Un país a la deriva

Difamar, injuriar ¿es libertad de expresión?

12.06.17 | 08:43. Archivado en Política Nacional

Cada vez me convenzo más de que hay una parte de la clase política dirigente que se crea un mundo onírico donde se compite por ver quién es el más estrafalario y orate en sus propuestas y visiones. Y esta vez la han tomado con la mayor obra universal de las letras españolas, nada menos que con el Quijote del genial D. Miguel de Cervantes, al que también otros no dudan en falsear sus orígenes e incluso el nombre para demostrar que pertenece a su colectivo. Ha sido noticia las paletas traducciones al andaluz y la última al cántabro de esa obra mundial, como si cualquiera de las dos perfectas horteradas fuese algo más que un acto burlesco y chabacano que mancha una obra literaria con la manipulación puramente partidista de unos miserables. Estos tontos del haba se creen que con su gracieta contribuyen a impulsar el sentimiento diferenciador de su región y de su especial forma de hablar el español, que no deja de ser un dialecto fonético con múltiples matices. Otros aprovechados vividores y charlatanes de feria que azuzan los sentimientos identitarios de los ciudadanos de su comunidad en su afán de dividir a su sociedad del resto de España.

El nuevo nacionalismo basado, como todos, en el falseamiento de la historia, en la creación de una identidad de pueblo diferenciado y con derechos respecto al resto de españoles y la exigencia de compensaciones por la represión secular de esos sentimientos y de una inventada “deuda histórica”. Y en ese clima de crispación y adoctrinamiento es donde prosperan los falsos profetas y actos como esa patochada de traducción al andaluz o al cántabro del Quijote. No duden de que ya llegará el tiempo de la traducción de la Biblia, del Estatuto de autonomía, al cántabro, al fable asturiano, o al panocho en Murcia e incluso la creación de la Academia de la lengua andalusí. ¿Estamos todos locos? Pues parece que algunos aparentemente sí lo están, pero en realidad solo se lo hacen para disimular lo que son acciones perfectamente planificadas e intencionadas.

Se dice que de aquellos polvos, hoy vienen estos lodos. Y es verdad, solo la tremenda pusilanimidad de los diferentes Gobiernos de España y sus constantes concesiones a los partidos nacionalistas para desenvolverse cada vez con mayor impunidad, ha sido la culpable de que, tras décadas de adoctrinamiento y de expolio, se haya creado en las diferentes sociedades en esos territorios un sentimiento provinciano nacionalista que se cree ahora con fuerza suficiente para aspirar a emprender su propio camino. Es especialmente grave el caso de Cataluña y el desafío secesionista del actual Gobierno de la Generalidad y del Parlamento autonómico, dominado en escaños por la coalición de fuerzas separatistas y anti sistema. Tras años de abandono del Estado y la complicidad sectaria y traidora de algunas fuerzas políticas como el PSC, se ha permitido la violación de derechos fundamentales de los españoles, el latrocinio impune de las castas dirigentes nacionalistas y el adoctrinamiento en el odio a España y de sus símbolos nacionales y culturales.

Porque ayer, en un nuevo aquelarre separatista en Cataluña, hasta un famoso exjugador de fútbol que llegó a participar en la selección española, y valorado entrenador internacional, se atrevió a difamar a España y proferir públicamente mentiras sin que la Fiscalía haya actuado. Porque ese tipo de declaraciones sobrepasan lo que debe considerarse libertad de expresión, sobre todo porque quien las pronuncia es consciente de la relevancia e impacto mediático internacional de sus palabras. No es el único caso, pues estamos hartos de ver cómo personajes del mundo de la farándula vomitan sus opiniones con graves acusaciones para desprestigiar al Estado de Derecho. Unos apátridas que se envuelven en diferentes banderas mientras mantienen su patrimonio a buen recaudo fuera de España.

Creo que los españoles no merecemos asistir perplejos e impotentes ante este machacón bombardeo informativo que muestra una España sumida en el caos identitario por culpa de unas minorías ruidosas y envalentonadas ante la falta de una respuesta contundente a los constantes desafíos de unos desleales y traidores servidores públicos. Estamos obligados a exigir de nuestras autoridades, el Gobierno, la Fiscalía y los Tribunales de España una respuesta firme y sin complejos que termine con décadas de dejación y consolidación de territorios sin ley. El Gobierno y el Parlamento de España están obligados a enmendar sus errores y reconducir una situación que ya es insostenible y que perjudica gravemente la imagen de nuestra nación.

Ha llegado la hora de actuar antes de que los enemigos de España consigan sus propósitos. Ellos no ocultan sus intenciones, pero sí sus movimientos. Conocemos el cómo pretenden hacerlo, pero ocultan el cuándo intentando contar con el factor sorpresa y la falta de agilidad de la respuesta . No pueden ser admisibles declaraciones como las del Presidente del Gobierno de la Generalidad, Carles Puigdemont, que dice que, ante una sentencia de inhabilitación, simplemente la ignorará. ¿Qué hará el Gobierno al respecto? Ya dije una vez que el Gobierno va siempre dos pasos por detrás de las togas del Tribunal Constitucional y así es imposible que impida que el otro llegue a la meta. Como dicen los fanfarrones, “para cuando tú vas, yo ya he vuelto”. No se trata de astucia sino de contundencia.

¡Que pasen un buen día!


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Àngel Drach 12.06.17 | 12:21

    No entra Ud., Dn. Vicente, en el meollo de la cuestión.
    El nacionalismo es una comunidad de intereses y sus manifestaciones son políticas. También es política la respuesta del otro nacionalismo. La difamación, la mentira, el Poder Judicial, la libertat de expresion, el odio y la Selección Española de cualquier deporte, no tienen nada que ver en este asunto.
    La respuesta del nacionalismo español al nacionalismo catalán es muy pobre políticamente porqué España, que no es inmutable, en su actual configuración es totalmente inviable sin Catalunya. Como Catalunya es totalmente inviable dentro de esta España. Son intereses, es política, es economía. Es la realidad.
    Que la realidad de Catalunya es otra?. Pues nada, contemos cuantos hay a un lado y cuantos hay al otro. Que el PP no quiere contar nada?. Es que no le interesa contar nada, que ya está bién como está. Y con falácias para justificarlo, como Ud. acusa a los catalanes. Curioso, no?.

Domingo, 22 de octubre

BUSCAR

Editado por

  • Vicente A. C. M. Vicente A. C. M.

Síguenos

Hemeroteca

Octubre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031