Un país a la deriva

Crónicas entre bambalinas del Estado.

29.03.17 | 09:05. Archivado en Política Nacional

La sentencia de inhabilitación del secesionista Francesc Homs empieza a transformarse de ser una obra burlesca a un esperpéntico sainete. El Tribunal Supremo, no contento con haber excretado una sentencia claramente benevolente respecto al grave delito cometido y dejar en ridículo al Fiscal del caso con la rebaja de condena, ha cometido un “error administrativo” en el momento de hacer efectiva la sentencia. Este consiste en que a la misma, según procedimiento, debía haber anexado la llamada “ejecutoria”, uno de eso pasos legales inexplicables ya que se supone que la propia sentencia del Supremo tiene un carácter de firme y no recurrible. Pues bien, ese "defecto de forma" hace que el Congreso no pueda aún hacerla efectiva y el Sr. Homs siga ejerciendo libremente como portavoz de su grupo parlamentario.

>> Sigue...


Viernes, 24 de noviembre

BUSCAR

Editado por

  • Vicente A. C. M. Vicente A. C. M.

Síguenos

Hemeroteca