Un país a la deriva

La independencia del PSA como salida.

02.08.17 | 17:28. Archivado en Política Nacional

Sánchez está decidido a imponer a las bravas el tema de la plurinacionalidad colado en la propuesta aprobada en el 39 Congreso Federal que le ratificó como el redivivo Secretario General. Pero en realidad hay otro PSOE, nada despreciable, como es el que lidera Susana Díaz en Andalucía, que no comparte ese criterio fundamental y que no está dispuesto a tragar con esa rueda de molino. La realidad es que se podría hacer una línea divisoria perfecta entre aquellas federaciones socialistas que apoyan, por razones más que evidentes, lo de la plurinacionalidad, lo de los pueblos y el derecho a decidir y demás parafernalia del sistema federal asimétrico que subyace tras esa propuesta. Y de hecho, ya existe una federación en el PSOE, que mantiene un estatus de absoluto privilegio en el Comité Federal, sin permitir ninguna intromisión en su propio Comité y asuntos internos. Una relación de asociación en igualdad con el resto del partido.

Es por lo anterior por lo que entiendo que la única salida a este pulso entre el PSA y la dirección del PSOE en Ferraz, solo se puede terminar en una separación donde se pacte un nuevo tipo de relación similar a la que mantiene actualmente el PSC. Es decir, que el PSA se constituya en partido independiente asociado y no en una federación regional supeditada al centralismo de Ferraz. Al fín y al cabo, el PSA es la primera federación en cuanto a militantes afiliados y está en posición de exigir un trato diferenciado con el resto, al igual del que ahora disfruta el PSC que hace tiempo que se considera diferente del PSOE, de la misma manera que el Partido socialista francés o la social democracia alemana. En términos podemitas podría decirse que PSC, PSE, PSV y PSG serian una especie de confluencias, socios en una comunidad política que comparten ideología y partes de programa, pero que actúan de forma autónoma.

Supongo que ese cambio radical de relación podría Susana Díaz conseguirlo sin mayores problemas, ya que cuenta con el apoyo mayoritario de su militancia y controla a la perfección la estructura del partido en su feudo. El cambio de estatutos le daría la capacidad para defender la posición a la que de seguro se sumarían otras federaciones que no comparten el desvarío peligroso de la plurinacionalidad. No me veo a un castellano manchego, ni a un extremeño, ni a un murciano enarbolando la bandera del nacionalismo regional y no la del español. Porque solo se sienten diferentes aquellos que han sido educados y dogmatizados en que poseen esa diferencia, algo innegable en cuanto a la pervivencia de lenguas minoritarias y costumbrismos que forman parte de la diversidad de culturas y usos en nuestra España.

Porque esta imposición congresual de Pedro Sánchez, no se diferencia mucho de la que ejercen los secesionistas en el Parlamento de la comunidad autónoma de Cataluña, donde basándose en una mayoría legítima parlamentaria, pasan el rodillo al resto de los grupos parlamentarios prevaricando y aprobando leyes inconstitucionales encaminadas a conseguir de forma ilegal la independencia de lo que consideran “su país” y el derecho a decidir de “su pueblo” (el catalán). Y es que hay temas de la suficiente relevancia que para su aprobación requeriría algo más que una mayoría simple para llevarla a efecto, exigiendo un amplio consenso que podría establecerse en un baremo suficientemente representativo, por ejemplo del 75%. Un ejemplo lo tenemos en el Congreso de los Diputados y las mayorías exigidas para tramitar modificaciones de calado en artículos de la Constitución de España. Un asunto como el de la plurinacionalidad no puede ser tratado de colar como un punto más de una propuesta global política y merece un mayor y más sosegado debate interno y consenso.

Porque finalmente lo que puede conseguir un partido que desprecia a una parte fundamental de su militancia y de su electorado, es el más rotundo fracaso. Algo que debería ya saber el recuperado Secretario General del PSOE tras su paso por dos fracasos electorales sucesivos en sendas elecciones generales, en las que ha cosechado dos sucesivos mínimos históricos sin despejar las dudas de que se haya conseguido llegar al fondo. Aún no ha llegado el eco de la piedra al caer en el pozo.

Se comenta que en Ferraz están muy enfadados por el desplante amenaza de Susana Díaz al pedirle a Pedro Sánchez que no le obligue a elegir entre dos lealtades. Y la respuesta ha sido acudir a los estatutos del PSOE y mencionar un artículo donde se estipula que una federación no puede oponerse a lo que se haya aprobado en el Comité Federal. Pues eso no parece que vaya con el PSC y no parece haber sino un clima de cordialidad y buen rollo siempre que el PSOE no se quiera entrometer en los asuntos del PSC. Así que no creo que sea muy inteligente plantear ahora un tema de lealtades que los mismos dirigentes actuales del PSOE no dudaron en posicionarse desobedeciendo la disciplina de voto en la sesión de investidura de Mariano Rajoy como Presidente del Gobierno de España. He aquí la lista de los insumisos: Margarita Robles, Susana Sumelzo, Odón Elorza, Rocio de Frutos, Zaida Cantera, Meritxell Batet, Joan Ruiz, Merce Perea, Manel Cruz, José Zaragoza, Lidia Guinart, Marc Lamuá, Pere Joan, Sofía Hernanz y Luz Martínez Seijo. Así que no recurran ahora a las lealtades y a las normas internas que otros como los del PSC hace tiempo que ignoran.

Son muchos millones de andaluces, extremeños, castellanos, cántabros, aragoneses, murcianos e incluso canarios que no tienen ningún pudor ni problema en sentirse y llamarse españoles, algo que no sucede con algunos ciudadanos de otras comunidades más adoctrinadas en el sentimiento diferenciador nacionalista en un mirarse el ombligo y ponerse orejeras para no ver más allá. Un nuevo provincianismo paleto fomentado por una casta dirigente que se envuelve en banderas para tapar sus miserias y robar impunemente a sus sociedades señalando a otros como autores de esos robos y de todos los males que ellos mismos provocan con su gestión.

Si el PSOE no quiere volver a cosechar el mayor fracaso de su historia, deberá atenerse a su anterior mensaje y volver a ser el partido constitucionalista que defiende la unidad de España y la igualdad entre sus ciudadanos con independencia de su lugar de nacimiento y residencia en esta gran nación que es España.

¡Que pasen un buen día!


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por neike 03.08.17 | 07:07

    El PSA no se pueden separar del PSOE salvo que haya un cambio en los estatutos federales. Susana Diaz y los que quieran seguirla pueden fundar otro partido si les apetece, pero las siglas PSA no les pertenecen y no podrán usarlas, es lo que hay.

Miércoles, 18 de octubre

BUSCAR

Editado por

  • Vicente A. C. M. Vicente A. C. M.

Síguenos

Hemeroteca

Octubre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031