un profesor llamado Jesús Palomar, se sentirán aludidos y señalados como parte del problema.

Reproduzco aquí el post por su evidente interés:

"Si eres agnóstico y tolerante con el Islam pero ateo y combativo con el cristianismo. Si cuando hay un atentado realizado por musulmanes y en nombre del Islam exclamas que las religiones, en abstracto, son malas pero cuando algún cura católico dice algún improperio no dudas en exclamar que la religión católica es malísima. Si consideras inadmisible afirmar que todos los musulmanes son terroristas pero acostumbras a decir que todos los curas son pederastas. Si consideras que una pintada en una mezquita exigiendo su desaparición es fomentar el odio pero que una mujer entre en una Iglesia con el pecho descubierto y gritando arderéis como en el 36 es libertad de expresión. Si consideras una provocación innecesaria afirmar que el Islam es machista y homófobo pero no dudas un momento en afirmar que el catolicismo odia a los homosexuales y a las mujeres. Si te parece correcto publicar la foto de un niño muerto en la playa porque crea conciencia pero a la vez te resulta inadmisible que se publique la foto de una niña asesinada por un terrorista musulmán en una acera de Barcelona por respeto a ella y a su familia. No lo dudes: eres parte del problema".

Un sujeto que es capaz de criticar y condenar una inexistente “islamofobia” por señalar la ambigua respuesta, cuando no el silencio más cobarde y cómplice, de los llamados islamistas moderados a los ataques terroristas pero que considera libertad de expresión asaltar una capilla católica semi desnuda y gritar “arderéis como en el treinta y seis” y otros eslóganes obscenos. O bien, al contrario, calificar de inadmisible señalar como pederasta a quien ha sido condenado en firme por ello y el partido no tiene ningún pudor en incluirle en listas electorales. Pero es que Pablo Iglesias, precisamente por su amplia exposición previa en programas de televisión, incluidos los propios como la Tuerka, entrevistas y encendidas manifestaciones y escraches, fue inmortalizado digitalmente y todo ello es una aplastante evidencia de que lo que ahora censura, antes lo consideraba como libertad de expresión.

Y aquí, quizás influenciado por el combate super millonario de esta pasada madrugada en Las Vegas entre Mayweather y McGregor, le diría al susceptible e irritable Pablo Iglesias que el que da, debe estar dispuesto a recibir. Y eso en política es una práctica habitual. Así que espero que se acostumbre a que otros, aprovechando esa libertad de expresión y la rotunda evidencia de las pruebas audio visuales, usen el inmenso archivo de la red para desenmascararle y bajarle del pedestal al que se ha subido exhibiendo esos blancos ropajes que quieren ocultar la inmundicia de los antiguos harapos.

Porque muchos no olvidamos ni olvidaremos que personajes como usted, demagogos y populistas, pretenden acabar con nuestro modelo de sociedad, que no es perfecto ni de lejos, pero que es infinitamente mejor que el que ustedes impondrían si llegasen al poder.

Sería bueno el que la Justicia tuviera una regla clara para establecer los límites de la libertad de expresión de modo que no no llegue a ser, como hasta ahora, una especie de territorio sin ley donde cada uno impone sus propios límites en función de su poder de coacción e intimidación.

¡Que pasen un buen día!


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Lunes, 17 de junio

    BUSCAR

    Editado por

    • Vicente A. C. M. Vicente A. C. M.

    Hemeroteca

    Abril 2019
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    2930