Un país a la deriva

¡María Santísima!

15.08.17 | 17:21. Archivado en Política Nacional

Rafael Hernando, acaba de echar un jarro de agua fría a los que, como yo, opinamos que hay que saber diferenciar acciones ejecutivas y políticas de las estrictamente jurídicas. En ese afán de querer despistar o mejor decir, dar pistas al enemigo, ahora se descuelga con que “por razones de práctica temporal y jurídica, en estos momentos el artículo 155 no resolvería el problema”, a pesar de disponer de mayoría absoluta en el Senado, algo imprescindible para que prosperase alguna medida de suspensión de competencias por rebeldía y gestión desleal del Gobierno de la Generalidad y del Parlamento de Cataluña. Se descuelga con que “existen medidas más oportunas y realistas” sin mencionar cuales y se vuelve a esconder bajo las togas de los jueces diciendo que está en manos de los tribunales responder al incumplimiento de la ley o decidir si se cometen delitos como el de sedición, una sublevación ante el orden jurídico.

O sea, el famoso artículo 155 es un engorro jurídico inmanejable que requiere de un proceso parlamentario previo en la Comisión de las Comunidades Autónomas con la presentación por parte del Gobierno de las actuaciones a adoptar para que se comuniquen al Presidente del Gobierno de la Comunidad, en este caso Carles Puigdemont, presente sus alegaciones y se debata en el pleno del Senado para su aprobación definitiva y pase a ser ejecutiva. Un proceso que requiere ese tiempo que parece no haber, así como tampoco la forma de obligar al cumplimiento de la legalidad. Es decir, estamos en un callejón sin salida precisamente por la dejadez de un Gobierno incapaz de haber resuelto en estos tres años largos de rebeldía y desafío secesionista desarrollando la base jurídica que agilizase la respuesta ejecutiva.

Rafael Hernando vuelve a apoyarse en los tribunales como garantes del cumplimiento del ordenamiento jurídico, dando por supuesto que estos casi actúan de oficio, algo que ni siquiera la Fiscalía del Estado ha conseguido hacer. Y es que lo primero que hay que denunciar es la comisión de los delitos y señalar a los responsables para que los tribunales los juzguen y sancionen con una condena de acuerdo con lo establecido en la ley. Los tribunales no son los policías guardianes del orden público, no persiguen a los delincuentes, ni intervienen sus armas (suponiendo que los colegios electorales se consideren garitos revolucionarios clandestinos, y las urnas y las papeletas se consideren como armas letales). Los tribunales se limitan a juzgar y condenar si se consideran probadas las acusaciones emitiendo una sentencia, cuya responsabilidad de cumplimiento recae en otro poder del Estado, el Ejecutivo, el Ministerio del Interior del que dependen las FFyCCSE así como las Instituciones penitenciarias.

Resulta sorprendente este nuevo renuncio por parte del PP a asumir su responsabilidad y excusarse ahora en una falta de tiempo y definición jurídica para dar una respuesta contundente y resolutiva al desafío secesionista. Y mucho más resulta sorprendente la forma y el momento elegidos, en plena temporada vacacional, para darlo a conocer a la opinión pública. Esto no es una simple declaración de intenciones, sino el reconocimiento de una derrota política de primer orden a escaso mes y medio de la fecha anunciada para la celebración del referéndum inconstitucional sobre la independencia de Cataluña. Anuncia además la existencia de medidas más oportunas y realistas, que sin duda no debieron considerarse como tales cuando se permitió con total impunidad la celebración de otra consulta ilegal e inconstitucional el 9 de noviembre del 2014. Tampoco deben ser tan acertadas cuando no han hecho mella en la determinación de los secesionistas para repetir el desafío tras la condena más que benévola de los principales instigadores, Artur Mas y Frances Homs, quedando otros aún pendientes de sentencia firme e inhabilitación, mientras siguen desempeñando cargos de alta responsabilidad, como Carme Forcadell.

Por otra parte, se confía a la resolución por los tribunales obviando que los tiempos judiciales y políticos son claramente divergentes y nunca van en sintonía. La respuesta judicial mantiene su propio ritmo, con pausas incluidas, y se considera extremadamente celosa y garantista. Se dice que es lenta pero al final llega. Lo malo es que las acciones políticas, sean o no constitutivas de delito, van a otro ritmo mucho mas acelerado en una especie de carrera en la que el delito se llega a consumar y puede llegar a ser irreparable y termine por no hacerse justicia. nadie, ni siquiera un Gobierno, salvo que no sea democrático y no respete la separación de poderes del Estado, puede forzar esos tiempos judiciales y por tanto, no puede asegurar la efectividad de que las denuncias se traduzcan en una respuesta urgente e inmediata como si se tratase de una intervención policial.

