Un país a la deriva

No seamos burros.

08.06.17 | 07:58. Archivado en Política Nacional

El Gobernador del Banco de España acaba de descolgarse con la fórmula magistral para resolver la insolvencia del sistema de pensiones de España: subir impuestos y bajar las pensiones. En cuanto al ahorro que ha permitido la bajada del déficit del 12,5% en el 2009 al 4,5% del año pasado se ha apoyado básicamente en la disminución de la inversión pública y que eso hay que empezar a corregirlo. Es decir, más gasto público a base de más impuestos a los ciudadanos para pagar el despilfarro de comunidades autónomas, una casta política insaciable y corrupta y el latrocinio de los gestores de una banca que ha tenido que ser rescatada a base de aumentar el endeudamiento de España. Y tras la evacuación de semejante ocurrencia digna del más incompetente y sectario líder podemita o socialista sanchista, se queda tan tranquilo.

Hace falta tener desfachatez y una tremenda hipocresía para culpar ahora de los graves problemas de financiación a aquellos que, durante años, han contribuido de forma obligada a mantener este sistema contributivo. Un sistema basado en una “adquisición de derechos de cobro a futuro” y en una pirámide de aportaciones que no se diferencia de las típicas usadas por grandes delincuentes al estilo de Lehmans Brothers, Forum Filatélico y otros embaucadores y timadores. Un sistema piramidal que necesita tener siempre la base y el tronco bien nutrido capaz de soportar a la cúspide que, acabada su vida laboral, se jubila y comienza a percibir sus compensaciones en forma de salario de jubilación.

Un sistema que desde hace años se quiere modificar bajo la amenaza de una rebaja sustancial de las prestaciones, introduciendo un sistema de ahorro basado en aportaciones voluntarias para la creación de un capital al que llaman “complemento de pensiones” y poder mantener un mejor poder adquisitivo. Un ahorro al que, como otros impuestos confiscadores como el de Sucesiones y el de transmisiones, someten a una doble imposición fiscal, la primera la que se ejerce como renta del trabajo percibida en los años correspondientes y la segunda una vez que se intenta recuperar el capital ahorrado, quedando solo exenta y de forma discrecional solo una pequeña parte del capital final obtenido. Se pide que se ahorre como previsión a futuro, pero se penaliza el mismo de forma totalmente injusta.

Lo realmente hipócrita es que nunca consideran la alternativa de disminuir el gasto y modificar un sistema autonómico que se ha evidenciado como altamente inflacionista. Porque lo que no es de recibo es que queramos llevar una vida de ricos cuando no dejamos de ser una sociedad basada en la clase media trabajadora que malamente subsistía y aspiraba a escasos bienes como “el pisito” y el “cochecito utilitario” de los años 60 del siglo pasado, a ser una sociedad plenamente consumista con un nivel de vida muy por encima del que realmente nos correspondería por el PIB real y la sostenibilidad del sistema y que ha sufrido un duro golpe cuando ha sido arrastrada por la crisis mundial y los estallidos de las famosas “burbujas” la bancaria, la inmobiliaria y la de la corrupción política, creando un paro descomunal y el empobrecimiento de una parte sustancial de la clase trabajadora española. Y ahora nos quieren culpabilizar de que este es un país de viejos que tienen la osadía de vivir mucho.

Y no solo han sido capaces de endeudarnos hasta límites inasumibles duplicando la deuda nacional y traspasando el umbral del 100% del PIB, sino que en vez de moderar el gasto en aquello superfluo, se han dedicado a despilfarrar y enterrar fondos públicos en grandes infraestructuras innecesarias de aeropuertos fantasma, polideportivos, centros culturales faraónicos, polígonos industriales parcelados y acondicionados vacíos y estériles, proliferación de innumerables y deficitarias empresas públicas cobijo de enchufados, afines y familaiares de la casta política, etc., donde el objetivo era hacer las obras favoreciendo a afines, amigos y allegados y cobrando, la mayoría de las veces, jugosas comisiones para enriquecimiento personal o del partido político gobernante en ese momento.

Lo que no puede consentirse ahora y menos del máximo responsable del banco de España, es decir del Gobierno que le nombró, es cambiar las reglas de juego para solucionar un problema que solo la clase política ha creado al no haber consensuado una solución para un sistema sostenible desde que se conocía este problema piramidal. Es simplemente mezquino e inadmisible culpar a los contribuyentes de vivir demasiado y de no querer seguir trabajando para engordar las arcas públicas y mantener a todos estos parásitos que no solo no contribuyen y mantienen privilegios en indemnizaciones millonarias y creación de derechos de futuras pensiones sin cumplir los requisitos exigidos al resto de ciudadanos, sino que se dedican a malgastar y robar de esas arcas lo que pueden en cuanto tienen la mínima ocasión.

Es simplemente delictivo el que hayan ocurrido casos como el de los directivos de Cajas de Ahorros como la del Mediterráneo o últimamente con el banco POPULAR donde los gestores, a pesar de su desastrosa gestión y situación de crisis de sus entidades, aprovechándose de sus cargos se han auto concedido indemnizaciones y planes de pensiones multimillonarios, sin que la Fiscalía haya actuado. Y ahora, quien debiera haber evitado esa situación como “vigilante” del sistema bancario, se atreve a proponer que se siga expoliando a los ciudadanos y que se rebaje su futuro poder adquisitivo en un sistema insostenible piramidal. Es simplemente vomitivo y una razón suficiente para exigir su inmediato cese y la rectificación por parte del Gobierno de España.

Y aquí les voy a contar el esperpento nacional en forma de chiste en el que un paisano del profundo y sufrido mundo rural le dijo a otro “ahora que tenía acostumbrado al burro a no comer, va y se me muere”. Y es que ni este burro da más de sí, ni esta vaca da mas leche. Hay que descabalgar a estos arrieros que están acostumbrados a ir a lomos de los burros.

¡Que pasen un buen día!


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Àngel Drach 08.06.17 | 11:31

    Otra vez da Ud. en el clavo, Dn. Vicente. Le felicito!.
    Saludos

Domingo, 22 de octubre

BUSCAR

Editado por

  • Vicente A. C. M. Vicente A. C. M.

Síguenos

Hemeroteca

Octubre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031