Un país a la deriva

Colaborar sí, pero con garantías.

21.04.17 | 12:19. Archivado en Política Nacional

Cuando pudo, no quiso. Cuando quiso ni supo ni pudo. El PP ha demostrado ser un completo incompetente en el manejo de la lacra que afecta a todos los partidos, la corrupción. No existe un partido puro, inmaculado, porque siempre habrá personas corruptas que logran incrustarse en la organización y desde allí, como una manzana podrida, afectan al resto. Y es lo que tiene el poder que atrae de modo similar a como actúa la gravedad. Y lo que falla siempre es la reticencia a reconocer el problema y adoptar decisiones drásticas con el famoso “caiga quien caiga” y la demagógica “tolerancia cero con la corrupción”. El PP no ha sido el único partido en intentar negar la evidencia y remolonear a la hora de sancionar los comportamientos de sus cargos investigados en casos escandalosos de corrupción. Es por eso que resulta hipócrita, cínico e intolerable el que otros partidos como el PSOE vengan ahora con el dedo acusador y abanderados de la honradez. Tienen mucho por lo que callar y mostrarse humildes reconociendo sus propias miserias.

Pero dada la gravedad de la situación, el PP debería ser mucho más sensato a la hora de no escenificar el divorcio evidente entre el equipo de Gobierno en Moncloa y el partido, identificado en las oficinas de Génova 13. Es decir, no ahondar en las diferencias de criterio y de estrategia entre la vicepresidenta Soraya Sáenz y la Secretaria General María Dolores de Cospedal. De esa dualidad no puede salir nada bueno para una formación que tiene ya demasiados frentes abiertos y que, por su torpeza, va calando en la opinión pública la machacona idea de ser el partido más corrupto de Europa, como predica el impresentable Pablo Iglesias que sigue de modo impune subido a su tramabus injurioso por las calles de Madrid y carreteras de España.

Un Presidente de Gobierno por supuesto que debe estar al servicio de la Justicia y colaborar con ella. Pero lo que no puede hacer es prestarse a ser usado mediáticamente bajo la falacia de ir como” testigo”, es decir sin asistencia letrada y quedar a merced de la discrecionalidad del juez de turno y de las acusaciones particulares que la oposición ha infiltrado como partes afectadas. El trato recibido ayer en la comparecencia de Esperanza Aguirre es simplemente vergonzoso ante la indefensión manifiesta pocas veces reprimida por el Presidente de Sala que permitió el acoso de los letrados hasta la impertinencia en una labor inquisitoria que no buscaba la verdad sino “su verdad”, su prejuicio en el que la supuesta testigo, se transformaba en acusada de complicidad en los delitos de sus subalternos.

Por descontado que estaría en este caso más que justificado el que se pusiera como condición para la comparecencia, por supuesto vía video conferencia, la negativa a ser objeto de ese acoso prospectivo que busca la imputación y no la aportación del testigo al esclarecimiento de lo que allí se dilucida. Las acusaciones particulares politizadas y teledirigidas ni son partes afectadas ni buscan la verdad sino aprovechar la exposición mediática para realizar sus inmundas campañas de desprestigio del enemigo político. Y no estaría de más que el juez instructor investigase sobre la filtración intencionada a los medios de comunicación de una operación de la policía judicial para que estuviesen presentes en la detención y registro de la vivienda del expresidente de la comunidad de Madrid. Simplemente vergonzoso que estos hechos sigan dándose y no se castigue a los responsables.

No sé si Mariano Rajoy decidirá inmolarse e inmolar a su partido acudiendo personalmente a la Sala de la Audiencia a declarar y someterse al tercer grado de las acusaciones particulares bajo la complaciente permisividad de los que se supone que deben defender sus derechos. Creo que colaborar con la Justicia es un deber, pero participar de un circo mediático son una irresponsabilidad y una necedad innecesarias e inoportunas.

Sinceramente creo que el PP ha sido especialmente torpe y remiso a actuar contra el mal endémico que desde la transición ha afectado a todos los partidos políticos, la financiación irregular y la corrupción. Se ha permitido que las manzanas podridas hayan contaminado al resto sin apartarlas a tiempo y el producto ya no es vendible en el mercado. Los consumidores han perdido la confianza y ahora recuperarla va a ser una tarea tediosa, larga y sin garantías de éxito. Pero, aun así, es inevitable tener que tomar acción y rectificar para salvar lo que quede.

¡Que pasen un buen día!


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Viernes, 20 de octubre

    BUSCAR

    Editado por

    • Vicente A. C. M. Vicente A. C. M.

    Síguenos

    Hemeroteca

    Octubre 2017
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
          1
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    23242526272829
    3031