Un país a la deriva

El pregonero.

10.06.17 | 09:12. Archivado en Política Nacional

Ayer, rodeado de toda la pompa posible para transmitir una oficialidad de la que carecía, se escenificó por parte del Gobierno de la Generalidad el anuncio de una nueva fecha y pregunta para el referéndum ilegal sobre la independencia unilateral de la autonomía de Cataluña. Una vez más, el Presidente del Gobierno de la Generalidad, esta vez Carles Puigdemont, arropado en su atril por la cúpula de su Gobierno y representantes destacados del independentismo catalán, procedió a leer un texto con el membrete de “Presidencia del Govern” para anunciar la celebración del referéndum para el próximo día 1 de octubre y con la siguiente pregunta en la papeleta: “ ¿Quiere que Cataluña sea un Estado independiente en forma de República? "

Como siempre, en el texto previo del pregón secesionista se acudió al sempiterno victimismo, a la mentira, a la tergiversación y manipulación de los hechos tal y como hacen con la Historia en su plan de adoctrinamiento de las generaciones de catalanes en las tesis nacionalistas. Un panfleto sin valor alguno que trata de justificar lo injustificable, culpando además al Gobierno del PP de no tener un proyecto para Cataluña y de no haberlo presentado al Parlamento de España. Comienza su alegato rememorando el 7º aniversario de la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto de Cataluña, que según él con un largo camino plagado de diálogo, pactos y un referéndum, todo ello con “una anchísima mayoría” truncado por un Tribunal politizado.

Miente descaradamente ya que los hechos son que el entonces Presidente del Gobierno de España, José Luis Rodríguez Zapatero,apoyado en la mayoría parlamentaria obtenida por el PSOE, tuvo la osadía de decirle al entonces Presidente del Gobierno de la Generalidad, Pascual Maragall del PSC, aquello de “Pascual, aprobaremos todo lo que venga del Parlamento de Cataluña”, refiriéndose al nuevo Estatuto de Autonomía. Y efectivamente cuando fue presentado, se aprobó sin tocar una coma, a pesar de que en su texto incluía nuevas atribuciones de competencias indelegables por parte de Estado, aumentando la autonomía hasta asemejarla a la de un Estado independiente.

Olvida Puigdemont que previamente a la presentación del Estatuto, Artur Mas representando a su partido Covergencia i Unió, fue el que respondió en el Parlamento de Cataluña al Presidente Maragall cuando este le dijo aquello de que “su problema es el del 3%”,refiriéndose al escándalo de la corrupción en comisiones, lo de “entonces no habrá Estatuto”. Finalmente fue el PSC el que lo presentó. Es verdad que se hizo un referéndum autonómico y que, con una participación inferior al 50% del electorado, obtuvo un amplio apoyo de casi el 74%. En la campaña por el NO a ese Estatuto, se olvida nuevamente Puigdemont de que también estaba su actual socio en Junts pél sí, ERC, y no solo el PP. Y es verdad que fue el PP el que finalmente presentó el recurso de inconstitucionalidad sobre diversos artículos.

Es simplemente espeluznante la hipocresía al calificar de diálogo a lo que siempre ha sido un ultimátum al Gobierno de España. Se podía hablar de todo menos de no realizar el referéndum ilegal, basado en una auto concedida legitimación que la Constitución de España aprobada por todos los españoles no reconoce a nadie salvo al pueblo español, único depositario de la Soberanía Nacional. Los respectivos Presidentes Artur Mas y su sucesor Carles Puigdemont, no han dudado en desobedecer, en actuar de forma desleal y no acatar la Constitución de España ni las sentencias de los Tribunales Supremo y Constitucional en todo aquello que violaba los derechos de los españoles, condición que tienen por supuesto todos los nacidos o empadronados no extranjeros en la comunidad autónoma de Cataluña.

Así que amparado en estas mentiras concluye que : “hoy hemos celebrado un Consejo Ejecutivo extraordinario para ratificar conjuntamente con el vicepresident y los consellers y conselleras la voluntad de convocar a los ciudadanos y ciudadanas de nuestro país, en ejercicio del legítimo derecho a la autodeterminación que tiene una nación milenaria como Catalunya, a un referéndum que se celebrará el domingo día 1 de octubre de este año, con la pregunta “Queréis que Catalunya sea un Estado independiente en forma de república?” Esta pregunta estará formulada en los tres idiomas oficiales que hay en el Principado de Catalunya: el catalán, el castellano, y también el aranés en la Valle de Aran. Y la respuesta que den nuestros conciudadanos, en forma de “sí” o de “no”, será un mandato que este Govern se compromete a aplicar.”

Y hace una declaración de rebeldía institucional “El Govern se conjura a ofrecer todas las garantías y a velar por la rectitud del proceso de convocatoria, organización y celebración del referéndum, y hace un llamamiento a todos los ciudadanos y ciudadanas a asumir colectivamente, con la máxima dignidad y exigencia, el ejercicio de un derecho inalienable sobre el cual descansa el edificio de la democracia: el derecho de las personas a decidir libremente el futuro de su país.” y eso es lo que precisamente el secesionismo catalán nos quiere robar a todos los españoles, el derecho a decidir sobre nuestro futuro. Es por eso por lo que cobardemente Puigdemont se niega a presentar su plan en las sede de la Soberanía Nacional, el Parlamento de España.

El Gobierno de España dice que actuará en cuanto se pase “de las palabras a los hechos”. No hace falta recordar lo que pasó cuando se celebró la anterior consulta ilegal. Y todo porque pretende seguir amparándose bajo las togas del Tribunal Constitucional, cuya misión es interpretar las actuaciones contrarias a la Constitución y no para sustituir lo que es exclusiva responsabilidad ejecutiva del Gobierno de España de aplicar algo tan simple como el artículo 155 de la Constitución. Una responsabilidad adquirida cuando juraron o prometieron su cargo con lo de "....cumplir fielmente las obligaciones de.....con lealtad al Rey, y guardar y hacer guardar la Constitución”. Hasta ahora lo de hacer ha sido un fiasco morrocotudo. Va siendo hora de que cumplan su juramento o promesa o que se vayan de forma indigna cesando en su cargo.

Porque una cosa es “no querer dar tres cuartos al pregonero” negando haberle escuchado, y otra no actuar hasta que los hechos sean hechos consumados e imparables.

¡Que pasen un buen día!


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Miércoles, 28 de junio

    BUSCAR

    Editado por

    • Vicente A. C. M. Vicente A. C. M.

    Síguenos

    Hemeroteca

    Junio 2017
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
       1234
    567891011
    12131415161718
    19202122232425
    2627282930