Dice una canción popular “ni contigo ni sin ti tienen mis males remedio; contigo, porque me matas, sin ti porque me muero”. Y es que el PP ha tenido tiempo más que suficiente durante una legislatura y la oportunidad única con mayoría absoluta de haber conseguido desarrollar ese artículo ambiguo en ambas Cámaras y dotar al Estado de Derecho y al Gobierno de las armas jurídicas necesarias para impedir lo que ya se preveía sobre el desafío independentista en Cataluña. Ahora sí que ya no hay tiempo ni tampoco se cuenta con el otro gran partido, el PSOE, necesario para garantizar la estabilidad y el consenso en temas de Estado. Se ha perdido la oportunidad y ahora esas supuestas medidas que menciona Rafael Hernando, ni son oportunas ni realistas. Y si a eso le sumamos la más que segura confabulación PSOE – PODEMOS para derribar el Gobierno del PP mediante la presentación “sorpresa” de una moción de censura, solo cabe una salida que paralice todo este esperpento y obligue a los españoles a pronunciarse. Hay que disolver las Cámaras y convocar nuevas elecciones generales tras la primera reunión del Consejo de Ministros.

Un Gobierno que no se atreve o no sabe adoptar medidas ejecutivas e imponer el Estado de Derecho, no puede seguir ni un momento más en su función y, por pundonor y vergüenza torera debe abandonar y dejar que los ciudadanos se pronuncien y elijan de forma democrática a quienes consideren más adecuados. El PP se ha centrado en la economía olvidando la política y eso se termina pagando en las urnas.

¡Que pasen un buen día de la Asunción! Y es que ya solo nos podemos encomendar a María Santísima. El PP simplemente ha hecho mutis por el foro y España está en sus manos.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Vicente A.C.M. 16.08.17 | 17:43

    Ángel,
    nunca tuve confianza en este cobarde Gobierno del PP liderado por un anodino Mariano Rajoy. Y no seré yo el que siga luchando solo contra estos miserables que no merecen seguir ni un momento más al mando del Gobierno de España, porque simplemente con su presencia la deshonran. Ya he llegado al límite y no puedo hacer más en esta constante denuncia de lo que unos pocos miserables traidores van a permitir que pase en España y que nos llevará a una fractura social y a un desastre económico sin precedentes. La tozudez de unos con sus mentiras prometiendo una Arcadia feliz, junto a la traición de otros elucubrando sobre naciones ficticias y la cobardía de quienes tenían el deber de impedirlo, nos han llevado a este final impensable. Ya sé que a usted Sr, Drach solo le importa el futuro de Cataluña, pero se equivoca si piensa que ese futuro no va ligado al de toda España. Saludos y gracias por sus amables comentarios.

  • Comentario por Àngel Drach 15.08.17 | 22:52

    Desengáñese Dn.Vicente!. Ni el Psoe ni el PP tienen ninguna solución, ni la mas pequeña, para intentar resolver el problema catalán. El Psoe se limita a hablar de una solución (?) constitucional "ad calendas Graecas", tarde y mal, y el PP, nada de nada. Ante este panorama la independencia es inexorable.
    Y es que cualquier solución que pudieran proponer es a largo plazo y no resuelve el problema del dia 2 de octubre. Los tribunales pueden cantar misa en gregoriano porque no pueden aportar ninguna propuesta, ninguna solución. Parece ser que las urnas ya están compradas (la pretensión política de amenazar a los fabricantes era, senzillamente, ridícula). El Censo siempre ha obrado en manos de la Generalitat y la pretensión socialista de no ceder locales, está superada y no ha hecho más que echar leña al fuego del independentismo (El PP y el Ciudadano(s) no tienen prácticamente ningún Municipio en Catalunya. Irrelevantes.
    Saludos

Domingo, 16 de junio

BUSCAR

Editado por

  • Vicente A. C. M. Vicente A. C. M.

Hemeroteca

Abril 2019
LMXJVSD
<<  <   >  >>
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930