Un país a la deriva

¡No tinc por ni vergonya!

26.08.17 | 17:16. Archivado en Política Nacional

El vicepresidente de la Generalidad, Oriol Junqueras, no ve nada malo en que se acuda a la manifestación de repulsa por los atentados terroristas en Barcelona de esta tarde con esteladas. La alcaldesa de Barcelona parece querer desmarcarse diciendo que la manifestación no puede convertirse en una guerra de banderas. Por su parte, la ANC apoya el uso de esteladas con crespones negros y los de la CUP han organizado una contra manifestación bajo el lema de “vuestras políticas, nuestros muertos”. Por otro lado algunos llegan a plantear el no poder controlar los entornos, como queriendo excusarse en una posible respuesta del “pueblo catalán” que se manifieste de forma espontánea en un nuevo escrache dirigido a la cabecera “non grata” y la que han llegado a culpar de los atentados. Pues eso, el “no tengo miedo”(no tinc por) se ha transformado en un “no tengo miedo ni vergüenza” (no tinc por ni vergonya).

Solo faltaba que el “cocomocho” rebelde, Carles Puigdemont, se explayase ayer en una entrevista al periódico Finantial Times en las que aseguraba disponer ya de más de 6.000 urnas para el referéndum y desafía al Estado de Derecho afirmando que “no veo de qué modo el Estado puede frenarlo”. Y luego en un cinismo inadmisible acusa de los atentados a la falta de medios policiales diciendo que “El Gobierno central ha jugado a la política con la seguridad de los catalanes” al no haber permitido la contratación de 500 nuevas plazas de Mossos, un cuerpo que a finales del 2016 contaba con casi 17.000 efectivos, ni haber actuado para incluir a este cuerpo policial autonómico en la EUROPOL. Y es que Carles Puigdemont no tiene ninguna vergüenza ni reserva ética en mentir y en politizar de forma mezquina con su plan de secesión independentista, como lleva haciendo desde el inicio de sus comparecencias mediáticas tras los atentados. ¿Hace falta algo más para que la Fiscalía actúe de oficio contra este miserable sujeto?

Queda casi una hora para el inicio de la manifestación con la histórica presencia del Jefe del Estado y una amplia representación de la política española, Gobierno de España e Instituciones, en un acto que se suponía unitario pero que los secesionistas están intentando desde el principio inclinar hacia sus posiciones bastardas sin importarles ni los muertos, ni los heridos, ni si las consecuencias de sus graves errores de apreciación en cuanto a la seguridad, han sido la causa de haber contribuido a que la masacre fuese mucho mayor. No, la culpa no la tienen quienes tuvieron la oportunidad de adoptar esas medidas de seguridad, sino quienes se negaron a aumentar una plantilla y penalizar la coordinación con las policías del Estado, Policía nacional y Guardia Civil, reclamando un trato de relevancia y preeminencia con la integración en la EUROPOL. Claro, es que Cataluña es un Estado europeo y necesita el reconocimiento en todos los foros de este hecho.

Eso, además de falso y mezquino, es vergonzoso y populista. En primer lugar, debería haber excusado el ninguneo que los Mossos hicieron a la Guardia Civil manteniéndole en todo momento apartada de la línea principal de investigación y no dejándole aportar su experiencia en la explosión y destrucción del chalé de Alcanar. Y es que “no tienen vergüenza”.

Me gustaría equivocarme y no pensar que esta manifestación se va a convertir en una nueva final de la Copa del Rey, con abucheos y pitadas a los símbolos nacionales, en este caso al Rey como Jefe del Estado, con unas calles del recorrido y Plaza de Cataluña convertidas en un Camp Nou lleno de esteladas con crespones. En unos minutos saldré de dudas y me asombraría equivocarme y creer que estos impresentables y miserables secesionistas van a dejar pasar esta oportunidad única con tanta cobertura mediática nacional e internacional para dar su golpe de efecto, antes de que pronto pretendan consumar su otro golpe, el de Estado, desobedeciendo la legalidad vigente y actuando en franca rebeldía y deslealtad institucional.

Ellos no tienen vergüenza, pero el resto debemos tener la serenidad y determinación necesaria para impedir que consigan sus objetivos. Basta con no dejarse arrastrar por ese miedo escénico y aplicar la Ley en el momento oportuno. ¿Lo harás Mariano?

¡Que pasen un buen día! Y que esta manifestación no la transformen en un anticipo de la Diada.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Alef 26.08.17 | 21:12

    Las manifestaciones suelen hacerse ante alguien que tiene la facultad de mejorar las cosas y pedírselo, pero cuando los manifestantes son los propios máximos dirigentes de uno o más países, surge la duda de quien es el destinatario de la masiva demostración. Como los terroristas ya saben que al personal no le gustan los atropellos masivos, la utilidad del acto no parece mucho mayor que la de acariciarle la nariz a un muerto (cámbiese por otra parte anatómica).

Martes, 25 de junio

BUSCAR

Editado por

  • Vicente A. C. M. Vicente A. C. M.

Hemeroteca

Abril 2019
LMXJVSD
<<  <   >  >>
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930